Guía argumental de The Legend of Zelda: La fantasía de Hyrule

Enlaces de compra:
Formato rústico o tapa blanda
Formato cartoné o tapa dura
Formato digital (.mobi)
Formato digital (.epub)

Para más información…
makosedai.com/guias-argumentales

The Legend of Zelda: La fantasía de Hyrule es un recopilatorio que incluye los seis primeros juegos de la saga. A saber: The Legend of Zelda, Zelda II: The Adventure of Link, A Link to the Past, Link’s Awakening, Ocarina of Time y Majora’s Mask.
El título no es casual, y creo que muchos os sorprenderéis al conocer el motivo de que haya decidido llamarlo así. El nombre completo del primer juego de la saga, publicado por Nintendo en el año 1986, es «Za Hairaru Fantajī: Zeruda no Densetsu». O lo que es lo mismo: «La fantasía de Hyrule: La leyenda de Zelda». ¿Cómo acabó el subtítulo convirtiéndose en el nombre oficial de la saga? Así lo decidieron Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka, los directores del juego. Optaron por abandonar aquello de «La fantasía de Hyrule» debido a que no resultaba tan fácil de pronunciar en japonés como «Zeruda no Densetsu» (ese «zeruda» suena prácticamente igual que «celda», no os asustéis).

Los dos primeros videojuegos, ambos publicados en la Nintendo Entertainment System, apenas tienen historia. Aun así, he querido añadirlos en el recopilatorio para no dejar nada fuera. Es lo que vais a encontrar en esta primera parte, la introducción, junto con un par de observaciones acerca de la cronología general. Después, cada juego tendrá su propia página, aunque todos comparten contraseña, que, como ya deberíais saber, viene incluída al final de las versiones física y digital de la guía argumental.

Sin más preámbulos, pongamos rumbo a Hyrule.





The Legend of Zelda

  Hace muchos años, el príncipe de las tinieblas, Ganon, robó la Fuerza del Poder, uno de los tres fragmentos de la Trifuerza, una reliquia dorada de valor inconmensurable, capaz de hacer realidad los deseos de quien logre recomponerla.
  La princesa Zelda, poseedora de otro de esos fragmentos, la Fuerza de la Sabiduría, decidió dividirla en ocho trozos y esconderlos por el reino de Hyrule, para así evitar que Ganon se hiciese con ellos. Además, pidió a su niñera de confianza, Impa, que recorriera el mundo en busca de un héroe capaz de derrotar al príncipe de las tinieblas.
  Ganon, quien de alguna manera había descubierto los planes de Zelda, secuestró a la princesa y ordenó a sus esbirros que hicieran todo lo posible por atrapar a Impa. Cuando estaban a punto de conseguirlo, un joven se interpuso en su camino y logró salvar a la anciana. El nombre de ese chico, al que todos conocemos, no es otro que Link.
  Cumpliendo la petición de Impa, Link inicia la búsqueda de los ocho trozos desperdigados por Hyrule, para así poder hacer frente a Ganon y rescatar a la princesa Zelda de su cautiverio.
  Éste es el prólogo de The Legend of Zelda y, por tanto, de esta ya mítica saga. Un argumento simple, conciso, sin desarrollo, pero que ha servido de piedra angular para absolutamente todos sus sucesores, y que supuso un antes y un después en el ámbito del ocio electrónico. Estamos hablando de un videojuego de 1986, por lo que era de esperar una ausencia casi total de argumento. Toda la historia se puede resumir en “Link buscando los ocho trozos de la Fuerza de la Sabiduría”. De todos modos, he creído conveniente incluir los dos primeros títulos en el recopilatorio, como forma de respeto (lo creáis o no, todos le debemos mucho a The Legend of Zelda) y para sentar las bases de los orígenes de la saga. Unos entrantes para abrir boca, previos al plato principal.
  La historia de este primer The Legend of Zelda concluye con Link recomponiendo la Fuerza de la Sabiduría y recuperando la Fuerza del Poder de manos de Ganon. Después, únicamente resta liberar a la princesa, ser felices y comer perdices, sin dejar de preguntarnos: ¿qué ha hecho ella para merecer aparecer en el título y en la portada en vez de Link?

Zelda II: The Adventure of Link

  Probablemente, muchos de vosotros no sepáis que la saga no siempre se llamó “The Legend of Zelda”. Tenemos una excepción aquí mismo, en esta segunda parte. Aunque lo cierto es que se trata de una “excepción” en más de un aspecto, incluyendo el apartado jugable, ya que estamos ante un videojuego de acción con vista lateral. Mala decisión que, por lo menos, les sirvió de lección sobre cómo no hacer las cosas.
  Pero vamos con la historia, que es lo que nos interesa. Nuevamente nos encontramos con un título basado de forma casi exclusiva en la jugabilidad (aunque hay bastantes NPC), por lo que el argumento es poco más que un adorno para dar sentido a lo que vemos, así que no lo juzguéis por ello. Recordad que esto no es más que la introducción ante todo lo que está por venir.
  Tiempo después de que Link destruyera a Ganon, el chico recibe la visita de Impa, la anciana niñera de la princesa Zelda. Trae malas noticias. La princesa ha caído víctima de un hechizo somnífero, que la ha sumido en un sueño eterno, del que únicamente puede recuperarse con la Fuerza del Valor, el tercer fragmento de la Trifuerza. Recordemos que en The Legend of Zelda vimos los otros dos: el del Poder y el de la Sabiduría.
  La Fuerza del Valor, a su vez, está protegida por un sello mágico que solamente desaparecerá cuando se hayan colocado seis estatuas en sus respectivos seis palacios. Impa tiene esas estatuas, pero no es una misión apta para ella, dada su avanzada edad. Por lo tanto, todo vuelve a depender del bueno de Link y su espada, su escudo, su pantaloncillo ridículo y sus orejas puntiagudas.
  Y no hay más. Link supera las seis mazmorras, coloca las estatuas, vence a una versión oscura de sí mismo y despierta a Zelda recomponiendo la Trifuerza. ¡Viva! ¡Que se besen! ¿Por qué no se besan, Nintendo? ¿A qué estáis jugando?

Dudosa cronología

  Antes de dar el salto (¡y vaya salto!) a The Legend of Zelda: A Link to the Past, debéis saber que, en cierto modo, cada nuevo juego de la saga es una historia diferente, independiente a las demás. Que no os engañe el hecho de que Zelda II sea continuación de The Legend of Zelda, igual que Link’s Awakening lo es de A Link to the Past, y Majora’s Mask de Ocarina of Time. La realidad es que absolutamente todas las entregas pueden ser jugadas en cualquier orden, sin que os perdáis más que un par de pequeños detalles.
  Con el paso de los años, Nintendo, arrastrada por el entusiasmo exagerado de algunos aficionados, se ha empeñado en ordenar cronológicamente todos los juegos, como si realmente compusiesen una única historia con varias ramas. Es evidente, en base a sus numerosas contradicciones, que no era su intención cuando los crearon. Pero ¿quién soy yo para quitaros la ilusión? Sinceramente, podéis considerarlos lo que os dé la gana y os haga más felices. Por mí, como si queréis proclamar que Ocarina of Time es continuación de PaRappa the Rapper y que Link es vuestro tío abuelo perdido durante la guerra civil. Respeto vuestra opinión, y respeto la libertad de Nintendo como dueños de la saga. Pero quería dejar claro mi punto de vista, para que sepáis cómo voy a encarar las próximas guías argumentales, obviando todo este asunto de la cronología común. De hecho, la cronología oficial cambió recientemente, alterando el orden de algunos juegos. Os podéis hacer una idea de lo cogido con pinzas que está todo.
  Aun así, os recomiendo encarecidamente leer las guías argumentales en el orden de publicación de sus respectivos juegos. No tanto, como ya digo, porque sigan un mismo hilo argumental, sino porque encontraréis muchas referencias a juegos anteriores, especialmente entre los títulos que compartan una conexión más estrecha, como los nombrados en el primer párrafo.
  Por lo tanto, el orden correcto de este recopilatorio es el siguiente: The Legend of Zelda, Zelda II: The Adventure of Link, A Link to the Past, Link’s Awakening, Ocarina of Time, Majora’s Mask.

Enlaces:

La fantasía de Hyrule: Introducción
A Link to the Past
Link’s Awakening
Ocarina of Time
Majora’s Mask

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.