Crash Bandicoot 3: Warped

Después de una experiencia no demasiado positiva con los dos primeros Crash Bandicoot (de los cuales sólo terminé el primero, debo añadir), he hecho el esfuerzo de dar una oportunidad al considerado como mejor título de la saga, y, por tanto, también de la remasterización N-Sane Trilogy.

En Warped tenemos de vuelta a Crash y Coco, quienes deben reunir cristales para evitar que el doctor Neo Cortex y Aku Aku, el gemelo malvado de Uka Uka (la máscara que ayuda a Crash en sus misiones), dominen el mundo…, o algo así. Un planteamiento extremadamente simple para presentarnos nuevos niveles, en los que no tardaremos en apreciar cambios sustanciales con respecto a sus antecesores.

– Ver entrada completa –

Desperados III

Tras el maravilloso Shadow Tactics: Blades of the Shogun, Mimimi Games ha resucitado una saga ya olvidada, con una cuarta parte (sí, cuarta*) que se alimenta de las tres primeras, pero que no pretende ser una secuela, sino un nuevo comienzo. Bueno, oficialmente se trata de una precuela del primer Desperados, aunque no es más que la excusa para reutilizar varios personajes posteriores.

*Los tres primeros se llaman Desperados: Wanted Dead or Alive, Desperados 2: Cooper’s Revenge y Helldorado.

Este nuevo Desperados es un videojuego al que tenía muchas ganas, pues, como ya comenté en su análisis, Shadow Tactics me creó grandes expectativas. Y vaya si las ha cumplido.

– Ver entrada completa –

Crash Bandicoot

No puedo decir que Crash Bandicoot, tanto el personaje como el videojuego homónimo, me sean desconocidos. Tampoco lo son para la inmensa mayoría de videojugadores con un mínimo de edad, ya que se trata de una figura emblemática asociada a la marca PlayStation. Casi pareciera que se tratara de una mascota de Sony, no de Naughty Dog.

Jugué a esta primera parte (pues son tres juegos) hace muchos años, únicamente los primeros niveles. Quizá fuera una demo, o tal vez me lo prestaran. No lo recuerdo. El caso es que no despertó en mí ni el más leve interés, a diferencia de otros videojuegos de plataformas, o del propio Crash Team Racing, que me robó horas y horas de ocio.

Ahora, gracias a la remasterización (o «remasterización plus», según sus creadores), y a mi recién adquirida Nintendo Switch, he podido conocer a Crash en profundidad, y cambiar esas primeras impresiones lejanas por una opinión hecha y derecha, contrastada.

Mi conclusión no se hará esperar: odio Crash Bandicoot.

– Ver entrada completa –

Shadow Tactics: Blades of the Shogun

En el año 1998, nació el videojuego español más importante de todos los tiempos: Commandos: Behind Enemy Lines, de la compañía Pyro Studios. Logró alcanzar el segundo puesto de juegos más vendidos a nivel mundial, gracias a su originalidad y buen hacer. Un hito histórico.

Pero, número de ventas aparte, Commandos también ha sido el videojuego (o saga) español más influyente para gran parte de aquellos que tuvimos el privilegio de poder disfrutarlo en su día, quienes, más de dos décadas después, aún tenemos en la cabeza el recuerdo de las frases de sus carismáticos protagonistas y la dificultad de sus misiones.

Por desgracia, no es un estilo jugable que se haya prodigado desde entonces. La saga Desperados, de Spellbound Entertainment, es una de las dos únicas excepciones que se me ocurren. Un título que siempre ha estado en mi lista de juegos pendientes, pero del que no puedo opinar.

La segunda excepción, como ya supondréis, es Shadow Tactics: Blades of the Shogun, de Mimimi Games. La misma compañía que se encuentra desarrollando la tercera parte de Desperados (la cual espero con muchas ganas), así que se podría decir que están cogiéndole el gusto al «estilo Commandos«. Y no sé a los demás fans del boina verde y su tropa, pero a mí ya me han conquistado.

– Ver entrada completa –

Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas

Oceanhorn nació con un único propósito: convertirse en un sucedáneo de Zelda. No de la princesa de Hyrule, claro, sino de la saga The Legend of Zelda. Y que conste que no lo digo como crítica, sino como una simple observación evidente. Es su punto fuerte, incluso.

Ni siquiera es un videojuego demasiado ambicioso. Más bien se conforma con lo justo, imitando una mecánica tan simple como divertida. Y no sé a vosotros, pero a mí me pareció suficiente motivo como para darle una oportunidad.

– Ver entrada completa –

NieR: Automata

Aunque puede que muchos no lo sepan, NieR Automata es la quinta entrega de la saga Drakengard, formando, junto al NieR original, una dilogía algo separada de los demás títulos. Lo más curioso es que el NieR que nos llegó a nosotros (NieR Gestalt) es diferente al publicado en Japón (NieR RepliCant). Decidieron cambiar al protagonista para agradar al público occidental, o algo así… Pero bueno, no tiene más importancia ahora.

Lo cierto es que no he jugado a ninguno más, por lo que Automata ha sido mi puerta de acceso a esta peculiar saga. Quienes sí han tenido el gusto (o disgusto, eso dependerá de cada uno) de jugar a su precuela, me aseguraron que no era necesario conocer la historia de NieR antes de jugar a Automata, y que lo único que me perdería serían algunos guiños. Queda confirmado.

– Ver entrada completa –

Shadow of the Tomb Raider

Lo primero que escuché de este juego, sobra decir que a modo de crítica, era que se trataba de «más de lo mismo». Para mí, en cambio, escuchar aquello fue una buena señal.

Llevo toda mi vida disfrutando de la saga Tomb Raider, y mucho más desde que decidieron seguir los pasos del que, irónicamente, es su sucesor espiritual: Uncharted. Después de Tomb Raider (2013) y Rise of the Tomb Raider, los dos primeros títulos de esta trilogía, cualquiera podría averiguar qué era lo que nos iba a ofrecer Shadow of the Tomb Raider, con un porcentaje muy alto de precisión. Y eso, como dije antes, era suficiente para mí. Del mismo modo, quien no acabara de verle la gracia a sus predecesores, no va a encontrar aquí motivos para cambiar de opinión. El público objetivo está claro.

– Ver entrada completa –

What Remains of Edith Finch

Un par de horas puede ser tiempo suficiente para contar una historia elaborada y/o enrevesada. Así ha sido siempre en el cine; no veo por qué iba a ser diferente en un videojuego.

What Remains of Edith FinchWhat Remains» desde ahora) lo consigue sacrificando, en parte, la jugabilidad. Pero ya hablaremos de eso más adelante; por ahora conozcamos a esta más que curiosa familia noruega: los Finch.

– Ver entrada completa –

XCOM 2

Con los RPG tácticos siempre me sucede lo mismo: me cuesta mucho dar el paso de empezar un videojuego de este estilo, pero, después, lo que me cuesta es abandonarlo.

Aunque se puede afirmar, sin mucho margen de duda, que los mejores títulos de este género proceden de Japón, la saga XCOM hace méritos para ser tenida muy en cuenta. La conocí gracias a XCOM: Enemy Unknown, cuyo análisis podéis ver pulsando aquí. Aclaro que no es necesario haberlo jugado ni leer su análisis antes de empezar XCOM 2, porque, aun siendo continuación directa, la historia es lo de menos.

– Ver entrada completa –

Hitman

Por raro que pueda parecer, Hitman es el sexto juego de la saga principal (excluyendo recopilatorios y spin-off). Este nombre tendría sentido si quisieran representar una especie de lavado de cara de la saga, como ocurrió con Tomb Raider. Pero es que Hitman mantiene intactos el espíritu y la jugabilidad de sus predecesores, así que no le veo mucho sentido a esta decisión…

Y tengo que decir que me alegro. No del nombre, que no es más que una anécdota, sino de que siga los pasos (más o menos) de Hitman: Absolution, un juego que disfruté mucho en PS3.

– Ver entrada completa –

The Witness

Todo comienza en un pasillo. A un lado, una negrura infinita que nos impide avanzar. Al otro, una puerta cerrada. Sobre ella hay un panel con dos puntos; al unirlos, la puerta se abre. Más adelante, un nuevo panel nos conduce hasta un colorido jardín. Para salir, tenemos que manipular otros cuantos paneles, cada uno ligeramente más complicado que el anterior, pero todos basados en la misma premisa: unir dos puntos.

Una vez en el exterior de aquel jardín, tenemos libertad para movernos libremente por el mapa. Y es entonces cuando encontramos un panel diferente a los anteriores: éste, sin abandonar el estilo de puntos, muestra varios símbolos extraños. ¿Cómo podemos resolver un puzle cuyas reglas desconocemos?

El error, como no tardamos en comprender, es creer que los puzles son los paneles. Pues, en realidad, el puzle es el lugar en el que estamos.

– Ver entrada completa –

Call of Duty: Black Ops III

Tras muchos años alejado de la saga, regreso a ella esperando encontrar algo parecido a lo que dejé… Y la verdad es que no lo he encontrado.

Black Ops III abandona la senda marcada por los Call of Duty anteriores, no buscando algo original, sino convirtiéndose en un shooter genérico «marca blanca». Pero no lo matemos tan rápido.

– Ver entrada completa –

Análisis: RiME

De los creadores de The Sexy Brutale, juego que analicé hace relativamente poco (y que me gustó mucho), nos llega otro título que, la verdad, no se parece en absolutamente nada al anteriormente mencionado.

En este caso, Tequila Works abandona la innovación para irse al campo contrario, el de la antiinnovación, con un videojuego ante el que es normal sentir que ya lo hemos jugado antes. Eso, por supuesto, no quita que sea agradable de recorrer.

– Ver entrada completa –