Los hombres sin oxígeno

Conozcamos a Sansón.
Sansón tiene una peculiaridad: no necesita oxígeno para vivir.
Puede respirar cuando quiera, pero no tiene la necesidad, ni ninguno de sus inconvenientes.
Hay quien lo considera un don.
Hay quien lo considera un defecto.

Sansón pasó muchos años creyendo que respirar era fundamental para cualquier ser humano.
Un día se dio cuenta de que no lo era. Al menos no para él.
No sabe si el descubrimiento llegó lentamente o de golpe, pero el caso es que llegó.
Ahora lo tiene claro: debería ser feliz, pues no es una condición que añada problemas sino que los evita.
Y, sin embargo, otros no lo ven así. Algunos por ignorancia, otros por simple estupidez.
Lo acusan de no saber respirar correctamente, e incluso de odiar el oxígeno y a los que lo respiran. Lo insultan. Lo menosprecian. Lo intentan humillar.
En realidad, él se limita a vivir su vida sin molestar a nadie.
Pero lo hace: molesta, y mucho.
¿Por qué? Porque los que no son como él se sienten atacados. Llevan toda su vida necesitando oxígeno, y no se imaginan una vida sin él. Lo que no saben es que ellos también habrían podido vivir sin respirar; son esclavos de sí mismos. Nunca lo sabrán.

Sansón a veces se compadece de los que siguen creyendo que el oxígeno es el único camino, y eso molesta. Otras veces, Sansón se limita a vivir su vida, y eso, al parecer, también molesta. Una y otra vez tiene que dar explicaciones de por qué puede ser feliz siendo diferente. Les cuesta entenderlo, como el fumador y el bebedor que se burlan de quien no requiere de esos vicios para vivir plenamente. Porque eso los deja en muy mal lugar. Se sienten insultados, así que su respuesta es insultar. No dan para más.

Mientras tanto, Sansón sigue con su vida, creyendo y haciendo lo que cree conveniente, siendo fiel a sí mismo, quizá respirando oxígeno… o quizá no. ¿Qué más da? Sólo debería importarle a él. Al fin y al cabo, la vida de Sansón pertenece exclusivamente a Sansón, y únicamente la compartirá con quien él lo desee: familia, amigos…

Sansón puede parecer raro. Seguramente lo sea. Pero no es el único que ha dado de lado el oxígeno; no por odio sino como forma de sentirse liberado y realizado. Todos sus semejantes conocen perfectamente ambos estilos de vida, y se quedan con éste.

Los demás podrán estar de acuerdo o no. En ambos casos deberán respetarlo, pues es algo que no afecta a nadie más que a él; a ellos.

Sansón ahora recorre su propia senda. Uníos a él o apartad del camino.

4 comments to Los hombres sin oxígeno

  • Iskander

    Un escrito muy bien expresado, resumes en un texto muy pequeño una idea bastante grande y muestras un “problema” de la sociedad.

    Me gustaría pensar que es un problema reciente y actual debido a la época que nos ha tocado vivir, Internet, en general (y las redes sociales en particular) ha conseguido poner en contacto a personas de todo tipo (distintas culturas, ideologías, inteligencia…) y eso ha hecho que podamos ver cada vez más frecuentemente este problema.

    Sin embargo llevo ya bastante tiempo convencido de que no es así. Internet solo ha hecho que podamos darnos cuenta con más facilidad, porque de esto ya hablaban psicólogos y filósofos hace cientos y cientos de años, de como se comportaban las personas y de como reaccionaban cuando otras personas pensaban y hacían lo contrario que las primeras, a pesar de que no había perjurio en ningún momento, muchas personas se ofendían cuando veían y/o escuchaban algo en los que no estaban de acuerdo.

    Hace ya unos años, cuando estaba en fase de documentación para escribir una novela, leí un libro sobre el Imperio Español y los españoles de esa época. El libro decía que “Los españoles quieren más al honor que a la vida y temen menos a la muerte que a la infamia”. En aquella época en Castilla todos llevaban espadas independientemente de la clase social, todos sabían usarla, al contrario que otros reinos donde solo la usaban los caballeros del reino. Al estar todos armados y tener un alto concepto del honor y el temor a la infamia o deshonor se mataban entre ellos por cosas insignificantes, o al menos insignificantes si lo miramos desde la perspectiva actual. Lástima que no recuerde el nombre del libro, creo que era un escritor francés

    Ahora no nos matamos (salvo excepciones, que también las hay) ahora te llueven tweets de esos, comparándolo al párrafo anterior, me gusta pensar que algo hemos prosperado desde entonces.

    Disculpad el tamaño del mensaje y el contenido, al leer el artículo me he puesto a pensar y a recordar mientras estaba escribiéndole las dos primeras lineas a Chris, y eso ha provocado que escribiese sobre lo que estaba pensando. Mis disculpas por ello.

    • No te disculpes. Primero: puedes escribir lo que te dé la gana y con la extensión que consideres conveniente. Segundo: es un mensaje muy interesante.

      Me ha gustado esa frase (“Los españoles quieren más al honor que a la vida y temen menos a la muerte que a la infamia”), porque cierras los ojos y te viene a la cabeza una imagen nítida de aquella sociedad.
      Diría que hoy en día somos iguales, pero ya no por defender nuestro honor sino por la comodidad que encuentra la gente en autovictimizarse (desaparecen las responsabilidades, todo es culpa de los demás, el mundo es mi patio de recreo).

  • maquinangel

    Tal vez por eso mismo han prosperado esas actitudes: la comodidad y el seguir la corriente. La diferencia radica en que si pasaba en tu familia, ahí quedaba el asunto. Si pasaba en tu comunidad, vecindario o pueblo, no pasaba de ahí.
    Pero ahora con las “redes sociales”, más bien redes de juicio sumario y linchamiento, no hay límites, los de aquí y los de allá están más unidos que nunca, como se comento en el otro artículo, así demuestran su mayoría, y muchos les siguen la corriente.

    Espero que eso no llegue a este país, donde todavía podemos presumir de algo. Hace poco detuvieron a un hombre, pero lo dejaron libre bajo el termino de “presunto inocente”. Es decir, no había pruebas fehacientes en su contra. Lamentablemente en España, por las noticias que nos llegan y que se ven en internet, eso no existe.
    Difícil situación navegar contra la corriente por allá.

    ¿Es el Doctor Manhattan?

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.