Lenguaje alternativo

Aunque esta entrada no va sobre videojuegos, voy a empezar hablandoos de uno: hace aproximadamente mil años y medio, jugaba a un RPG multijugador llamado Ragnarok Online. La principal gracia del “RO” no era luchar contra monstruos, sino, como suele ocurrir en este tipo de juegos, el hecho de poder hacerlo en equipo. Para ello existía la posibilidad de crear “guilds”, que al final se convertían en pequeñas familias. La interacción no se limitaba a las mazmorras, pues en todo momento estaba habilitado el chat grupal. Por lo tanto, aunque estuvieras jugando solo, podías seguir hablando con tus compañeros de guild.

Dentro de una misma guild te topabas con todo tipo de gente, pero hoy quiero hablaros de una chica en concreto, cuyo nick, si no recuerdo mal, era Irina. Esta muchacha tenía una peculiaridad que la diferenciaba, no sólo de los compañeros de guild, sino de absolutamente todas las personas con las que he compartido juegos online, ya fueran aliados, enemigos o neutrales. Seguro que habrá más gente como ella, pero son muy pocos, y yo he tenido la buena o mala suerte de no cruzarme con ninguno.

¿Qué tenía Irina de especial…?

…Pues que era la única que escribía “correctamente”. Entendiendo por “correctamente” el respetar signos de puntuación, no usar palabras inventadas, y, básicamente, no tener errores ortográficos.

Pero ya veis que he usado “correctamente”, con esta ya tres veces, manteniendo las dobles comillas. Y es que, en mi opinión, su uso del lenguaje escrito sólo era “correcto” por definición. La RAE estaría encantada con ella, pero Irina, pese a sus esfuerzos, no estaba actuando correctamente (ahora sin comillas). Hablar un perfecto castellano en un MMORPG, puede ser casi tan inútil como hablar un perfecto castellano en Noruega. Irina se olvidaba de algo fundamental: el contexto.

Ragnarok Online

El lenguaje escrito no es igual que el oral. Obvio. Si alguien escribiese una novela respetando completamente la forma de hablar natural, “de calle”, leerla sería una tortura. Y si alguien se expresase en la vida real como lo hacen los personajes de ficción, sería igual de insoportable. Cada cosa es como debe ser, y no creo que nadie tenga objeciones.
Siendo un mismo idioma, ya tenemos dos usos del lenguaje claramente diferenciados.

Era de esperar que con las aplicaciones de mensajería instantánea ocurriese lo mismo… pero multiplicado por mil. Sí, todos cometemos errores ortográficos al comunicarnos mediante el móvil. Y no me refiero a los errores que surgen de escribir rápido (o del autocorrector saboteando nuestros mensajes), sino a los que cometemos a propósito. El más evidente, quizá, el de no abrir las preguntas o exclamaciones; o todo lo contrario: cerrar con varios “!” para enfatizar un mensaje.

El sensacionalismo crea mentiras de las que se retroalimenta, y una de ellas surge de su habitual crítica a la degeneración de la sociedad con el acceso temprano a telefonía e internet. También llamado “¡El guasa vuelve tontos a loh chiquilloh!”. Porque ya sabéis que antes de la aparición de Whatsapp, Telegram y demás, todo el mundo sacaba sobresalientes en ortografía, y la comunicación era excelente. Vamos, todos los que hemos ido al instituto antes de la irrupción de las redes sociales, y veraneamos en pequeñas zonas rurales, sabemos perfectamente que antes el más tonto era candidato a Premio Nobel…

La educación está cambiando, en algunos aspectos para bien, y en otros para mal. Mis amigos profesores me aseguran que los chavales (y las chavalas, y los chavalos por si acaso, que nadie se ofenda) están sobreprotegidos y demasiado consentidos. De acuerdo, ahí no voy a entrar. Pero no culpemos a la mensajería instantánea de una mala educación, ni critiquemos el hecho de que en Whatsapp (por decir el ejemplo mayoritario) se escriba “mal”. Quien no distingue “hay” de “ay” o “ahí”, va a seguir sin distinguirlo con o sin redes sociales. De hecho, es muchísimo más probable que escriba mal si su comunicación se basa en lo oral.
Las redes sociales, en el mejor de los casos, le harán dejar de cometer algunos errores. En el peor, lo dejarán igual.

Cualquier cosa mejor que dar la turra con los audios…

He vivido en primera persona el progreso de algunos amigos, que a fuerza de hablar por chats grupales, dejan de cometer algunos errores que para ellos eran habituales. Y no digo escribir perfectamente, respetando todas las reglas de la gramática española, sino saber distinguir una palabra mal escrita por ignorancia de una mal escrita a propósito. Algo que, insisto, es normal. Porque el lenguaje escrito de chats y demás no es un lenguaje incorrecto, sino un lenguaje alternativo. No una evolución del idioma, sino una herramienta paralela. En muchas ocasiones, por encima de las reglas ortográficas, está la conveniencia. Y a veces un emoji vale más que mil palabras.

Volvamos con la buena de Irina. Imaginad que estamos en una mazmorra del RO (porque usar siglas también es fundamental y lógico en mensajería instantánea), luchando contra un temible enemigo, y necesitamos comunicar algo al resto del grupo con urgencia. Lo ideal sería tener una aplicación de audio simultánea, pero, en caso de tener que depender únicamente de la escritura, cualquier floritura que nos haga perder el tiempo, ya no sólo es innecesaria, sino también perjudicial para la comunicación.
He puesto un ejemplo algo extremo, pero se puede extrapolar a todos los niveles. Entre amigos no necesitamos hablarnos como en una novela, y mucho menos escribirnos como si se tratara de un formulario para el ayuntamiento. Ojo: siempre hablando de errores ortográficos que agilicen la comunicación; otra cosa sería confundir “b” con “v”, etcétera.

En realidad no es algo exclusivo de aplicaciones de mensajería, redes sociales o chats de videojuegos. Se puede aplicar a casi cualquier medio escrito. A veces, escribir “bien”, merma la capacidad comunicativa de un texto. Hablar de una forma que pudiéramos considerar “muy culta”, termina con el efecto contrario al deseado: que el mensaje llegue empañado, borroso, incompleto o, en el mejor de los casos, lento. Y eso es lo contrario a “comunicar”. Luego dependerá del estilo de cada uno, pero, como dije antes, no nos olvidemos del contexto ni de la premisa básica de la comunicación: transmitir un mensaje y hacernos entender.

Lo importante no es escribir o dejar de escribir por mensajería instantánea, sino leer, en general. Leer mucho. Prácticamente diría “leer lo que sea”. Porque la lectura invita a la lectura…, y ésa es una invitación que nadie debería rehusar.

Para terminar, quiero recordaros una cosa que debería ser básica para todo el mundo: la cultura jamás se consigue censurando y prohibiendo. Se obtiene dando, abriendo puertas, permitiendo el acceso a toda la información, y educando de tal forma que esa persona sepa utilizarla sabiamente.

3 comentarios sobre Lenguaje alternativo

  • Xelux

    Bueno, yo cumplo varias de las cosas odiosas que has comentado…. jajaja.

    Aunque no es defendible, si que creo que muchas veces se escribe mal porque lo que se pretende es contestar rapidamente a algo, y todos sabemos leer un texto con faltas de ortografía, por lo que se perdona si lo que se busca es informar de algo en concreto rapidamente.

    Las tildes… lo siento pero yo en el movil no las pongo ni las pondre nunca, la escritura se vuelve tan tediosa que, almenos yo, acabaria por no escribir, por lo que prefiero directamente pasar de ellas.

    Y los audios no estan tan mal, hay veces que tienes que explicar o comentar algo tan largo que tardas menos en mandar audio… o estas en andando o de camino a algun lado y segun andas vas hablando…

    En fin, supongo que lo importante al final es comunicar

  • Alex

    Muy buen artículo. En mi caso, aparte de obviar algunas tildes cuando escribo por el móvil (y algún fallo gramático por simple desconocimiento) y de nunca poner signos de exclamación e interrogación al principio de la frase, creo que escribo bastante bien.

    Pero bueno, como bien dices el contexto lo es todo, y sin él la comunicación se queda en simple información mal transmitida.

    De este artículo me queda una duda sin embargo. Irina… Irina era un hombre de 40 años gordo y calvo no?

  • Gold-St

    Hay casos y casos. Hay gente que para ir a trabajar debe llevar corbata. Pues lo mismo para escribir.

    De igual forma, no es lo mismo fallar por prisas o sencillamente descuido (hasta ignorancia) puntualmente en un whatsapp, y otro es escribir en un idioma directamente incomprensible, como a veces se ve en internet, en foros o redes sociales de habla hispana.

Comentar en Alex Cancelar comentario

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.