Oscars 2017

Como hice el año pasado, voy a daros mi opinión de todas las películas que he visto en los últimos doce meses, destacando las nominadas a “Mejor película” en los Premios Oscar que se celebran en menos de 48 horas.

Están ordenadas por fecha de visionado.

La llegada

Haber empezado con esta americanada de televisión de sobremesa no me ha dejado muy buena primera impresión de los Oscars 2017.

Doce naves alienígenas llegan a la Tierra, en distintos puntos del planeta, siendo uno de ellos, obviamente, Estados Unidos.
El ejército estadounidense, intentando comunicarse de forma pacífica con los recién llegados, piden a una lingüista (Louise) y a un científico (Ian) que intenten comunicarse con ellos.

En principio puede parecer una forma distinta de encarar una historia más que vista, pero no tarda en invadirnos esa forma tan cutrestadounidense de desarrollar los acontecimientos, donde los chinos y los rusos son malísimos, los estadounidenses son los putos amos del mundo, y, señor y señora protas, daos prisa en aprender el idioma de los alienígenas… ¡¿Cómo que lleváis diez minutos y aún no sois capaces de traducir lo que dicen?! ¡Más os vale haber escrito un diccionario completo para mañana por la tarde! ¡Que la peli dura menos de dos horas, y tenemos que meter tensión de alguna manera para que la gente no se duerma!

Tampoco ayuda mucho que intenten comunicarse con ellos usando una lengua tan horrible como el inglés, donde una misma letra se lee de distintas formas dependiendo de la palabra. Pero bueno, pasamos eso por alto.

A partir de la segunda mitad tenemos que empezar a presuponer mil cosas (o lo aceptas porque sí o si no pa’ qué ves la peli), y entonces al argumento se le va la pinza completamente, y para “hacerlo bonito” pierde toda la credibilidad que pudiera tener.

En resumen: si esta película se lleva el Oscar grabo un vídeo cortándome un brazo, lo subo a YouTube y se lo mando a los aliens.

Y para los EXPERTOS: tener naves y alienígenas no lo convierte en ciencia ficción. La llegada es “ficción” a secas.

Comanchería

Dos hermanos de Texas se dedican a realizar pequeños robos en bancos, mientras huyen de la policía y de los Rangers.
Un planteamiento muy básico (y no demasiado desarrollado), narrado desde ambos puntos de vista: el de los fugitivos y el de los Rangers perseguidores.

Dejando de lado un par de “conversaciones de chulitos” que no vienen a cuento (como el de la dueña borde del restaurante; no sabían cómo colarlo en una peli), reconozco que se me ha hecho bastante entretenida por momentos, ya que me gusta la temática, aunque es cierto que otros tramos me han resultado más bien pesados, pues cuenta demasiado poco para durar más de hora y media.

Se sostiene, sobre todo, por lo peculiares que resultan los personajes de Jeff Bridges y Ben Foster. Nada profundos, pero sí divertidos.

Lo que más me ha gustado ha sido el final, porque parece escrito por mí (xD).

Lo que tengo claro es que, por mucho que me gustara, no es una película que merezca ser nominada a “Mejor película” de ningún año. Ni de lejos.

Hasta el último hombre

En la guerra entre Estados Unidos y Japón, tras el ataque nipón a Pearl Harbor, muchos jóvenes americanos deciden alistarse en el ejército. Uno de ellos es Desmond Doss, pese a que previamente se negó por objeción de conciencia (puede negarse a cumplir leyes escudádose en motivos éticos o religiosos).
La única condición que pone al entrar al ejército es que nunca le obliguen a coger un arma. Los reclutadores aceptan, pero eso es algo que, dentro del ejército, no le traerá muchos amigos…

El planteamiento puede ser interesante. Un chico tan obsesionado con la religión como para querer ir a una guerra sin llevar armas. El resultado, sin embargo, no me ha parecido bueno.

Estar basado en una historia real provoca, como casi siempre en estos casos, que la historia sea mediocre por tener que ceñirse a hechos reales. Pero lo que me ha desenchufado no es eso, sino su larguísima lista de clichés. El chico buenazo al que le cuesta adaptarse a su escuadrón, con unos malotes que le hacen la vida imposible, el jefe cabrón, y muchos otros que cualquiera sabrá reconocer (pero que no quiero adelantar, porque, por MUY previsible que resulte, no deja de ser spoiler).
En serio: es de las películas de nivel (a priori) medio-alto con más clichés que he visto en mi vida. Tiene hasta sustos sonoros, que ya me diréis lo que aportan en una película así.

Para terminar de ganarme a Mel Gibson de amigo, diré que, para ser una película que pretende basarse en el pacifismo de Desmond, se gusta demasiado en sus fases sangrientas. Que una cosa es dejar claro que la guerra es MUY sangrienta y cruel, y otra hacer que parezca una película de acción.
Pero ocurre que, como tal, sí me ha parecido mejor que como todas las otras cosas que pretende ser.

Y me gustaría saber quién ha sido el listillo que ha spoileado toda la película con el título en español.

—Déjame, Desmond, ya es demasiado tópico y poco creíble.
—¡No! ¡Hay sitio para un cliché más!

Manchester frente al mar

Esperaba un drama, y he encontrado UN DRAMA. Por otro lado, esperaba una película, y he encontrado una antipelícula.

Manchester me parece una muy mala película muy bien contada. Una historia sobre gente normal viviendo una vida normal, centrándose principalmente en las tragedias familiares de un hombre llamado Lee Chandler. Un resumen de sus peores momentos de los últimos años, con el que no parecen buscar otra cosa más que lágrima fácil.

Me ha gustado mucho cómo se aleja de la tónica general de las películas, hasta el punto de que parece que no estuvieran actuando en absoluto, o de que hubieran cogido las tomas que peor salieron… porque así es la vida: no tenemos pensado qué hacer ni qué decir, y las cosas no salen como queremos. En eso, es maravillosa…

…pero, por todo lo demás, sigo sin explicarme por qué han hecho una película así. Mientras que otros hacen películas de ficción sobre historias reales (para hacerlas entretenidas), aquí han hecho una historia real sobre unos personajes de ficción. ¿Y acaso hace falta una película sobre la vida real? ¿No tenemos suficiente de ella fuera de pantalla?

¿Se puede decir que han hecho una película distinta por salirse de los tópicos, o que han hecho la película más tópica por limitarse a contar una historia real, de forma realista?

Por eso considero que Manchester frente al mar no es una película, sino una antipelícula. Y como antipelícula es la número 1, con una lista de actuaciones que (todas ellas) merecen ser premiadas, y unas situaciones y conversaciones muy incómodas de presenciar (pero eso es lo que las hace buenas, a mi modo de ver). Es tan realista que las situaciones parecen humorísticas, y eso no significa que esté mal hecha, sino todo lo contrario: han sabido ver perfectamente lo que es la vida.

Lion

Los hermanos Guddu y Saroo viven en una zona pobre de India. Día tras día, hacen lo posible por ayudar a su madre, y traer comida a casa por su cuenta.
Una noche, los hermanos se separan en una estación de tren, y el pequeño Saroo, encerrado en un vagón, termina perdido a muchísimos kilómetros de allí.

Volvemos al cine convencional. Una película que no ofrece nada nuevo, otro “basado en hechos reales” sin mucha miga… Resultado: regresa el aburrimiento.

Lion es una película DEL MONTÓN, con una primera mitad que se hace interesante pese a ser excesivamente lenta… pero una segunda mitad soporífera, enterrada entre comportamientos tan irreales y un dramatismo tan exagerado (de película, vaya), que se hace difícil de soportar después de Manchester (que era todo lo contrario: creíble y realista).

Si mi criterio os parece fiable, os propongo dos opciones:
– Dedicar esas dos horas a ver algo que merezca la pena, como pueda ser Room o Spotlight.
– Ver la primera hora, disfrutando del pequeño Sunny Pawar (vaya crack), y, cuando llegue a la mitad, exclamar en alto: “¡vaya, ya ha terminado, qué corta se me ha hecho!”. Después quitar inmediatamente la película y destruir las pruebas.

Sunny, ¿qué opinas de la película?

Moonlight

Chiron es un niño especial, marginado por los demás chavales debido a su extraño comportamiento, que ni él mismo entiende.
Sin padre y con una madre problemática, encuentra apoyo en una pareja que conoce por casualidad, quienes parecen ser los únicos que le aceptan como es y le animan a seguir luchando.

El guion es fácil y todo el contexto no sale de los estereotipos (realistas, eso sí), así que, lo que es una propuesta interesante, me ha resultado bastante aburrida fuera de las dos o tres buenas ideas.

El ritmo es demasiado lento desde el principio, como si quisieran rellenar tiempo… y se hace muy difícil empatizar con una estatua de cera.

Personalmente, creo que esta historia ganaría mucho contada en libro, dando más importancia a los pensamientos del protagonista y menos a toda la parafernalia que lo rodea.

Como película, queda ya algo desfasada, y no tiene un mensaje positivo del que se pueda aprender. Si en Estados Unidos pueden encumbrar esta película, me parecería únicamente producto de su nublada moralidad progresista-tardía; tan avanzados para unas cosas, tan atrasados para otras.

Si lo que pretendían era conmover o concienciar: fracaso absoluto. Pero ojo, que si lo que pretendían era aburrir y hacernos perder dos horas, hay que aplaudirles por un trabajo bien hecho.

Fences

Fences cuenta la historia de una familia afroamericana de mediados del siglo pasado, centrándose en el personaje más peculiar: Troy, el padre, quien lucha por la igualdad fuera de su casa, pero todavía arrastra a su familia dentro de ella por culpa de su forma de pensar.

Al igual que en Manchester frente al mar, cuesta ver en Fences una película, más allá de lo evidente. Pero, a diferencia de en aquélla, aquí todo se centra en las conversaciones tan bien elaboradas y perfectas de un guion habitual de película. Es decir, menos realista. O, mejor dicho, muy cinematográficorealista.

Posteriormente he descubierto que Fences, antes de ser una película, era una obra de teatro… y eso explica todo.
Como obra de teatro (que no lo es de cuerpo, pero sí de espíritu), puedo decir dos cosas: que engancha, porque tiene conversaciones constantes en lugar de rellenar minutos con silencios innecesarios para alargar (como hacen tantísimas otras películas), y unos actores espectaculares (a destacar ambos padres).

Pero, la verdad, podía haberse quedado en exclusiva en el teatro y no habría pasado nada…

Figuras ocultas

Tercera película consecutiva de contexto afroamericano; se nota que las quejas del año pasado han hecho mella en esa moralidad tan… estadounidense, que tantas risas (por no decir “vergüenza ajena”) produce fuera de sus fronteras.

No quiero decir con eso que Figuras ocultas se haya ganado la nominación por compromiso; de hecho, digo todo lo contrario: es mi película favorita de las ocho que he visto. La única que ha conseguido emocionarme.

La historia no es gran cosa, pues, oh sorpresa, está basada en hechos reales. Habla sobre el papel oculto (de ahí el nombre) de algunas mujeres afroamericanas en la carrera espacial estadounidense. Tres mujeres que trabajaron para la NASA en una sociedad machista y racista (quiero decir: mucho más que ahora, con la segregación y todo eso). Consiguieron un lugar en la historia de la humanidad con algo que no entiende de colores: unos cerebros brillantes.

Pese a que tiene su parte dramática, esta “realidad histórica” está contada de forma simpática, no excesivamente profunda, con tres protagonistas de las que es muy difícil no encariñarse.

Pero es que, con todo este peliculeo, esta forma quizá poco realista de contar la historia, que pretende ser demasiado agradable para el espectador… aun con todo esto, tiene un mensaje anti-racismo mucho mayor que el de otros ejemplos pretenciosos que van de profundos (¿eh, Moonlight?).

De hecho, que sea más “agradable para el espectador” no le quita dramatismo, sino que consigue hacer la película mucho más entretenida, lo que a su vez consigue que el mensaje llegue mejor. El director no sólo sabía lo que quería contar, sino que sabía CÓMO hacerlo de la mejor forma posible… dentro de las limitaciones que tiene este tipo de obra, claro.

La ciudad de las estrellas (La La Land)

Mia es una camarera de Los Ángeles que sueña con convertirse en actriz. Sebastian es un pianista de bares, donde no puede crecer como artista, pese a que espera poder abrir algún día su propio club. Ambos son dos perdedores que han tenido que conformarse con lo que la vida les ha dado… hasta que se conocen, y, juntos, deciden intentar hacer sus sueños realidad.

La La Land es dos cosas: una comedia romántica y una película-musical. Quiero separar ambas partes, porque mi opinión de cada una de ellas nada tiene que ver.

Como comedia romántica, no puede ser más del montón. Ñoñería extrema destinada al público que todos sabemos (y no hace falta decir). Si esto fuera todo lo que tiene que ofrecer, sería más que olvidable.

Pero tiene una parte más importante aún, que es la musical. Y cuando hablo de la parte musical no lo digo sólo porque de vez en cuando (menos de lo que esperaba) canten y bailen, sino porque la banda sonora en general es bastante buena, contando las actuaciones de jazz, que por momentos parece (el género musical, digo) el verdadero protagonista de la historia.

De la unión de ambas cosas ha salido algo entretenido, que quizá pueda aspirar a mejor película del año… porque el nivel general no es demasiado alto, y no porque estemos hablando de “un peliculón”.

Sinceramente, si me tengo que quedar con una cosa de la película, no porque haya sido lo que más me ha gustado sino porque me parece, objetivamente, lo que ilumina La La Land, es… Emma Stone. Es una actriz que, por decirlo de alguna manera, irradia su propia luz, así que no puedo imaginarme a nadie mejor para ese papel. Es una pena que una actriz así tenga que estar una y otra (y otra) vez a la sombra de algún personaje masculino. Seguro que algún día podrá brillar sin necesidad de tener que besar a nadie.

Reflexión sobre 2016-17

¿El cine de este año está siendo mediocre, o será que el cine en general está quedando anticuado por culpa de obras audiovisuales mucho más extensas, como son las series y los videojuegos?

Es llamativo como, en las últimas películas, suelo quedarme con las buenas actuaciones de algunos actores más que con la película en sí. Un buen actor o actriz te pueden transmitir más cosas que la propia historia. Más bien habría que decir que “las salvan”.

Otras películas

Un pequeñísimo resumen de las demás películas que he visto este año. Si leéis algo malo de una que os guste, no os enfadéis: seguramente fue un error de imprenta.

Deadpool: Divertida, pero mucho más light de lo que esperaba. No escandaliza ni una pequeña parte de lo que pretende.
El nombre de la rosa: Historia muy mal contada, con algunas actuaciones lamentables. Se me hizo eterna. Aviso para haters: no opino del libro porque no lo he leído.
Kung Fury: Cortometraje (más bien cutremetraje) que funciona muy bien como parodia de cine ochentero, de la que es difícil no hacerse fan gracias a su humor absurdo.
The Survivalist: Exageradamente lenta, y llega varios años tarde como para no resultar previsible. Muy dura, con escenas que no aportan nada más que vender su crudeza. Probad a verla en un idioma que no entendáis, seguro que no os perdéis nada.
El caballero oscuro: La leyenda renace: Grandísima decepción, de la que esperaba algo más que tres horas de clichés, situaciones forzadísimas y mal hiladas, y conversaciones pretenciosas que buscan una grandilocuencia exagerada.
Los vengadores: Soporífera e infantil. Demasiado lenta para lo que se espera de una película de acción. Sólo para muy fans de los protagonistas.
Ha vuelto: Una película muy inteligente, que puse esperando una comedia y terminó dejándome la sangre helada. Pero es a propósito, del mismo modo que la gente se toma en broma al protagonista y… bueno, no os lo voy a contar. Lo dicho: una película estremecedora disfrazada de falsa comedia. Una pena que la película en sí no esté al nivel de su mensaje.
El sentido de la vida: Exactamente lo que esperaba de los Monty Python: mucha originalidad, humor satírico, unos pocos momentos graciosos, otros pocos de media sonrisa, y unos muchos momentos totalmente carentes de gracia, llegando a resultar desagradables. Si la quitáis al llegar a la mitad, saldréis ganando.
Kingsglaive: Maravilla técnica y musical, que supone un gran inicio para el “universo Final Fantasy XV“, pero que, como película independiente, queda muy coja. Analizarla por separado (del juego) no tiene sentido.
Zootopia: Entretenida pero olvidable. No me ha causado ninguna emoción que comentar.
Acero puro: Sentimentalismo barato en una peli que no me imaginaba tan para niños.
The Ridiculous 6: Pensaba que era una parodia de The Hateful Eight. Parodia es, pero no de esa película en concreto, sino de historias de indios y vaqueros en general. Humor y acción para pasar una tarde, en el improbable caso de que no tengáis nada mejor que hacer.
Animales fantásticos y dónde encontrarlos: Ni una pequeña gota de la esencia Harry Potter, de la que sólo coge el universo para ahorrar tiempo e ideas, y ganar dinero a su costa. Animales fantásticos es una película para niños, y como Eddie Redmayne no cambie su forma de actuar va a quedar súper encasillado…
La niña de tus ojos: Como casi todas las películas españolas, parece un capítulo de una serie de Antena 3 o Telecinco. Lo cuál no es ni bueno ni malo de por sí; es para que sepáis lo que hay. Humor y drama en una historia sin trascendencia. Que alguien explique a Trueba que lo contrario de “españolada” no es “alemanada”, sino “tener personalidad”.
Rogue One: Éxito total, no porque sea un peliculón, sino porque supera en casi todo a The Force Awakens. Muchos de los fans cegados que no supieron ver los numerosos defectos del “Episodio VII”, ahora se suben al carro de Rogue One; curioso. En general, película entretenida de aventuras… sin más.
Captain Phillips: Otra película que ha comido más mantequilla de cacahuete de la que debería. Me gustó, pero está alargada de más, y da importancia a cosas que no aportan nada porque llega con las ideas justitas.
Siete psicópatas: Toda una sorpresa. La disfruté mucho, con su humor absurdo, sus personajes más absurdos aún, y Colin Farrell poniendo algo de sensatez.
El lado bueno de las cosas: Había escuchado demasiadas veces el nombre de esta película, así que me esperaba algo más que una comedia romántica del montón. Al menos tiene buenos actores.
Sully: Interesante historia con decepcionante final. Funciona mientras nos mantiene en la duda del drama humano, pero, como a casi todo el cine estadounidense, se le acaba viendo el cartón peliculero.
Inferno: “Aventura gráfica” de dos horas, con historia caótica, forzada y previsible. Pese al ritmo tan acelerado, me aburrió y se me hizo pesada por momentos. Los fans de la novela han quedado disgustados con la adaptación, pero no puedo opinar al respecto. Buena banda sonora.
kimi no na wa (Your Name): Siento llevar la contraria a todo el mundo, pero no he conseguido encontrar en este anime para adolescentes de género comedia romántica algo más que un argumento trilladísimo, de película de Antena 3 un domingo por la tarde, con personajes olvidables (excepto Yotsuha), que busca emocionar más con la música que con lo que ocurre.
El dictador: He querido terminar con algo de humor, y Sacha Baron Cohen suele ser sinónimo de dos cosas: muchas risas y argumento estúpido a más no poder. Quitando las partes desagradables, que irónicamente parece humor para niñatos (Padre de familia tiene el mismo defecto), ha cumplido de sobra con lo que pretendía.

8 comments to Oscars 2017

  • Gold-St

    “Para terminar de ganarme a Mel Gibson de amigo, diré que, para ser una película que pretende basarse en el pacifismo de Desmond, se gusta demasiado en sus fases sangrientas. ”

    En ese sentido, el comentario me recuerda automáticamente a la Pasión de Cristo.

    De este último año te recomendaría “Swiss Army Man”, la veintiúnica película interesante (no comercial/publicitaria) que recuerdo haber visto.

  • Lázaro Oscuro

    Vaya. Opinas lo mismo que yo de “la leyenda renace” (joder con el nombrecito), y de “Episodio VII”. Al margen de otras con las que coincido o difiero, me han llamado la atención estas dos (aunque la segunda haya sido con respecto a Rogue One).

    He oído que la gente aplaudió al final de Nolanbatman 3 en muchos cines (la verdad es que me gusta lo que hicieron con las dos primeras muchísimo). Pero en la sala en la que la vi yo paso algo curioso. En lugar de eso, la gente se levantó para abuchear a Marion Cotillard. Los que la habeis visto ya sabréis a que escena me refiero… fue una reacción extraña y divertida de presenciar la verdad.

  • Duuuuuuuudeeeee, cómo me dices que La La Land como peli romántica es del montón. Vale, que de cierta manera es otra historia de chico/a conoce a chica/o, pero en el fondo la relación sirve para impulsar o desarrollar el romance que los personajes tienen hacia sus sueños. Es un concepto bien simple, no existe una mayor pretensión, pero la forma en que está ejecutado el argumento, sobre todo en el último tercio de película, hace que todo converja en musicalidad pura y dura, manteniendo la pizca necesaria de cinismo.

    Además de que en el aspecto técnico es sublime, un homenaje a los musicales de antaño, pero que al mismo tiempo quiere no referenciar en demasía al género, por lo que te encuentras con un musical para gente que no acostumbra a los musicales. La importancia que tiene la música se debe a que el director es un amante de esta, como quedó demostrado en su anterior film, Whiplash.

    Lo demás no he podido verlo aún y me da pena porque a Manchester by the sea también le tengo muchas ganas.

    • Te iba a responder… pero lo has hecho tú solo xD.

      ¡Lucha por tus sueños! Ya, ya… El planteamiento y desarrollo son muy simples; nada que no hayamos visto en otras cien mil películas.

      Lo demás ya es la parte musical, de la que, como he dicho, no tengo la misma (mala) opinión.

  • Lázaro Oscuro

    Creo que la particularidad de diferencia a esta película es que en la mayoría con ese planteamiento

    Spoiler Inside Mostrar

    No se si parece una gran diferencia en los términos en lo que lo has descrito, pero parece que si lo es para el director, por lo que no me queda claro si han hecho ese tipo historia y le han dado una vuelta de tuerca, o ha cogido el tema que iba a tratar de todas formas y lo ha adaptado a ese tipo de historia. Por supuesto también para muchos que lo han visto ha supuesto una gran diferencia…

    Exceptuando eso, la película es un homenaje a un género y época que en ningún momento resulta anacrónico bastante bueno, pero precisamente eso la limita en algo que creo que aprecias por encima de todo. Y es por eso por lo que estoy de acuerdo contigo con que no es una película tan grande, aunque creo que sus méritos tiene.

    PD: Ya que lo comento… creo que empiezo a entender que no te ha gustado de Episodio VII. ¿No habrás hablado de ella en una entrada de cine anterior, no?

  • Ruben E

    Comparto al 100% tu opinion sobre las peliculas nominadas a los Oscars

  • maquinangel

    Vaya, solo he visto la de “La llegada” y comparto tu opinión. Como siempre, las barras y las estrellas salvan al mundo. Que original. Al final, como decia alguien, la entrega de los Oscars es como un accidente de auto, sabes que no debes estar ahí viendo, pero lo haces.

    De la pequeña lista, he visto varias, y también pienso lo mismo de la mayoria. Kung Fury es entretenida. Y me da mucha curiosidad por ver la de “Ha vuelto”.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: