House of Cards

House of Cards tiene un gran hándicap: nuestros prejuicios (o juicios, que no nos lo ponen fácil con tanta corrupción) hacia el mundo de la política.
Es una serie que trata sobre eso: política. Y, a priori, puede no ser lo que más nos interese ver. Puede sonar aburrido. Lo entiendo. Pero no dejéis que vuestros prejuicios os alejen de una de las mejores series de los últimos años.

Me bastó con ver dos capítulos para saber que no podría evitar ver las cuatro temporadas… y quinta en camino. Porque es una serie que enseguida muestra sus cartas (a diferencia de otras que tardan varios capítulos en despegar), que no tiene bajones, y a la que es muy difícil no engancharse.

– Ver entrada completa –