428: Shibuya Scramble
428: Shibuya Scramble
Fecha de publicación: 28 de marzo de 2020
Autor: Chris H.
Categoría: Análisis
Fecha de publicación: 28 de marzo de 2020
Autor: Chris H.
Categoría: Análisis

La cantidad de videojuegos japoneses que no salen de sus fronteras, incluyendo auténticas joyas y éxitos de ventas, es mayor de lo que muchos imagináis. Juegos que, por muy aficionados que nos consideremos a este mundillo, podemos ni llegar a conocer.

En la fase de estudio de mercado, muchas compañías deciden no salir del archipiélago japonés, sabedores de que, en la mayoría de casos, supone un riesgo demasiado alto. Y es que, que nadie se ofenda, los jugadores occidentales somos mucho más simples. Parece que no podemos estar dos minutos sin pulsar botones, o nos ponemos nerviosos. ¿En qué lugar deja eso a las novelas visuales? Y lo que es más importante: ¿en qué lugar nos deja a los jugadores que tenemos gustos afines con las obras que jamás llegan a nuestro país, o lo hacen en un idioma que no manejamos con soltura?

Tuvimos que esperar diez años (desde 2008), antes de que Spike Chunsoft tuviera a bien traducir al inglés, en las nuevas versiones de PC y PlayStation 4, el que era uno de los buques insignia de Chunsoft antes de la fusión: 428: Fūsa Sareta Shibuya (“428: en una Shibuya bloqueada”). Sin duda, mérito del éxito relativo (dada la nula publicidad) que están alcanzando otros de sus videojuegos más actuales.

Podría decir que Shibuya Scramble es una novela visual…, pero me estaría quedando muy corto. Tampoco puedo decir que sea una obra única en su especie, pues básicamente imita el estilo de Machi, su predecesor espiritual. Lo que sí que es, y de esto estoy convencido, es uno de los títulos que más me han sorprendido en todos mis años como videolector. Y si esa palabra no existía, ahora sí.

El cruce de Shibuya

Habría que empezar aclarando que Shibuya es un distrito de Tokio, capital de Japón, la ciudad más poblada del planeta. Y “428” es una referencia a este distrito, pues una de las pronunciaciones de “4-2-8” es “shi-bu-ya”. Bueno, no exactamente, pero más o menos. Los kanji tienen diferentes lecturas, pero os voy a ahorrar el rollo, que no viene a cuento. Fiaros de mí y punto.

El lugar que nos interesa se halla dentro de esa gran urbe. Y no es un monumento, un edificio, un parque, ni un estadio deportivo, sino… un cruce con varios pasos de cebra. ¡Pero no es un cruce convencional, como muchos ya sabréis! Estamos hablando del lugar más transitado del mundo. Según los datos oficiales, el cruce es visitado por alrededor de un millón de personas cada día. Para que os hagáis una idea de la bestialidad de esa cifra: cada vez que los semáforos se ponen en verde, hay una media de tres mil personas cruzando de uno a otro lado, con una fluidez envidiable.

La historia de 428: Shibuya Scramble se inicia en ese punto exacto, junto a la entrada de la estación de Shibuya. Allí, una joven llamada Hitomi Osawa espera pacientemente, con un maletín en la mano. En su interior hay 50 millones de yenes. Concretamente, la cantidad que debe pagar a un criminal anónimo a cambio de la vida de su hermana, María Osawa, que ha sido recientemente secuestrada.

Pero Hitomi no está sola. A su alrededor, camuflados entre el gentío, se encuentran varios agentes del departamento de policía de Shibuya. Uno de ellos es el joven detective Shinya Kano, el primer protagonista de la historia, junto a su compañero Yuji Sasayama. Kano y Sasayama aguardan la llegada del secuestrador para abalanzarse sobre él y sonsacarle la ubicación de María, la hermana de Hitomi.

Entonces, un chico con apariencia sospechosa entra en escena, aproximándose despreocupadamente a Hitomi. Ha llegado el momento de tomar la primera decisión: ¿arrestarlo inmediatamente o esperar?

Cruce… de decisiones

Shibuya Scramble tiene decenas de finales, aunque solamente uno de ellos es el correcto. Esto no significa que, en el momento de las decisiones, debamos “acertar” para evitar el Game Over. Las cosas no suelen ser tan simples con Chunsoft. Y es que, como no tardaremos en comprobar, resulta imposible avanzar sin antes haber tomado unas cuantas malas decisiones.

Para comprender lo que acabo de intentar explicar, hay que añadirle otro ingrediente a la receta. Kano es uno de los protagonistas, pero no el único. Desde el principio, podemos manejar a Achi Endo, un entusiasta del reciclaje que, por pura casualidad, pasa por el lugar del intercambio en mitad de la operación policial, por lo que se ve involucrado sin querer. No es que debamos elegir a uno u otro, sino que iremos intercalando ambas historias. O, mejor dicho, ambas ramas de una misma historia.

Las decisiones que toma cada uno de ellos los afecta a ambos. Por lo tanto, puede que estemos haciendo todo bien (aunque ese “bien” es muy relativo) con Kano, pero no podamos avanzar debido a las malas decisiones de Achi. Éste es el reto jugable de lo que ellos llaman “novela sonora”, aunque yo optaría más bien por “novela visual sonora”, para diferenciarla de los audiolibros. Ese cruce de decisiones es lo que la diferencia de otra novela visual con toma de decisiones. En todo momento podemos saltar en el tiempo, elegir a cualquier personaje, alterar decisiones pasadas y regresar al presente para ver qué es lo que ha cambiado. Es bastante fácil, en realidad, porque Shibuya Scramble nos indica en todo momento dónde están esos saltos y los consiguientes cambios.

Por lo tanto, como ya digo, alcanzar un “bad ending” es parte imprescindible de la trama. De hecho, acaba siendo algo tan divertido como avanzar. Puede que nos encontremos en un punto sin salida, y la solución esté en algo que ha hecho otro personaje hace cuarenta minutos. Incluso puede que hayamos visto una escena que parece muy importante, pero en el “camino verdadero” no exista, por lo que únicamente la hemos podido leer gracias al final precipitado.

Y así, aprendiendo a controlar las tomas de decisiones, es como terminamos la introducción de Shibuya Scramble. Después, comienza el verdadero videojuego. ¿Os parece lioso que las decisiones de Kano afecten a Achi y viceversa? Pues atentos a esto: desde el segundo capítulo, ¡hay cinco protagonistas simultáneos!

Main Theme

Personajes

No quiero hablar de ningún personaje concreto, porque implicaría desvelar partes de la trama. Lo que sí puedo decir es que hay muchísimos, y todos ellos muy diferentes entre sí, desde los protagonistas hasta los secundarios que apenas aparecen en un par de escenas. Son tan tan distintos, que es sorprendente que hayan podido meterlos en una misma historia sin que ésta deje de ser creíble.

En realidad, a veces da la impresión de que estamos leyendo novelas visuales diferentes. En pocos minutos, podemos pasar del humor casi infantil de Tama al terror psicológico de Kenji. Y ambos son igual de imprescindibles para convertir Shibuya Scramble en lo que es. Derrocha personalidad por los cuatro costados, y sabe mantener atrapado al lector tanto en los momentos humorísticos como en los tensos. ¡Y va sobrado de ambos!

No es habitual ver una obra en la que el escritor pone el mismo interés a la hora de desarrollar un protagonista que un personaje secundario. Es más habitual, sinceramente, encontrar obras en las que ningún o casi ningún personaje en general resulta especialmente interesante. Algunos de los secundarios de Shibuya Scramble tienen más profundidad argumental que todos los personajes juntos de otros videojuegos. Aunque, claro, es más fácil siendo una novela visual.

Más allá de que pueda gustarnos más unos u otros (yo me quedo con Kajiwara y Minorikawa, en ese orden ), el mérito recae en lo bien entrelazados que están con las diversas ramas argumentales. En la suma de todos. Es una montaña rusa de emociones.

Novela visual sonora

Shibuya Scramble es una superproducción atípica. Como ya habréis podido ver en las imágenes, va acompañada por escenas reales de Shibuya, e interpretada por una buena cantidad de actores. También hay algún vídeo, aunque pocos. Personalmente, no hecho en falta más.

Es una obra imposible. Una novela visual que, si no fuera porque ya existe, no creería que pudiera hacerse. Estamos hablando de un total de ¡¡120 000!! imágenes. Y ni siquiera tenían permiso del ayuntamiento de Shibuya (o de Tokio, no sé quién controla esto) para grabar. Todos los actores y las decenas de extras tuvieron que grabar, según dicen, a espaldas de las autoridades, a veces llegando a bloquearles el paso. De hecho, diría que muchas de las personas que aparecen en los escenarios del juego ni siquiera sabían qué estaba pasando. No sé cómo de legal sería esto, la verdad. Pero el resultado no pudo ser más satisfactorio.

Más que una novela visual, es una película textual.

Y no olvidemos la parte de “sonora”, pues la música es tan imprescindible como el texto y las imágenes. Una vez más, encontramos una banda sonora que, más allá de su calidad, que es subjetiva, consigue darle una ambientación única al juego en cuestión y a cada uno de sus personajes.

Achi Endo

Escape

Minoru Minorikawa

Extras

Al terminar Shibuya Scramble, me topé con una grata sorpresa. 428 cuenta con varios extras, y no son añadidos inútiles que podamos pasar por alto sin más, sino historias adicionales de personajes secundarios. Procedo a enumerarlas, que son bastantes.

Empezamos con los relatos cortos, cada uno enfocado en un personaje distinto, hasta sumar un total de veintiuno. No son ninguna maravilla, pero hay alguno que está bastante entretenido y/o gracioso. La mitad de ellos se desbloquean con el Pop Quiz, un concurso de preguntas bastante jodido (al menos para alguien con mi memoria). La mayor dificultad reside en que no basta con saber la respuesta, sino que hay que escribirla exactamente tal y como quiere el juego. Os recomiendo buscar las respuestas en internet y dejaros de líos.
La segunda mitad se desbloquean, ojo a esto, mediante códigos escondidos en varias imágenes de la novela. Códigos, debo añadir, que no vais a ser capaces de encontrar en la primera partida, aunque estén ahí, así que no os esforcéis. Para encontrarlos, tenemos que seguir las pistas que nos dan al leer los relatos del Pop Quiz…, o, insisto, buscándolos en una guía.

A continuación encontramos tres relatos largos, en los que, esta vez sí, os recomiendo ser selectivos. El de Suzune es muy bueno, pero los otros dos, pese a ofrecer un estilo diferente al del resto de Shibuya Scramble (o quizá debido a esto), me han parecido bastante malos. El de Mean Clean tiene un pase, porque no se toma en serio a sí mismo, pero el otro no hay por dónde cogerlo.

Tiene algún que otro pequeño secreto interesante, como el minijuego de adivinar qué gato miente, o el “final verdadero”, que es una versión extendida del normal. El resto únicamente lo veréis si intentáis sacar el Platino, y no pasa de anécdota graciosa.

La verdad es que el material de extras es enorme, especialmente si tenemos en cuenta que se trata de una novela visual sonora. Es decir, no esperaba nada, y…

Conclusiones

Personalmente, nunca había visto nada igual que 428: Shibuya Scramble. Aunque no deja de ser “imágenes con texto”, la verdad es que lo considero un género en sí mismo. Nunca me ha gustado poner etiquetas, de todos modos.

Quitando un par de escenas que se me hicieron algo pesadas, tengo que confesar que Shibuya Scramble me ha absorbido tanto que ni siquiera soy consciente de cuántas horas he tardado en pasármelo. Más de cuarenta, seguro. Me ha hecho reír, me ha emocionado, me ha obligado a pensar, me ha sorprendido con sus mil giros de guion…

Crear un sistema de toma de decisiones tan enrevesado es peligroso. El más mínimo error puede echar por tierra todo el trabajo. Me gustaría ver sus apuntes, porque debe de ser digno de museo. El resultado, que es lo que importa, es impecable. Lo cierto es que a veces resulta engañoso, pues hay segmentos donde nuestras decisiones no importan tanto, especialmente en el último capítulo. Pero, dado que hay unos ochenta finales malos, ya imaginaréis que son más los casos donde sí influye que donde no.

Una historia que sabe desenvolverse al mismo tiempo en los géneros de thriller y comedia ya me tiene ganado. Shibuya Scramble lo hace, desde su propio prisma multicolor, con una personalidad desbordante, unos personajes inolvidables, y una banda sonora que le da alas.

Lo mejor:
– Árbol de decisiones.
– La trama no deja de sorprender.
– Muchos personajes interesantes.
– Lo clava en todos los géneros.
– Banda sonora.
– El uso que hace de las imágenes.

Lo peor:
– Idioma (inglés con muchas expresiones coloquiales).

(Versión analizada: PlayStation 4)

5 Comentarios

  1. Pinza Roja

    Pues leyendo tu análisis me parece un título muy interesante y que no conocía en absoluto, me lo apunto, ¡gracias Shock!
    Sin ser un concepto tan original, yo te recomiendo, si es que no lo has jugado ya, The Silver Case, una novela visual de Suda 51 con una estética muy interesante.

    Responder
    • Chris H.

      Veo que sacaron recientemente “The Silver Case HD Remaster”, así que puede ser una buena ocasión para jugarlo. Añadido a mi lista de Steam.

      Responder
  2. Pinza Roja

    @Chris H. No te arrepentirás si lo acabas jugando, es de esos títulos que te enganchan hasta acabar un capítulo, pese a que quizá los controles estén algo desfasados. Y ya por último para acabar de venderte la moto, diré que el sonido corre a cargo del mismo tío que se encargó del de la saga Danganronpa, así que puedes esperar que no decepcione para nada en ese sentido 😉

    Responder
    • Chris H.

      Está bien saberlo…, aunque DanganRonpa es un juego muy peculiar, mejor no hacer comparaciones y crear expectativas.

      Responder
  3. Pinza Roja

    @Chris H. Mis labios están sellados.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo poner etiquetas y emojis

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<strong>NEGRITA</strong> <em>CURSIVA</em> <s>TACHADA</s>
<a href='ENLACE' target='_blank'>TEXTO ENLAZADO</a> (Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro='TITULO']SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]

Para mostrar un icono, escribe el código que lo acompaña (:1:, :2:, etcétera)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9: :10: :11: :12: :13: :14:
:15: :16: :17: :18: :19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27: :28:
:29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36: :37: :38: :39: :40: :41: :42:
:43: :44: :45: :46: :47: :48: :49: :50: :51: :52: :53: :54: :55: :56:

Cómo poner etiquetas y emojis

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<strong>NEGRITA</strong> <em>CURSIVA</em> <s>TACHADA</s>
<a href='ENLACE' target='_blank'>TEXTO ENLAZADO</a> (Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro='TITULO']SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]

Para mostrar un icono, escribe el código que lo acompaña (:1:, :2:, etcétera)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9: :10:
:11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18: :19: :20:
:21: :22: :23: :24: :25: :26: :27: :28: :29: :30:
:31: :32: :33: :34: :35: :36: :37: :38: :39: :40:
:41: :42: :43: :44: :45: :46: :47: :48: :49: :50:
:51: :52: :53: :54: :55: :56:

Cómo poner etiquetas y emojis

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<strong>NEGRITA</strong> <em>CURSIVA</em> <s>TACHADA</s>
<a href='ENLACE' target='_blank'>TEXTO ENLAZADO</a> (Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro='TITULO']SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]

Para mostrar un icono, escribe el código que lo acompaña (:1:, :2:, etcétera)

:1: :2: :3: :4: :5: :6:
:7: :8: :9: :10: :11: :12:
:13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24:
:25: :26: :27: :28: :29: :30:
:31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42:
:43: :44: :45: :46: :47: :48:
:49: :50: :51: :52: :53: :54:
:55: :56:

Entradas relacionadas:
Entradas relacionadas:
Crypt of the NecroDancer

Crypt of the NecroDancer

Decir que NecroDancer es un "The Binding of Isaac rítmico" puede no ser del todo exacto, aunque nos sirve para sentar...

Crash Bandicoot 3: Warped

Crash Bandicoot 3: Warped

Después de una experiencia no demasiado positiva con los dos primeros Crash Bandicoot (de los cuales sólo terminé el...

Desperados III

Desperados III

Tras el maravilloso Shadow Tactics: Blades of the Shogun, Mimimi Games ha resucitado una saga ya olvidada, con una...

%

Proyecto actual:
Novaxioma

Share This