Detroit: Become Human

A estas alturas, todos deberíais conocer Heavy Rain y Beyond: Dos almas. Ambos, especialmente el primero, videojuegos de gran calidad, y que, junto a Detroit, forman una trilogía muy peculiar (con historias que nada tienen que ver entre sí, por si las dudas).

Conserva el espíritu, además de esa jugabilidad basada en QTE que le sienta como anillo al dedo. Y, por encima de todo, mantiene la premisa de que es una historia que se disfruta muchísimo más jugándola una única vez. A partir de la segunda vuelta, pierde todo el sentido. La toma de decisiones sólo es importante si esas decisiones son definitivas. Lo digo en serio: hay que jugar con sus reglas, o mejor no jugar.

– Ver entrada completa –