Análisis: The Red Strings Club

A la hora de hablar de The Red Strings Club, siento la necesidad de hacer dos análisis. Uno, con lo que se supone que es; lo que nos han dicho que es; lo que pretende ser. El segundo, con mi observación alejada de su evidente intento de reconducción (si no de los creadores, al menos de sus seguidores). Y puede que suene muy presuntuoso (seguro, vamos), pero tendría mejor nota analizándolo bajo mi perspectiva, que con la que el propio juego y sus fans nos intentan convencer.

No es que me extrañe, siendo sucesor espiritual de Gods Will Be Watching, del que hereda cierta pretenciosidad en la decisión de cuestiones morales, aunque no todos esos errores y malas decisiones de programación (como el hecho de estar atados a su horrible aleatoriedad). Por suerte, TRSC es un videojuego mejor elaborado que GWBW, con algunas cosas interesantes, pero al que, una vez más, se le están otorgando méritos que no merece. Y no hablo de opiniones, sino de cuestiones objetivas que enseguida paso a explicaros.

– Ver entrada completa –