War of the Visions

Aunque su nombre completo es «War of the Visions: Final Fantasy Brave Exvius», lo cierto es que estamos ante una obra independiente del resto de la saga, con su propia historia y sistema de juego.

Es inevitable acordarse de Final Fantasy Tactics, pues se trata de un RPG táctico. Pero no olvidemos que es un juego de móviles, con todas las peculiaridades que ello conlleva, ya que no suele ser un mercado donde abunde la originalidad.

Lo primero que hay que saber es que se trata de un videojuego gratuito, con micropagos opcionales, que, esto os lo garantizo, resultan innecesarios para avanzar por la historia. De lo contrario, no lo habría considerado digno de merecerse un análisis.

– Ver entrada completa –

428: Shibuya Scramble

La cantidad de videojuegos japoneses que no salen de sus fronteras, incluyendo auténticas joyas y éxitos de ventas, es mayor de lo que muchos imagináis. Juegos que, por muy aficionados que nos consideremos a este mundillo, podemos ni llegar a conocer.

En la fase de estudio de mercado, muchas compañías deciden no salir del archipiélago japonés, sabedores de que, en la mayoría de casos, supone un riesgo demasiado alto. Y es que, que nadie se ofenda, los jugadores occidentales somos mucho más simples. Parece que no podemos estar dos minutos sin pulsar botones, o nos ponemos nerviosos. ¿En qué lugar deja eso a las novelas visuales? Y lo que es más importante: ¿en qué lugar nos deja a los jugadores que tenemos gustos afines con las obras que jamás llegan a nuestro país, o lo hacen en un idioma que no manejamos con soltura?

Tuvimos que esperar diez años (desde 2008), antes de que Spike Chunsoft tuviera a bien traducir al inglés, en las nuevas versiones de PC y PlayStation 4, el que era uno de los buques insignia de Chunsoft antes de la fusión: 428: Fūsa Sareta Shibuya («428: en una Shibuya bloqueada»). Sin duda, mérito del éxito relativo (dada la nula publicidad) que están alcanzando otros de sus videojuegos más actuales.

Podría decir que Shibuya Scramble es una novela visual…, pero me estaría quedando muy corto. Tampoco puedo decir que sea una obra única en su especie, pues básicamente imita el estilo de Machi, su predecesor espiritual. Lo que sí que es, y de esto estoy convencido, es uno de los títulos que más me han sorprendido en todos mis años como videolector. Y si esa palabra no existía, ahora sí.

– Ver entrada completa –

Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas

Oceanhorn nació con un único propósito: convertirse en un sucedáneo de Zelda. No de la princesa de Hyrule, claro, sino de la saga The Legend of Zelda. Y que conste que no lo digo como crítica, sino como una simple observación evidente. Es su punto fuerte, incluso.

Ni siquiera es un videojuego demasiado ambicioso. Más bien se conforma con lo justo, imitando una mecánica tan simple como divertida. Y no sé a vosotros, pero a mí me pareció suficiente motivo como para darle una oportunidad.

– Ver entrada completa –

Monument Valley

Cuando este juego salió a la venta, ganó muchísima fama en poco tiempo. Recuerdo incluso haberlo visto en la serie House of Cards…, lo que no hizo más que ampliar su fama.

Podría dedicar muchas líneas a hablar sobre las opiniones de los demás, pero no creo que eso os interese, así que voy a limitarme a daros la mía, sin rodeos: como videojuego, Monument Valley es una auténtica BASURA.

Aunque… ¿realmente debe ser analizado exclusivamente como tal?

– Ver entrada completa –

Cat Quest

Desde que probé la demo de Cat Quest, supe que acabaría comprándolo. Y no lo digo necesariamente como halago, sino en defensa de la importancia de las demos.

Sé que no es el juego más atractivo de un primer vistazo, así que, a modo de adelanto, os diré que se trata de un Action RPG tan divertido como barato. ¡Dadle una oportunidad!

– Ver entrada completa –

The Witness

Todo comienza en un pasillo. A un lado, una negrura infinita que nos impide avanzar. Al otro, una puerta cerrada. Sobre ella hay un panel con dos puntos; al unirlos, la puerta se abre. Más adelante, un nuevo panel nos conduce hasta un colorido jardín. Para salir, tenemos que manipular otros cuantos paneles, cada uno ligeramente más complicado que el anterior, pero todos basados en la misma premisa: unir dos puntos.

Una vez en el exterior de aquel jardín, tenemos libertad para movernos libremente por el mapa. Y es entonces cuando encontramos un panel diferente a los anteriores: éste, sin abandonar el estilo de puntos, muestra varios símbolos extraños. ¿Cómo podemos resolver un puzle cuyas reglas desconocemos?

El error, como no tardamos en comprender, es creer que los puzles son los paneles. Pues, en realidad, el puzle es el lugar en el que estamos.

– Ver entrada completa –

Análisis: Batman: The Telltale Series

Aquí tenemos otro de los videojuegos en «formato serie» a los que Telltale nos tiene acostumbrados. Es uno de los que más ilusión me hacía jugar, como fan del hombre murciélago desde la época del The Adventures of Batman & Robin de SNES (que, por cierto, no fui capaz de pasarme).

No quiero quitar mérito a los guionistas, pero lo tenían fácil. Veamos si han sabido aprovechar el filón.

– Ver entrada completa –

Análisis: Syberia 2

Syberia 2 se sitúa en el punto exacto en que terminó el primero. Más que una secuela, pareciera un segundo capítulo del mismo juego, ya que es prácticamente igual, tanto en el apartado técnico como en jugabilidad, historia… y otras cosas de las que hablaré luego.

Fans del juego (si es que los hay): tapaos los ojos.

– Ver entrada completa –

Análisis: Syberia

Como fan de las aventuras gráficas, ha sido toda una alegría ver que Sony está regalando títulos de renombre como Broken Sword 5 o los dos primeros Syberia, para quienes estamos subscritos a PlayStation Plus. Esperemos que sigan en este camino.

Syberia es una saga de aventuras gráficas, con tres entregas hasta la fecha, nacida en el 2002, y cuyo tercer juego ha salido este mismo año (2017). No es de él de quien os voy a hablar hoy, porque yo acabo de conocer la saga y voy con algo de retraso…

– Ver entrada completa –

Análisis: King’s Raid

Con los juegos de móviles no tengo punto medio: o juego dos minutos y los desinstalo, o les dedico demasiado tiempo al día. King’s Raid es un ejemplo de estos últimos; videojuegos cuya finalidad es rellenar huecos entre otras actividades, y que acaban por invadir el espacio temporal de las ocupaciones teóricamente principales…

No lo he terminado aún, pues, como también es común en muchos juegos de móvil (y en Final Fantasy XV), está en continua expansión. Pero creo que le he dedicado suficientes horas como para transmitiros una idea bastante acertada de qué es King’s Raid.

– Ver entrada completa –

Análisis: Hatoful Boyfriend

Una tarde de domingo, te reúnes con tu grupo de amigos en la terraza de un bar. Pedís bebida, habláis de vuestras cosas, debatís sobre política… y, cuando la discusión alcanza un punto bastante serio, uno de tus colegas, el más borderline, cuenta un chiste sin venir a cuento.
El chiste ni siquiera es bueno; más bien es bastante malo. Sin embargo, todos reís. Algunos, por inesperado. Otros, porque se ríen con cualquier cosa.
Vuestro amigo borderline se viene arriba, cuenta el chiste cuatro veces seguidas más, y después lo intenta complementar con una historia que termina siendo seria, desviándose totalmente del objetivo principal de un chiste, que es hacer gracia, y volviéndose cansino.

Ése es el análisis más exacto que veréis nunca de Hatoful Boyfriend. Lo de después es relleno.

– Ver entrada completa –

Análisis: Game of Thrones: A Telltale Games Series

Se me hace un poco complicado analizar este juego, teniendo tan reciente a su hermano mayor (casi mellizo), Tales from the Borderlands. Es difícil porque no me gusta tener que copiar el texto, pero es que con los videojuegos de Telltale esto no resulta sencillo…

Como es obvio, la historia de Game of Thrones: A Telltale Games Series (nombre larguito y horrible que preferiblemente acortaré como GoT) nada tiene que ver con los demás juegos de esta compañía. Y es en eso en lo que voy a centrar el análisis, porque el resto… creo que ya lo conocéis.

– Ver entrada completa –

Análisis: Thimbleweed Park

Tras muchos años viviendo en la mediocridad creativa, Ron Gilbert, en un acto de nostalgia y sensatez, ha decidido dar un paso (tecnológico) atrás, creando un videojuego que recuerda, por motivos evidentes, a los inigualables The Secret of Monkey Island y LeChuck’s Revenge, así como a su predecesor, Maniac Mansion.

No es que espere encontrar algo igual, pero tendría que ser muy idiota, como fan de las aventuras gráficas en general y de MI en particular, para no dar una nueva oportunidad a su sucesor espiritual.

– Ver entrada completa –