Hitman

Por raro que pueda parecer, Hitman es el sexto juego de la saga principal (excluyendo recopilatorios y spin-off). Este nombre tendría sentido si quisieran representar una especie de lavado de cara de la saga, como ocurrió con Tomb Raider. Pero es que Hitman mantiene intactos el espíritu y la jugabilidad de sus predecesores, así que no le veo mucho sentido a esta decisión…

Y tengo que decir que me alegro. No del nombre, que no es más que una anécdota, sino de que siga los pasos (más o menos) de Hitman: Absolution, un juego que disfruté mucho en PS3.

Historia

Una vez más, nos ponemos en la piel del asesino profesional conocido como Agente 47, operativo de la Agencia Internacional de Contratos, quien se dedica a viajar de un país a otro en busca de los objetivos que nos van encargando.

Hitman, realmente, no tiene historia. El juego nos hace creer que sí, con una serie de cinemáticas que cuelan entre una misión y otra, pero es un engaño tan descarado y lamentable que no lo voy ni a detallar.

Lo que parece (y me juego un brazo a que es así), es que han creado las misiones antes de pensar en la historia, y luego hayan inventado cualquier cosa con tal de darle un mínimo de coherencia argumental.

Contratos

Las seis (+1) misiones consisten en lo mismo: encontrar a nuestro/s objetivo/s, asesinarlo/s y huir.
En realidad, los objetivos vienen marcados en rojo desde el principio, y podemos ver su ubicación durante toda la misión, así que la dificultad radica en aproximarnos sigilosamente a ellos. Los mapas no son excesivamente grandes, pero están plagados de personas, que nos ignorarán mientras nos mantengamos en, por decirlo de alguna manera, zonas públicas.

Cuando llegamos a las zonas restringidas, empieza la infiltración. Una infiltración que no tiene que basarse exclusivamente en mantenernos ocultos; podemos dejar que nos vean…, siempre y cuando llevemos el disfraz adecuado.
¿Queremos entrar a un edificio custodiado por la policía? La solución es evidente: necesitamos un traje de policía. Para conseguirlo, tendremos que conseguir noquear a un agente y robarle el traje. Hay que hacerlo sin que nadie nos vea, pues, de lo contrario, el disfraz queda inutilizado para toda la misión.

Obviamente, no basta con un disfraz para cada misión, sino que deberemos ir cambiando en función del lugar. Además, hay personajes capaces de reconocernos incluso con disfraz (viene indicado quiénes son), por lo que el sigilo es constante.

Mapas

Lo mejor del juego es la vida de los escenarios, gracias a la ingente cantidad de personas que los recorren. Aunque sepamos dónde está nuestro objetivo y tengamos acceso a varios disfraces, encontrar el lugar y momento adecuados para acabar con él o ella, puede darnos más de un quebradero de cabeza. Para eso existe lo que el juego llama «oportunidades», que son pistas sobre cómo podemos acercarnos o eliminar al objetivo.

En todos los mapas hay varias oportunidades muy diferentes entre sí. Podemos intentar aprovechar una, combinar dos o más, e incluso buscar una vía más personal. ¿Intentamos aproximarnos sigilosamente? ¿Nos hacemos pasar por un trabajador para tener un encuentro a solas? ¿Usamos veneno? ¿Provocamos un accidente? Incluso, por qué no: ¿aprovechamos la menor ocasión para disparar desde lejos con nuestra pistola con silenciador, antes de salir corriendo al punto de escape?

Los escenarios están muy, muy bien planteados. Eso lo digo sin «peros». Aunque me temo que no puedo decir lo mismo del desarrollo de las misiones. Es aquí cuando empiezan los errores.
Hay cosas que chirrían, como la IA en ciertas ocasiones, o lo rápido que olvidan un asesinato. Es decir: no es un escenario de guerra. Pongamos como ejemplo el desfile de moda, donde tienes dos objetivos. Puedes matar a uno de ellos de forma salvaje, dejar que encuentren el cadáver, incluso que haya testigos…, pero basta con cambiarse de disfraz para que todo quede en nada. Ha muerto el director del desfile de moda y todo sigue como si nada. A por el siguiente.
Puedo entender que lo anterior se hace así por motivos jugables (mala decisión, pero decisión, al fin y al cabo). Lo que es imperdonable es toparte con un error que te destroza toda una misión, como que te vea alguien que no tiene línea de visión, que el Agente 47 haga una acción distinta a la que debería, o cosas más inexplicables aún, como que estés en una zona de prácticas de tiro y te detecten por el sonido de un disparo que no has hecho tú (caso real). Perder por culpa de un error es muy frustrante.

Conclusiones

Hitman es un juego bastante corto, que pretende alargar la duración con retos que incitan a rejugar cada uno de los seis escenarios principales, así como contratos creados por usuarios, con el mismo objetivo. Pero, sinceramente, no he encontrado ninguna diversión a partir de la segunda misión en un mismo escenario.
Un ejemplo serían las operaciones conocidas como «Los seis de Sarajevo», donde la mayor dificultad está en que no podemos guardar partida en toda la misión. Pero jugablemente no aportada nada nuevo.

El planteamiento es muy bueno, y la ejecución, en líneas generales, también tiene buen nivel. Pero eso no es suficiente. Un juego como éste, necesita funcionar bien siempre, sin excepciones. Si una misión dura una hora, basta con un error de medio segundo para que se vaya todo a la mierda. Después de que me tocara repetir varias veces una misión por culpa de fallos del juego, me vi obligado a guardar partida cada dos por tres. No es cómodo. Y menos cómodo es aún en casos como «Los seis de Sarajevo», donde, como dije antes, no se puede guardar partida. En la última misión me sucedió que, cuando estaba a punto de terminarla, me la dieron por perdida por culpa de uno de esos graves e imperdonables errores de jugabilidad.

Lo dije en Hitman: Absolution, y lo repito ahora: estamos ante un videojuego que lo tiene todo para ser mejor, pero que se ve muy lastrado por sus errores. En este caso, además, se nota que se han conformado con poco. La historia está desaparecida, el sistema de capítulos me parece una mala decisión, y se echan en falta más misiones.

Lo mejor:
– Escenarios muy vivos y bien diseñados.
– Variedad de formas de asesinato.

Lo peor:
– Nula historia.
– Pocas misiones.
– Errores que pueden estropear toda una misión.

(Versión analizada: PlayStation 4)

2 comentarios sobre Hitman

  • XexuWilder

    Que pereza me dan los hitman, me parecen un coñazo…

    Lo que comentas de que un solo fallo se va todo a tomar por culo… toda la razón, eso de que haya un asesinato y con un cambio de disfraz no duden… me parece super cutre, me recuerda en el GTA3 cuando te perseguía toda la policía, helicópteros y demás, entrabas a pintar el coche y ya nadie sabia quien eras.

    Tampoco entiendo bien que juegos son los que hay, lo que dices del nombre… ya te obliga a buscar en google a ver que juegos hay y cual es el que debes empezar. Odio eso… No digo que pongas hitman 1, 2, 3.. pero al menos que sea facilmente reconocible, y como bien dices, si ponen solo «hitman» es porque se supone que es un reboot.

    En fin, otro sin pena ni gloria

  • Gold-St

    Xexu tiene razón con lo de los nombres. No les costaba nada, en todo caso, ponerle un subtítulo.

    ¿Este es el mismo que salió en ps3 por episodios? ¿O es el primer episodio de esa saga? No lo tengo nada claro, la verdad.

    También me lo pasé bien en el de ps3, recuerdo que currándoselo un poco e investigando bastante se podían conseguir asesinatos muy originales y escenas curiosas.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.