Una corta experiencia como emigrante

Emigrante1

Uno nunca sabe adónde le puede llevar la vida. Un día estás en tu casa tranquilamente jugando a la PS3, y al día siguiente te encuentras viajando hacia un país al que una semana antes no pensabas ir ni por asomo.

Si tenéis un rato libre, dejad que os cuente cómo han sido estos últimos días.

El viaje: la ilusión

Todo fue culpa de un amigo, que me pasó, sin preguntar, información sobre una oferta que, como diría Corleone, no podía rechazar.

Haría el viaje solo. Sabía cuándo iba, pero no cuándo volvería. ¿Y si me gustaba aquello? ¿Podría quedarme allí a vivir? ¿Y sería capaz de compatibilizar mi nueva vida con Makō Sedai?

El sitio era realmente bonito. Más de lo que esperaba. La gente de allí, a pesar de no conocerme, me recibió con los brazos abiertos. No tardé en encontrar trabajo. Al principio estaba demasiado ocupado, y no vi venir todas las cosas malas que estaban por acontecer…

Emigrante2

La estancia: la realidad

No tardé en descubrir que todo lo que estaba consiguiendo no era debido a la amabilidad de la gente. Todo tenía “truco”.

Fui pasando de un trabajo a otro. Cumplía con todo lo que me decían, pero pronto dejaban de requerir mis servicios. No había ninguna estabilidad. Me estaban utilizando, por no decir explotando.
Siempre trabajaba sin contrato. Así no dejaban pruebas, claro. Pagaban poquísimo. Alquilar una habitación era un sueño imposible. Como mucho, pude pasar alguna noche en una posada. El resto, al aire libre. Sí: he vivido en la calle. Día y noche tratando de ganar dinero para ser alguien.

La comunidad de inmigrantes era muy grande. Ellos sí sabían cómo ganarse la vida por su cuenta, ahora que apenas habían trabajos de los explotadores locales. Si quería salir adelante, tenía que unirme a ellos, sí o sí.
¿Cómo encontrar a alguien dispuesto a ayudarme? Creía que con entender dos de los idiomas más extendidos del mundo, castellano e inglés, bastaría. Error. Resultó que la comunidad inmigrante había creado un idioma propio. Sí, como os lo cuento. Ya fueran españoles, ingleses, alemanes… Todos hablaban un idioma del que no entendía casi nada. ¿Cómo puedes relacionarte con gente que habla un idioma que nunca has tenido la ocasión de estudiar? Imposible.

Ahí estaba yo. Solo, viviendo en la calle, con el dinero justo para mantenerme sin problemas pero sin poder permitirme ningún lujo… y mucho menos una casa o vehículo. No tenía más remedio: debía aprender el idioma a la fuerza. Era un idioma sin mucha lógica: cogía palabras de otros idiomas, las modificaba de forma absurda, y las mezclaba con muchas siglas que acortaban palabras y frases enteras. Parecía mentira que esa gente hubiera estado en algún momento en la situación que yo me encontraba. No ayudaban a integrarse ni lo más mínimo; más bien todo lo contrario.

Pero, si mi primera intención fue intentar adaptarme a la vida local, no tardaría en encontrar un motivo que me echó para atrás por completo: el gobierno quería cobrarme un impuesto por vivir allí. Un impuesto sólo para inmigrantes. ¡Por eso me costó tan poco viajar hasta allí! ¡Era un reclamo!

No estaba dispuesto a pasar por el aro. El impuesto era demasiado elevado para lo que parecía que me deparaba mi vida allí. Decidí marcharme de inmediato de aquel país, sin dejar de preguntarme por qué fui en un primer momento, si ya preveía lo que me iba a encontrar…

Por cierto, sabéis de qué país hablo, ¿no?

7 comments to Una corta experiencia como emigrante

  • Gold-St

    Tengo amigos que están encantados y prefieren pagar el impuesto mensual para toda la vida que pagar cada dos semanas el boleto de turista a otros lugares.

    El problema es cuando uno tiene alma de mochilero y no se siente a gusto en un mismo sitio mucho tiempo.

    Siempre tendrás lugares superpoblados totalmente gratis, pero tienes que atenerte a convivir con toda clase de individuos, en plan tugurio de Mos Easley.

  • Richard tex tex

    Supongo que te refieres a algun mmorpg , no se, no ando muy avispado, pero todo encaja perfectamente.

  • Vayven

    Después de tu “primera vez” sabía que no tenía que tomarme literalmente lo que ponía. Pero si no hubiese sido por el comentario anterior, todavía estaría dándole vueltas, se ve que hoy estoy algo espeso.

  • Nicolas Flamel

    “Era un idioma sin mucha lógica: cogía palabras de otros idiomas, las modificaba de forma absurda, y las mezclaba con muchas siglas que acortaban palabras y frases enteras. Parecía mentira que esa gente habuiera estado en algún momento en la situación que yo estaba.”

    Ups, parece que tu corta experiencia tuvo “consecuencias” :P

  • Y no solo eso, si no pagas el “impuesto de residencia” te prohiben comunicarte con tus conocidos o viajar para verlos, comprar en ciertas tiendas, etc, etc…

    Vaya vergüenza de país. Me recuerda a España xD

    • Pues sí, aunque eso es en la provincia de Eorzea, no sé en las demás. Las quejas son más bien hacia el país en general xD.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: