Análisis: The Witcher 3: Wild Hunt

146 horas y 13 minutos. Es el tiempo que he tardado en completar el tercer título de la saga (primero para mí), incluyendo los dos DLC incluidos en la “Edición juego del año”.

Ya es algo extraordinario dedicar tantísimo tiempo a completar un videojuego, pero el verdadero mérito está en haber conseguido que esas casi 150 horas se hayan hecho tan entretenidas, hasta el punto de que sentí tristeza al ver que no había nada más que hacer. Como si no hubiera sido más que suficiente…

– Ver entrada completa –