Análisis: Exile’s End

Aquí tenemos otro Metroidvania de aspecto clásico, con todo lo bueno y malo del género. Así pues, no hay mucho que explicar.

Esto será rápido y corto, aunque probablemente no tanto como el tiempo que tardaron en pensar el juego entero.

– Ver entrada completa –

Análisis: RiME

De los creadores de The Sexy Brutale, juego que analicé hace relativamente poco (y que me gustó mucho), nos llega otro título que, la verdad, no se parece en absolutamente nada al anteriormente mencionado.

En este caso, Tequila Works abandona la innovación para irse al campo contrario, el de la antiinnovación, con un videojuego ante el que es normal sentir que ya lo hemos jugado antes. Eso, por supuesto, no quita que sea agradable de recorrer.

– Ver entrada completa –

Análisis: Batman: The Telltale Series

Aquí tenemos otro de los videojuegos en “formato serie” a los que Telltale nos tiene acostumbrados. Es uno de los que más ilusión me hacía jugar, como fan del hombre murciélago desde la época del The Adventures of Batman & Robin de SNES (que, por cierto, no fui capaz de pasarme).

No quiero quitar mérito a los guionistas, pero lo tenían fácil. Veamos si han sabido aprovechar el filón.

– Ver entrada completa –

Análisis: Rayman Legends

Legends es continuación de Origins, un juego que empezó bien pero que se me terminó haciendo muy pesado. Obligaba a repetir los escenarios para avanzar, pese a que éstos ya empezaban a resultar repetitivos de por sí. No esperaba nada diferente de Rayman Legends… y ha acabado por sorprenderme positivamente.

Dejad que os explique por qué deberíais darle una oportunidad:

– Ver entrada completa –

Análisis: The Witcher 3: Wild Hunt

146 horas y 13 minutos. Es el tiempo que he tardado en completar el tercer título de la saga (primero para mí), incluyendo los dos DLC incluidos en la “Edición juego del año”.

Ya es algo extraordinario dedicar tantísimo tiempo a completar un videojuego, pero el verdadero mérito está en haber conseguido que esas casi 150 horas se hayan hecho tan entretenidas, hasta el punto de que sentí tristeza al ver que no había nada más que hacer. Como si no hubiera sido más que suficiente…

– Ver entrada completa –

Análisis: Fallout 4

Fallout 4 ha sido creado con el objetivo de satisfacer a los fans de Fallout 3, hasta el punto de que, en la mayoría de sus apartados, es un calco exacto, sin intención de meter cosas nuevas. Que las hay… aunque no son precisamente para tirar cohetes.
Mi primera intención era escribir un análisis sin especificar si estaba hablando de F3 o F4, omitiendo algunos detalles, para que vierais que casi todo lo que diga se puede aplicar a ambos.

Lo que pasa es que Fallout 4 no es una réplica al uso, pues no olvidemos que estamos hablando de un juego que, si nos engancha, puede superar sobradamente las 100 horas. ¡Y vaya si engancha el cabrón!

– Ver entrada completa –

Análisis: Uncanny Valley

Tom acaba de llegar a la ciudad, para trabajar de guardia de seguridad en una fábrica abandonada. Tiene el turno de noche, así que le tocará pasar los días durmiendo.

Patrullar una fábrica durante la noche y en solitario puede dar miedo, pero no es nada comparado con las pesadillas que sufre a diario, siempre siguiendo un mismo patrón: una masa negra de gente (no confundir con “una masa de gente negra”) lo persigue para acabar con él.

La verdad es que lo último que me apetece es ponerme en la piel de una persona así… pero es lo que tienen los juegos de terror.

– Ver entrada completa –

Análisis: Syberia 2

Syberia 2 se sitúa en el punto exacto en que terminó el primero. Más que una secuela, pareciera un segundo capítulo del mismo juego, ya que es prácticamente igual, tanto en el apartado técnico como en jugabilidad, historia… y otras cosas de las que hablaré luego.

Fans del juego (si es que los hay): tapaos los ojos.

– Ver entrada completa –

Análisis: The Red Strings Club

A la hora de hablar de The Red Strings Club, siento la necesidad de hacer dos análisis. Uno, con lo que se supone que es; lo que nos han dicho que es; lo que pretende ser. El segundo, con mi observación alejada de su evidente intento de reconducción (si no de los creadores, al menos de sus seguidores). Y puede que suene muy presuntuoso (seguro, vamos), pero tendría mejor nota analizándolo bajo mi perspectiva, que con la que el propio juego y sus fans nos intentan convencer.

No es que me extrañe, siendo sucesor espiritual de Gods Will Be Watching, del que hereda cierta pretenciosidad en la decisión de cuestiones morales, aunque no todos esos errores y malas decisiones de programación (como el hecho de estar atados a su horrible aleatoriedad). Por suerte, TRSC es un videojuego mejor elaborado que GWBW, con algunas cosas interesantes, pero al que, una vez más, se le están otorgando méritos que no merece. Y no hablo de opiniones, sino de cuestiones objetivas que enseguida paso a explicaros.

– Ver entrada completa –

Análisis: The Sexy Brutale

Cada año, un hombre millonario conocido como “El Marqués”, organiza un baile de máscaras en su mansión. Sólo unos pocos invitados tienen el placer de acudir a la fiesta, así como al casino de la mansión: el famoso Sexy Brutale.

Sin embargo, esta vez la fiesta va a tener un final diferente, pues todos los invitados están a punto de ser asesinados… una y otra vez.

– Ver entrada completa –

Análisis: DanganRonpa V3: Killing Harmony

Después de DanganRonpa: Trigger Happy Havoc y DanganRonpa 2: Goodbye Despair, la saga sufrió un cambio con la aparición del shooter DanganRonpa Another Episode: Ultra Despair Girls, y del anime DanganRonpa 3: The End of Hope’s Peak Academy.
Ahora, con DanganRonpa V3: Killing Harmony, pretenden regresar al estilo original de los dos primeros. Bien por eso, aunque la numeración sea algo caótica.

Al no ser exactamente una continuación directa, da la impresión de que se puede empezar a jugar a DanganRonpa V3 sin necesidad de conocer los demás, pero nada más lejos de la realidad: pronto empiezan a haber guiños y múltiples referencias (incluyendo vídeos de las cuatro entregas anteriores intercalados en la intro), así que se vuelve fundamental respetar el orden de la saga.

Antes de empezar el análisis de Killing Harmony, tengo que dar un consejo a todos los que quieran jugar (al menos a la versión de PS Vita): además del juego, tenéis que descargar un DLC gratuito llamado “Danganronpa V3 – HQ Audio Pack”. ¡Es necesario para poner las voces en japonés! (Si jugáis en inglés, no volváis a hablarme. )

– Ver entrada completa –

Análisis: Doki Doki Literature Club

“Videojuego bishōjo, también conocido como videojuego de niñas hermosas, es un tipo de videojuego japonés centrado en las interacciones con personajes de chicas atractivas con características estéticas típicas de manga y anime. La mayoría de los juegos bishōjo contienen algún tipo de elemento de romanticismo o seducción”.

Hay cientos (o miles) de novelas visuales, animes y mangas cuyo argumento gira en torno a lo descrito en el párrafo anterior. Es un recurso fácil de guionistas malos para fans con cero criterio. El nivel medio es insultantemente bajo, lo cual me llevaría, en condiciones normales, a intentar alejaros de este tipo de novelas.

Doki Doki Literature Club se disfraza de bishōjo, pero esconde algo mucho más interesante. Es un riesgo grande, por lo que requiere de paciencia por parte del lector. Dicho esto, os invito a jugarlo sin informaros de absolutamente nada más (ni siquiera leyendo lo que pone en su página de Steam; haced el esfuerzo). Lo único que debéis conocer es la advertencia que el propio juego pone al iniciarlo, y que no es ninguna broma.

Está gratis en Steam y es muy corto, así que no hay excusas.

– Ver entrada completa –

Análisis: Mirror’s Edge Catalyst

El primer Mirror’s Edge fue un juego original pero de penoso desarrollo, que acabó por aburrirme y desesperarme pese a ser tan corto.
Pese a todo, he querido dar una oportunidad a su continuación, esperando que hayan aprendido de sus errores. Es un riesgo grande, pues ser pierde su principal factor, la originalidad. Y, sin embargo, tiene argumentos para poder mirar a su precuela por encima de los hombros.

– Ver entrada completa –