36 Años de Terror

36AñosDeTerror

Recuerdo mi primer juego de terror. En mi barrio era toda una leyenda. Solo unos pocos disfrutaban de él dentro de sus grises de 32bits, y hablaban verdaderas maravillas y grotescas anécdotas terroríficas, mientras el resto nos mordíamos las uñas pensando que jugar a tal “atrocidad” debía ser la experiencia más sobrecogedora jamás vivida. Hablo de Resident Evil.

Una tarde-noche, en casa de un amigo, unos pocos invitados, sin luces, y todos postrados frente al enorme televisor, descubrimos lo que significaba cruzar el umbral que separaba el miedo real del miedo ficticio. El impacto en nuestras mentes fue brutal. Para nosotros, acostumbrados a jugar a los Super Mario y a los Sonic, ese era un mundo totalmente desconocido que difícilmente podíamos comprender y entender como posible. Yo, personalmente, y como jugador asiduo desde la gran NES de Nintendo de 8bits, me vi encaminado hacia un mundo de “pesadilla” que quedaría marcado en mí hasta los días presentes: quería ser un “survivor horror”.

– Ver entrada completa –