Guía argumental de The Legend of Dragoon – Parte 1

GuiaArgumentalTheLegendOfDragoon01

The Legend of Dragoon es uno de los mejores y más conocidos RPG de PlayStation, que fue creado por la propia Sony a finales del milenio pasado. Qué raro suena esto último… pero es así.

Uno de los lectores (no recuerdo quién, porque borré el mensaje sin querer) me pidió hace tiempo que hiciera la guía argumental de este juego, y le prometí que tarde o temprano la haría. Aquí está la prueba de que siempre cumplo mi palabra.

He dividido la guía argumental en cuatro partes, del mismo modo que la aventura se divide en cuatro CD. Pero he decidido hacer cortes distintos, por lo que el final de un CD y el inicio del siguiente no tienen por qué corresponderse con el final e inicio de los capítulos.

Creo que no necesita más explicación, pues todo lo que hay que saber está explicado en la página principal de guías argumentales. Lo único que quiero que sepáis antes de iniciar la lectura, es que me he visto en la obligación de cambiar una grandísima parte de los textos del juego, pues la traducción española es de muy baja calidad.

Espero que el resultado final os guste, y que os traiga grandes recuerdos a todos aquellos que lo jugasteis en su día. De ser así, agradecería todo tipo de comentarios, ya sea en relación a la historia, a la propia guía argumental, o si encontráis algún fallo.

Capítulo 0 – Introducción

  En mitad de la noche, un pueblo está siendo atacado por soldados montados a caballo. Las llamas cubren todas las calles, dejando un paisaje desolador.
  El comandante de los soldados se encuentra frente a una mujer, que yace inconsciente. Tras sacar una esfera y ponerla junto a la cabeza de la mujer, la esfera empieza a brillar. Parece que han encontrado a quien estaban buscando.
  Un hombre encapuchado se acerca al comandante.
  —Su majestad, el emperador Doel, ha ordenado encerrar a esa chica.
  —¿Quién es ella?
  —Eso no es asunto suyo.
  Los soldados se marchan del devastado poblado, que ahora es sólo ruinas…

TheLegendOfDragoon00

Capítulo 1 – Seles

  Una mujer con armadura morada se encuentra en un risco de una montaña. Tiene la mirada clavada sobre el bosque, donde se aprecia la figura de un enorme monstruo.
  —El Dragón de Colmillos Verdes, Feyrbrand.

  Cerca de allí, un chico está sentado sobre el tronco de un árbol partido, leyendo un papel.
  —Hmm… “Hay más probabilidades de guerra”. Espero que sea sólo un rumor.
  Dart, que así se llama, escucha un ruido, como de estampida, y se acerca al camino del que parece proceder. Allí hay un grupo de soldados, cabalgando a toda velocidad. Los dos últimos se detienen al ver al chico.
  —¿Quién eres? ¿Eres mercenario de Basil? ¡Contesta!
  Uno de los soldados apunta su lanza contra Dart. Pero, lejos de asustarse, Dart se defiende, desenvainando su espada. Cuando el combate parece inevitable, algo los pone en alerta: el suelo ha empezado a temblar. Una gran figura aparece de entre los árboles. Es un monstruo gigantesco. Los dos soldados huyen aprovechando que el monstruo está atacando a Dart, quien esquiva los golpes como puede.
  Cuando todo parece perdido, una mujer de armadura morada aparece en escena, llevándose a Dart hasta una roca cercana, tras la que ambos se esconden hasta que el monstruo se ha marchado.
  —Gracias por salvarme. ¿Qué diablos era eso?
  —Es un Dragón.
  —¿Un Dragón?
  —¡Qué raro! Ese pueblo habría sido fácilmente destruido sin un Dragón.
  —¿El pueblo…? ¿Te refieres a Seles? Entonces, esos soldados eran…
  —A estas alturas ya no quedará nada.
  —¡Seles es mi pueblo!
  Dart corre tan rápido como puede, pero es demasiado tarde: Seles, su hogar, del que lleva alejado un tiempo, ha sido quemado. Allí se encuentran todavía algunos de los soldados. Dart se acerca a dos de ellos, que están separados de sus compañeros.
  —¿Qué hacéis aquí?
  —¿No lo ves? Vamos a ocupar esta zona, y estos gusanos están en nuestro camino.
  —¿Ocupar? ¿Os envía el Ejército Imperial?
  —No es asunto tuyo.
  Dart se enfrenta a ambos soldados, y los derrota con facilidad.
  Cerca de allí hay un campesino malherido. Dart se acerca a hablar con él.
  —¿Por qué está siendo atacada Seles?
  —Guerra… El Imperio de Sandora… nos ataca…
  —¿Y la tregua?
  —Rescata a Shana… Sólo… tú puedes…
  El campesino muere sin que Dart pueda hacer nada, así que decide hacer caso de sus últimas palabras: buscar a su amiga Shana.
  La ciudad está totalmente destruida, y la mayoría de sus habitantes, muertos. Dart encuentra a un hombre con vida: su nombre es Plos.
  —Mira el poblado… Ojalá hubieses vuelto antes… Se han llevado a Shana. Creo que era su principal objetivo.
  Otros tres soldados llegan junto a ellos.
  —¿Dónde habéis llevado a Shana? —Dart se prepara para luchar.
  —No te preocupes por ella. Debe estar recibiendo las cortesías de la Prisión Hellena.
  —¿Es una broma? ¡¿Habéis atacado la aldea sólo para secuestrar a Shana?!
  —Exacto, pero tranquilo, te dejaré seguirles… ¡pero no hasta Hellena! ¡Al infierno!
  Los tres soldados atacan a Dart, pero éste les demuestra que no se trata de un aldeano más, y consigue eliminar a los atacantes.
  —Dart, vas a ir a rescatar a Shana, ¿verdad? —pregunta Plos—. Puedes contar con la gente de Seles. Deberían quedar hombres suficientes que puedan moverse.
  —Gracias. Cuando lo arregle todo, volveré. Con Shana.
  Dart recorre Seles en busca de supervivientes. La verdad es que han sido muy pocos. Uno de ellos es el maestro Tasman, quien enseñó a luchar a Dark.
  —Eran demasiados. No pude detenerles yo solo. ¿Ya sabes lo de Shana?
  —Me dirijo a Hellena.
  —Quisimos pedir ayuda al Castillo de Indels —dice una mujer que se encuentra junto a Tasman—, pero dicen que hay un guardián viviendo en la Cueva de Piedra Caliza del camino y no podíamos ir.

TheLegendOfDragoon01

Capítulo 2 – Prisión Hellena

  —¿Quién diablos es esa chica?
  Fruegel, el jefe de la prisión, se encuentra hablando con un hombre encapuchado.
  —El futuro del mundo está en sus manos.
  —¿Eso es todo?
  —No necesitas más información. Aquéllos que no veis más allá, sólo debéis cumplir las órdenes.
  —¡Yo no acepto órdenes de ti! ¡Sólo su majestad Doel puede darme órdenes!
  —Recuerda esto —el hombre encapuchado saca una espada, haciendo retroceder a Fruegel—. Como le hagas un rasguño, te costará algo más que la cabeza. Es un mensaje del emperador Doel.
  
  Dart consigue infiltrarse en la Prisión, oculto dentro de un carro de comida. Una vez dentro, descubre que no es el único que anda suelto: otro hombre está luchando contra los guardias. Su nombre es Lavitz, y parece que acaba de escapar de la celda en la que estaba preso, junto a otros soldados.
  —¡Yo me encargo de esto! —grita a sus compañeros—. ¡Salvaos y volved al Castillo de Indels con vida! ¡Decidle al rey Albert…!
  Sin embargo, otro de los guardias de la prisión llega por detrás y empuja a los soldados al piso inferior, provocándoles la muerte. Dart y Lavitz acaban con todos los guardias de aquella sala, pero el soldado no se fía ni un pelo del recién llegado, y le apunta con su lanza.
  —¿Quién eres?
  —¡Me llamo Dart! ¡No soy tu enemigo!
  —Yo soy Lavitz Slambert. Soy el jefe de la Primera Caballería del Reino de Basil. No me imagino que nadie venga a propósito a Hellena. ¿Qué estás tramando?
  —Vengo a rescatar a alguien importante para mí. ¿Sabes algo de ella? Se llama Shana.
  —Iré contigo.
  —¿No deberías volver al castillo lo antes posible?
  —Esa chica que buscas, ¿es importante para ti?
  —Es mi problema. Fue culpa mía.
  —Hellena no es fácil de recorrer a solas. Eso también va por mí. ¡Pero contigo sí puedo escapar de aquí! Y con la chica, claro.
  —¿Cómo es que te fías de mí? Acabamos de conocernos.
  —Tus ataques son impresionantes. Sé que me guardarás las espaldas. Eso es lo que creo.
  Gracias a la colaboración de ambos, no tardan en encontrar la llave de la celda de Shana y sacarla de allí.
  —He venido a rescatarte. ¿No me has olvidado incluso después de no vernos en cinco años?
  —¿Cómo iba a olvidar? Has cambiado. Pareces más fuerte, mucho más que el Dart que conocí.
  Varios guardias llegan para estropear el reencuentro. Dart y Lavitz acaban con ellos mientras la chica ha puesto el ojo sobre algo:
  —Ya tengo 18 años… —Shana recoge un arco que hay junto a la pared—. ¡Sé luchar!
  Dart no está de acuerdo en poner a su amiga en peligro, pero Lavitz opina diferente:
  —Ha pasado sola por un infierno. De ser una mujer normal no habría sobrevivido.
  Dart, Lavitz y Shana eliminan a todos los soldados que salen a su encuentro, hasta que se encuentran cara a cara con el jefe de la Prisión: Fruegel.
  —¡Conque tú eres el de rojo que va de príncipe! ¡Tú y el líder de los caballeros serviréis de comida a mi mascota!
  —Tú atacaste Seles, ¿verdad? ¿Por qué ordenaste que se llevasen a Shana?
  —El emperador Doel me dijo que trajese a la chica. ¡La orden era tan trivial que añadí la orden de aniquilar Seles!
  —¡¡Imperdonable!!
  Dart y sus compañeros atacan a Fruegel, pero, aunque consiguen herirle, el jefe de la Prisión se levanta una y otra vez.
  —¿Es inmortal?
  Lavitz se ha alejado unos metros, hasta una especie de establo.
  —¡Subid al caballo! ¡Rápido!
  El caballo es lo suficientemente grande para los tres, así que consiguen salir de Hellena a toda velocidad, dando esquinazo a los guardias.
  Mientras tanto, el hombre encapuchado ha llegado a la sala donde está Fruegel.
  —¿Debemos contarle esto a su majestad Doel?
  —¡Espera! ¡Recuperaré a la chica!
  —Si no, morirás.
  Fruegel se marcha, dejando al encapuchado a solas.
  —Todo va como yo había planeado. Sí… No saben que los tengo en la palma de mi mano.

TheLegendOfDragoon02

Capítulo 3 – La cabaña

  Aunque su primera intención es volver a Seles, una multitud de gente les corta el camino.
  —El ejército Imperial está aquí acampado —dice Lavitz—. Es muy arriesgado.
  Deben buscar una ruta alternativa. La única posibilidad es una pradera cercana. Allí no hay ningún ejército, pero es un lugar donde resulta difícil esconderse. No tardan en ser descubiertos por un soldado Imperial, quien hiere a Lavitz de un flechazo en la pierna. Por suerte, el caballero es muy resistente, y consigue ponerse en pie. Tras esconderse entre la maleza, consiguen despistar a los perseguidores.
  Sin saber hacia dónde ir, y ya sin caballo, optan por alejarse de allí yendo en dirección contraria al camino que siguieron los soldados Imperiales. El camino les lleva hasta una cabaña aparentemente abandonada, donde deciden descansar. Lavitz no puede caminar con esa herida, y Shana podría curarle con sus conocimientos de primeros auxilios.
  Una vez dentro, Shana venda la herida de Lavitz. Por suerte no era nada grave.
  —Dart, háblame de estos últimos cinco años —le pide su amiga.
  —Fue un viaje de venganza. Un viaje para buscar al hombre que me privó de algo muy querido. Y para matarle. No podía decírtelo, Shana. Por eso me fui solo.
  —¿El Monstruo Negro? —Dart asiente—. Sólo sé el nombre. Nadie quería contarme más porque decían que era muy joven.
  —¿Qué es el Monstruo Negro? —pregunta Lavitz—. ¿De qué estáis hablando?
  —Tengo dos hogares —responde Dart—. Uno es Seles, donde viví con Shana. Y el otro es donde viví con mis padres, mi primer hogar, que me fue arrebatado por el monstruo hace 18 años. Neet. Fue cuando yo tenía cinco años. Neet fue atacado por el Monstruo Negro. Sólo tres pudimos salir del pueblo —sus padres y él—. Pero mis padres regresaron al pueblo, para ayudar a todos. El Monstruo Negro les estaba esperando. Yo me quedé solo, temblando, y esperé al amanecer. El sol iluminó un paisaje desconocido. Había transformado Neet por completo. Y encontré esto en el suelo —Dart muestra una esfera brillante—. Es un recuerdo. Lo único que mi padre siempre llevaba encima.
  —Dart, da igual… —dice la chica—. Lo comprendo…
  —Shana, siento no habértelo dicho.
  —Da igual. Sabía que algún día me lo dirías. No digas más.
  —Así que has vuelto de un viaje para poner fin al pasado —dice Lavitz.
  —Todavía no he terminado.
  —Hablaste de Neet. No parece un pueblo de este país.
  —Estaba más al norte de aquí. Supongo que ya nadie recuerda su nombre —Dart se queda pensativo—. Lavitz, dime. ¿Qué pasa en este país?
  —Actualmente, mi reino de Basil está en guerra con el Imperio Sandora. La guerra se ha extendido por todo Serdio.
  —¿Por qué se rompió la tregua?
  —Por el Dragón. El monstruo legendario dio más peso a Sandora e inclinó la balanza del poder. Y el emperador Doel se volvió más agresivo.
  —¿Dragón? ¡No, ni hablar! Algo así no puede usarse en una guerra.
  —¿Sabes algo del tema?
  —Me atacó un Dragón antes de entrar en Seles. Me vi superado. Era imposible escapar de él. Me salvó una guerrera que pasaba por ahí. Por eso sigo vivo.
  —El Dragón avanza más rápido de lo que creía. Debemos hacer algo o será demasiado tarde. Tengo que volver al Castillo de Indels, en Bale. Tengo que informar de muchas cosas al rey Albert. ¿Sabes qué, Dart? Deberíais venir conmigo. El ministro Noish podría saber algo sobre el Monstruo Negro.
  Volver a Seles es imposible por el momento, así que los tres están de acuerdo: irán al Castillo de Indels.

TheLegendOfDragoon03

Capítulo 4 – Cueva de Piedra Caliza

  Dart, Lavitz y Shana continúan el camino que les lleva hacia el oeste. Cerca de allí se encuentran con una familia. Lavitz se acerca a ellos.
  —¿Qué ocurre?
  —¿Cómo que qué ocurre? —responde el padre—. ¡Es culpa de tus caballeros!
  —Espera. Soy un caballero de Basil. Somos aliados.
  —¡Soy tu enemigo! ¡Escapamos de Sandora! ¡Los caballeros han destruido nuestras vidas!
  —No soportábamos vivir en Kazas —añade la madre—, y nos fuimos de allí. Por favor, perdónanos.
  —No hay por qué pedir perdón —responde Lavitz—. El rey Albert siempre echa una mano a los que sufren, incluso si son de un país enemigo —el caballero se gira hacia el pequeño de la familia—. Hijo, ¿tienes hambre?
  —Sí.
  —Pues toma esto —Lavitz entrega un poco de comida al niño, antes de volver a dirigirse a los padres—. Si vais por aquí, llegaréis a Bale. Podéis ir allí si queréis.
  —Pero si no conocemos a nadie —dice el padre, ya más calmado.
  —¿Por qué no vais a mi casa? Es demasiado grande para mi madre y para mí.
  Tras despedirse de ellos, Lavitz y sus compañeros prosiguen el viaje.
  Deben atravesar la Cueva de Piedra Caliza, pero hay alguien que no está dispuesto a ponerles las cosas fáciles. Se trata de Urobolus, una serpiente gigante. La fuerza de los tres parece suficiente para derrotar a Urobolus, pero, cuando creen haberla matado y están a punto de irse, la serpiente vuelve a levantarse y ataca a Shana, totalmente desprevenida. Dart se lanza en su ayuda, pero no llega a tiempo. La serpiente está a punto de clavar sus colmillos en la chica… cuando, de repente, una luz muy potente sale del cuerpo de Shana, destrozando a Urobolus.
  —¿Qué ha sido…? —ella está tan sorprendida como sus compañeros.
  —¿Qué diablos ha pasado? —pregunta Dart.
  —No lo sé.
  Los tres se quedan callados, sin saber cómo reaccionar a lo que acaba de ocurrir. Es Lavitz quien rompe el silencio.
  —En fin, estamos a salvo. Deberíamos pensar en cómo salir de aquí. Todo irá bien cuando lleguemos a Bale.

TheLegendOfDragoon04

Capítulo 5 – Bale

  Tras salir de la Cueva de Piedra Caliza, los tres viajeros llegan a Bale, ciudad situada al norte de la región de Serdio. Allí se encuentra el Castillo de Indels, hogar del rey Albert. Lavitz lleva a sus dos compañeros hasta la sala del trono. Allí está el rey, quien los recibe con gran alegría.
  —¡Ah, Lavitz! ¡Estaba preocupado porque te daba por desaparecido! ¡Por favor, poneos cómodos!
  —Majestad, es más de lo que merezco.
  —¡Ja, ja, ja! —a su lado está el ministro Noish—. ¡Es cierto! Su majestad estaba tan preocupado que no podía atender los asuntos de estado.
  —Ah, Noish, por favor, no te burles —responde Albert—. Lavitz es un amigo de la infancia, además de mi maestro de artes marciales. En fin, ¿dónde has estado?
  —Cuando aniquilaron a mi Primera Caballería, fui capturado por Sandora y encerrado en la Prisión Hellena… Sin embargo, gracias a este joven, logré escapar. Permitidme que os presente. Dart y Shana. Son de Seles.
  —Gracias por salvar a Lavitz. Os lo agradezco de todo corazón. En gratitud por ello, decidme si necesitáis algo.
  —Os pediré un favor —dice Dart—. ¿Es posible que cuiden de Shana en este castillo? Al parecer, el Imperio Sandora atacó Seles para llevarse a Shana. Podrían volver a por ella otra vez.
  —¿Para eso me has traído aquí? —protesta ella—. Yo quiero acompañarte. ¡No puedo remediar el tiempo que hemos estado separados, pero quiero estar contigo siempre!
  —Por desgracia —Albert corta las quejas de la chica—, no puedes dejarla aquí. El Imperio Sandora ha obtenido la fuerza de un Dragón, y ha pasado a la ofensiva. Mantenemos el frente en Hoax, pero si el Dragón ataca el castillo, no podremos defenderlo ni con las murallas.
  —Bueno, retiro mi petición —Dart comprende que dejar a Shana allí es peligroso para todos los habitantes de Bale—. Pero… una cosa más. Quiero hacerle una pregunta al ministro Noish.
  —Pregunta lo que quieras, hijo. Mi mente está llena con todas las leyendas y la historia del Continente Sin Fin.
  —Emprendí un viaje en busca del Monstruo Negro. El monstruo que atacó Neet hace 18 años. Me arrebató a mis padres y a mi pueblo.
  —¡Fuiste víctima del diablo! Hmm, apenas queda información. Todo lo relacionado con él quedó reducido a cenizas. Lo único que sé es que al Monstruo Negro le llaman “el diablo que desobedeció a la gran existencia”, y que también se dice que devoró al dios.
  —¿Devorar al dios?
  —Sí. Y, sorprendentemente, apareció en la historia hace 11.000 años.
  —Hace 11.000 años que la Campaña del Dragón terminó —añade Albert.
  —Tenéis toda la razón, majestad. Contaré la historia de la Campaña del Dragón… Como si de dioses se tratase, los alados gobernaban sobre todas las criaturas vivas y las usaban como esclavos. Los esclavos sufrían terribles abusos e injusticias. Su ira, se convirtió en una llama de furia. Entonces, una ráfaga de viento sopló por todas las tierras, esparciendo la llama hasta formar un fuego infernal. El viento era el emperador Díaz. Siete encarnaciones de dragones servían al emperador. Su valentía empujó al pueblo a levantarse en armas. Así empezó la Guerra de los Dragones. Fue una guerra dura. Tanto humanos como alados fueron heridos y regresaron a la tierra. Tras un largo periodo de sufrimiento, fueron los humanos los que conquistaron el futuro. La era de los humanos había empezado.
  —El Monstruo Negro apareció tras la Campaña del Dragón —repite Dark para sus adentros.
  Un soldado entra en la sala del trono, interrumpiendo la conversación.
  —¡Disculpad, señor! ¡Es hora del consejo de guerra!
  —Entiendo. Diles que vamos enseguida. Dart, Shana, esta guerra será especialmente cruda para aquéllos que no tengan un hogar al que regresar. El castillo está muy tranquilo. Es el mejor lugar para pensar en el futuro. Hay un sitio con buenas vistas junto a esta sala.
  Dart y Shana salen al balcón, mientras esperan a que termine el consejo de guerra. Poco después, Lavitz les hace compañía, y les informa de que han llegado noticias de Seles: el pueblo está a salvo por el momento.
  —Hay malas noticias. Sandora se prepara para atacarnos. Piensan usar el Dragón para la ofensiva contra Hoax.
  —¡Si sueltan a ese monstruo en la batalla, será un genocidio total!
  —Nuestra misión como caballeros es detenerlo. Me dirijo a Hoax ahora. Mantener el frente decidirá el futuro de Basil.
  —Sólo he vivido para mí mismo —Dart agacha la cabeza—. Creía que era algo que debía hacer por mí mismo, aunque tuviese que dejar a Shana y al pueblo atrás. Pero he vuelto, y mira esto. Casi vuelvo a perder mi pueblo. Lavitz, ¡me voy a Hoax contigo! ¡No quiero ver más masacres sin sentido!
  —¿Qué hay del Monstruo Negro?
  —Primero hay que acabar con la guerra.

TheLegendOfDragoon05

Capítulo 6 – En casa de Lavitz

  Antes de marcharse de Bale otra vez, Lavitz pide a sus dos compañeros hacer una parada en su casa.
  —¡Mamá! ¡He vuelto!
  —¡Lavitz! Estaba preocupada. Hace mucho que no sé nada de ti.
  —Sandora ha resistido más de lo que creía. Pero tranquila, ¡les hemos derrotado! —una mentira piadosa…
  —Tu difunto padre estaría orgulloso de eso. Me alegra de tenerte en casa, pero… ¡has traído novia! ¡Mi pequeñín!
  —¡Mamá! ¡No es mi novia!
  —Ah, no seas tímida. ¿Cómo te llamas?
  —Sh…Shana.
  —Shana, mi hijo es un poco raro y cabezota, pero es muy dulce.
  —Mamá, Shana es el amor de Dart.
  —Ah, por favor, perdóname —dice la mujer—. Pero si no se lo dejas claro, la harás sufrir.
  —Lo haré a partir de ahora —responde Dart.
  —¿Significa eso… que soy tu novia? —Shana está sorprendida.
  —Lo he dicho porque, si no, Lavitz tendrá problemas…
  —Lavitz, por favor, búscate a otra como ella para poder coger a mi nieto en brazos. Tú ya no eres un niño.
  —Sí, lo sé, lo sé…
  —¿Te vas a quedar hoy, cariño?
  —Bueno, me han ordenado defender Hoax. Así que debo partir en cuanto…
  —Pero al menos podrás comer, ¿no? Pronto estará lista.
  Mientras la anciana y Shana preparan la cena, Lavitz invita a Dart a subir al tejado, su “lugar especial”.
  —Esto es lo que veía todos los días, de pequeño. Crecí pensando: “¡Seré un caballero admirado como mi padre y protegeré este país!”.
  —Tu sueño se hizo realidad.
  —Sí, pero la realidad es mucho más dura de lo que imaginaba. Ahora admiro mucho más a mi gran padre. Me arrancaría la piel por proteger este país. Es la misma pasión que tú tienes con Shana. Como sabes de la importancia de la vida de Shana, arriesgas la tuya. No eras un loco suicida al aventurarte en Hellena. Serdio está cubierto de nubes de guerra. Tú eres el único que puede proteger a Shana. Lo sabes, ¿verdad?
  —Es como una hermana pequeña para mí…
  El grupo decide pasar la noche allí antes de partir.

TheLegendOfDragoon06

Capítulo 7 – Hoax

  Dart, Lavitz y Shana llegan al pueblo de Hoax.
  —Primero vamos al cuartel —sugiere Lavitz—. Káiser, el jefe de la Octava Caballería, debe estar esperándonos.
  —¿Esto es un pueblo? —Shana mira a su alrededor—. Parece una fortaleza.
  —La guerra lo cambió —responde Dart.
  El caballero y sus acompañantes se presentan frente a Káiser.
  —¡Lavitz! ¡Bienvenido! Siento lo de tu caballería…
  —No dejaré que los sueños de mi compañía mueran en vano. ¡Pondré fin a la guerra y unificaré Serdio!
  —Hmm. No podemos parar hasta hacer nuestros sueños realidad.
  —Te traigo a dos valiosos ayudantes, Dart y Shana.
  —¿Puedes informarnos de la situación? —pregunta Dart.
  —Seguimos preparándonos para el ataque de Sandora. Lo que me preocupa es el rumor de que usarán un Dragón.
  —Es mejor parapetarse aquí y ver qué hacen —dice Lavitz—, en vez de atacar a un Dragón que no conocemos.
  —Entonces todo dependerá de lo rápido que avistemos al enemigo —concluye Dart.
  Mientras Lavitz y Káiser hablan sobre estrategias de guerra, Dart y Shana se dan una vuelta por Hoax. En una de las casas conocen a la comadrona Gilda, quien dice haber ayudado a la madre del rey Albert a darle a luz. También tiene algunos datos sobre el inicio de la guerra:
  —Fue hace 20 años. El antiguo rey Carlo murió, y su hermano menor, Doel, se fugó. Al parecer, no soportaba que su majestad Albert, que tenía sólo seis años, fuese rey. Su majestad Doel y su majestad Carlo estaban muy unidos. No sé qué le haría cambiar. Doel creó un país independiente, dividiendo así Serdio en dos.
  Cuando llega la noche, Dart y Lavitz se encargan de vigilar desde lo alto de la muralla que rodea Hoax.
  —Hay un silencio extraño. Si el Dragón se acerca, lo sabremos. Fíjate en el bosque. Son búhos que cantan. Es la prueba de que no hay nadie en el bosque.
  El tiempo pasa, y, de repente, los búhos se quedan en silencio. Varias flechas de fuego sobrevuelan la fortaleza, y los primeros soldados enemigos hacen acto de presencia. No tardan mucho en traspasar la muralla. Es hora de luchar. Dart y Lavitz eliminan a los primeros invasores. Pero algo capta su atención: uno de los hombres que ha entrado a la fortaleza tiene un físico descomunal. No sólo por su fuerza, sino porque mide dos metros y medio.
  —¡Es un Gi…Giganto! —uno de los defensores de Hoax huye asustado.
  Dart y Lavitz le plantan cara, pero ninguno de sus golpes consigue herir a semejante bestia. El Giganto consigue tumbar a Dart, y prepara su hacha para darle el golpe de gracia. Por suerte, alguien llega en defensa del chico. De nuevo, la mujer de armadura morada. Lo sorprendente del asunto es que esta vez ha llegado volando. Sí, volando, pues lleva alas en la espalda.
  —¡Despierta! —la mujer se sitúa sobre Dart—. ¡Dragoon del Dragón de Ojos Rojos!
  El cuerpo del chico empieza a emitir una potente luz, que manda al Giganto por los aires. Lavitz mira, totalmente asombrado, cómo una roja armadura y un par de alas han aparecido en el cuerpo de Dart.
  —Éstos… ¡no son humanos! —los invasores, incluyendo al Giganto, huyen al ver la transformación.
  —El Caballero del Dragón —la mujer de armadura morada sigue allí, ya sin alas—. El Dragoon ha nacido.
  Dart regresa a su forma original, y cae al suelo inconsciente.

TheLegendOfDragoon07

Capítulo 8 – Dragoons

  Cuando Dart recupera el conocimiento, ya en la comodidad de una cama, reconoce a la mujer que está junto a Lavitz, Shana y él mismo.
  —Tú… tú eres…
  —Me llamo Rose. Me alegra volver a verte.
  —¿Conoces a Dart? —pregunta Shana.
  —Le he salvado la vida varias veces.
  —Gracias a Rose pude llegar a Seles —Dart recuerda cómo le rescató cuando estaba a punto de ser asesinado por el Dragón verde—. No te había dado las gracias.
  —No hace falta. Quise hacerlo.
  —Entiendo. Pero, ¿por qué estás aquí? Es demasiado sospechoso para ser una coincidencia.
  —Te seguí porque me quedé fascinada por ese artefacto que tienes, el Espíritu del Dragoon del Dragón de Ojos Rojos.
  —Esta… —Dart saca la esfera roja brillante que perteneció a su padre—. ¿Esta luz?
  —Te mereces gobernar a los Dragones. Esa luz es la verdadera prueba. Desde que el Espíritu del Dragoon empieza a brillar, debes aceptar tu destino como Dragoon. Igual que yo —Rose tiene una esfera igual, pero de color morado.
  —No sabía que hubiese tal poder oculto en el recuerdo de mi padre.
  —¿Cómo sabes esas cosas? —pregunta Lavitz—. Sabes demasiado sobre cosas que nadie sabe.
  —Es mejor que la ignorancia, ¿no? —responde ella.
  —Es cierto, pero lo tuyo no es sólo sabiduría. Es parte de una leyenda que se había perdido. Me lo contó el ministro Noish. Los que llevaron a los humanos a la victoria en la Campaña de los Dragones, fueron los Dragoons.
  —¿Ésa fue tu única razón para protegerme? —le acusa Dart—. ¿Sólo porque tengo el Espíritu del Dragoon?
  —No. Sinceramente, yo también me sorprendí. Me recordáis a unos viejos amigos. Vivían en medio de una generación turbulenta, pero fueron lo bastante fuertes para elegir su propio destino. Sabían hacia dónde ir, qué hacer, qué enemigos derrotar y a qué personas proteger. Siento que sois iguales, así que no pude evitarlo.
  —¿Dónde están ahora? —pregunta Shana.
  —Todos han muerto. Forman parte del pasado.
  Un soldado interrumpe la conversación. Trae malas noticias:
  —¡El Séptimo Fuerte de las Marismas está sufriendo el feroz ataque del Dragón! ¡La Décima y la Decimotercera Caballerías están abrumadas! ¡Los supervivientes siguen luchando!
  —¿De dónde vino el Dragón?
  —¡Del bosque del Volcán Villude! ¡Al parecer, el Dragón tiene allí su nido!
  Káiser se acerca a sus compañeros.
  —Gigantos y Dragones. Esto no es una lucha sólo entre humanos. ¡Si no derrotamos al Dragón, no tendremos futuro!
  —¡Reúne al resto de los caballeros! —dice Lavitz—. ¡Asaltaremos el Nido del Dragón!
  —La caballería tiene la ventaja de ser numerosa, pero no son más que humanos —Rose calma los ánimos—. Los humanos no pueden vencer a un Dragón. Si continúa avanzando, Basil será aniquilado.
  —¡No lo sabremos hasta intentarlo!
  —¿Crees que una muerte inútil es honrosa o qué? Sólo los Dragoons pueden derrotarle. Dart, debes comprender esto. Tenemos diferentes existencias. Estamos por encima de los humanos.
  —Eso es. ¡Un Dragoon! —Lavitz se gira hacia su amigo—. ¡Los Dragoons, que antaño gobernaban a los Dragones, pueden luchar contra el Dragón!
  —He sentido el poder del Dragoon en mí —responde Dart—. ¡Lo haré! ¡Creo en este poder!
  —Me siento aliviado —dice Káiser—. No queda nadie que pueda luchar en la Octava Caballería. Dart, Rose… Creo que sois los únicos que podéis ayudarnos. El Reino de Basil morirá si no vencemos al Dragón.
  —Confía en mí. Yo lucharé por vosotros.
  —Yo también voy —añade Rose, mientras un rugido retumba a lo lejos—. El Dragón de Colmillos Verdes, Feyrbrand…
  —Vuelve el miedo que sentía antes —reconoce Dart.
  —El verdadero miedo aún no ha empezado.

TheLegendOfDragoon08

Capítulo 9 – Volcán Villude

  Tras dejar atrás las ruinas a las que ha sido reducida la fortaleza de Hoax; Dart, Shana, Lavitz y Rose viajan hasta las Marismas. Antes de dirigirse al Séptimo Fuerte, cogen el desvío que les lleva al Volcán Villude.
  Una vez han llegado, el suelo empieza a temblar.
  —¿Es una erupción del volcán? —pregunta Lavitz.
  —No, no lo es —responde Rose—. Es el Pájaro de Fuego. Aparece en mal momento —el grupo observa desde lejos un enorme pájaro cubierto de llamas.
  —¿No podemos ignorarle? —Dart no quiere problemas con semejante criatura.
  —Eso depende de él.
  Los cuatro se internan en el volcán, esquivando los ríos de lava. De pronto, Shana se detiene.
  —¿Qué… es esta sensación? Me… está llamando.
  La chica sale corriendo sin hacer caso a sus amigos, que la persiguen hasta llegar a una sala con lo que parece ser un enorme esqueleto rocoso semi-hundido en lava.
  —¿Era esto lo que te llamaba? —pregunta Dart.
  —No lo sé. Pero al llegar aquí dejé de oír la voz.
  —¿Está vivo?
  —Parece una estatua de piedra —dice Lavitz.
  —¡No te acerques! —grita Shana—. Siento… que algo va mal.
  —Escucha a Shana —advierte Rose—. Este Virage sigue vivo.
  —¿Virage…?
  —¿No sabes lo que es? Bueno, te lo explicaré. Sabes lo de la Campaña del Dragón, ¿no? Los Alados eran menos y usaron a una criatura llamada Virage como su as en la manga. Los humanos usaban a los Dragoons y los Alados a los Virage.
  —Creía que la Campaña del Dragón acabó hace 11.000 años. ¿Cómo puede seguir vivo?
  —Yo diría que por el odio a los humanos, o como venganza contra los Dragoon.
  El Virage comienza a moverse y ataca al grupo, pero consiguen defenderse y hundirlo en la lava a base de golpes.
  No han terminado de recuperarse del combate, cuando un grito llama su atención.
  —¡Holaaaa! ¿Hay alguien ahí? ¡Socorroooo!
  Es un hombre, que está a punto de caerse de un saliente. Dart consigue llegar a tiempo y salvarle la vida. Como agradecimiento, el hombre les entrega un caro alfiler de zafiro.
  —Soy Dabas, de Lohan. Me dijeron que aquí podía encontrar una “joya ardiente”, así que vine… y mirad lo que me ha pasado. Por cierto, soy anticuario. Si pasáis por Lohan, venid a visitarme.
  Dabas se marcha, dando por imposible su misión.
  Cuando creen que están tranquilos, alguien llega para estropear el momento: es el Pájaro de Fuego. Sin sitio para huir, deben enfrentarse a él. Por suerte, el poder de los dos Dragoons es lo suficientemente poderoso como para exterminar al pajarraco.

TheLegendOfDragoon09

Capítulo 10 – Nido del Dragón

  El grupo consigue atravesar el volcán, y se encuentra con una pequeña zona boscosa: el Nido del Dragón.
  —¿No notáis nada? —Rose se detiene—. Este bosque está contaminado por el veneno del Dragón.
  —Ya veo —responde Lavitz—. Por eso Sandora no ha defendido este bosque. Una persona normal no puede soportar este veneno mucho tiempo. Es una defensa natura.
  —Estoy un poco mareada —reconoce Shana.
  —Supongo que es duro para una mujer.
  —Yo también soy una mujer —Rose no está muy de acuerdo con la afirmación de Lavitz.
  —Tú eres especial.
  —Especial, ¿eh? Muy bien. No me gusta aprovecharme de la fragilidad de la mujer.
  En la parte más profunda del Nido, el grupo se encuentra con un hombre, que no tarda en avistarlos.
  —¿Quién es? ¿Eres tú, Lavitz? Tiene gracia encontrarte vagando por aquí.
  —¡Tú eres… Greham!
  —¿Lo conoces? —pregunta Dart.
  —¡Nunca lo olvidaré! Era el Jefe de la Segunda Caballería de Basil. ¡Greham! ¡Antes era el padrino de mi padre!
  Lavitz y sus compañeros se acercan a Greham.
  —Bienvenido, Lavitz. Te has convertido en caballero cumpliendo los deseos de tu difunto padre, Servi.
  —¡No menciones el nombre de mi padre!
  —¿Me sigues guardando rencor después de más de doce años porque traicioné a tu padre?
  —¡Eso no es todo! ¡Traicionaste al rey Albert! ¡Traicionaste a todas las personas que conozco!
  —¿Es ésa la ira de un caballero patriota o de un hombre lleno de ansias de venganza?
  —¡Ambas! ¡Ahora podré vengar a mi padre, que confió en ti y murió en vano!
  —Vengarte, ¿eh? ¡Inténtalo! ¡A ver si puedes superarme con mi poder recién obtenido! ¡El poder del Dragón!
  Una potente luz ilumina el cuerpo de Greham, dando paso a una armadura verde y un par de alas.
  —¿Tú… tú eres un Dragoon?
  —No me extrañaría —Rose no está sorprendida—. Sólo los Dragoons pueden manipular a los Dragones. Detrás del Dragón debía haber alguien…
  Dicho y hecho: el Dragón de Colmillos Verdes aterriza junto a Greham.
  —¡Éste es el poder que he obtenido!
  —¿De dónde sacaste el Espíritu del Dragón? —Rose desenfunda su arma.
  —Me asombra que haya alguien en Basil que también sepa eso. Su majestad Doel obtuvo todo ese poder y esa inteligencia del emperador Díaz.
  —¿Acaso esto es un sueño? El emperador Díaz murió hace 11.000 años, con el nombre de Santo Imperial Gloriano.
  —Si esto es un sueño, ¿cómo explicas lo que estás a punto de ver?
  Greham ordena a Feyrbrand atacar a Lavitz y compañía. Un Dragón y un Dragoon. Sin duda, los rivales más duros que han tenido nunca. Pero Greham no cuenta con algo: Dart y Rose también son Dragoons. Entre su enorme poder y la fuerza de Lavitz, consiguen salir victoriosos.
  —Tienes la fuerza de Servi —Greham está herido de gravedad—. Mis esfuerzos han sido en vano. Hasta traicioné para obtener este poder…
  —Sigo… sin entender. ¿Por qué traicionaste a mi padre? Tú no eras así.
  —No había nadie más fuerte que tu padre. Eso fue lo único que nunca pude conquistar. Sentía… admiración por él, como compañero… y como amigo. Pero pasó el tiempo y se convirtió en una sensación… Un miedo por comprender los límites de tu destreza… Ese miedo no lleva a ninguna parte. Lo único que puedes hacer es maldecirte por tu debilidad…
  —¡Pero no podías superar tu miedo vendiéndote a Doel!
  —Había… una alternativa. Si lograba obtener un nuevo poder, podría ser igual o mejor que él… Eso fue… el Espíritu del Dragón que me dio su majestad Doel. Lavitz… sé fuerte. Ahora… puedo ir… a reunirme con Servi…
  Greham cierra los ojos y exhala su último aliento.
  —La ambición de poder acaba por consumirte —Rose rompe el silencio—. Un poder desatado sólo genera pesar. Debió imaginarlo. Ha tenido suerte de morir ahora y ahorrarse más pesar aún.
  Una esfera brillante se eleva sobre el cadáver de Greham, y empieza a emitir luz verdosa junto a Lavitz.
  —(¡Qué coincidencia…!) —Rose es la única que entiende lo que está pasando—. No puede ser… ¿O será el destino?
  —Lavitz —Dart se acerca—, quizás tú también seas…
  —Dart tiene razón. El Espíritu del Dragoon del Dragón de Jade te ha reconocido como su próximo amo.
  —¿Yo? —Lavitz está sorprendido—. ¿Un Dragoon? ¿Merezco gobernar Dragones?
  —No sólo lo mereces, sino que tienes la obligación de aceptar tu destino como Dragoon.
  —Es lo que me ha dejado Greham. Lo comprendo. ¡Acepto mi destino como Dragoon! ¡Usaré este poder para impartir justicia!
  Shana se aproxima al caballero para felicitarle por su nuevo poder, pero, de repente, se queda pálida.
  —Me cuesta… respirar.
  —Tenemos que ir a Lohan —sugiere Lavitz—. ¡Dicen que ahí hay un gran médico!

TheLegendOfDragoon10

Capítulo 11 – Lohan

  Llevando a Shana a cuestas, Dart llega, junto a sus amigos, al pueblo mercantil, Lohan. Por suerte, era el poblado más cercano al Nido de Dragón.
  El curandero de Lohan atiende a Shana sin perder ni un segundo, asombrado por ver veneno de Dragón por primera vez.
  —Al cuerpo no le pasa nada… Al menos eso parece. Pero su mente se ha cerrado desde que llegó aquí. Es como si la mente estuviese envenenada, no el cuerpo. No creo que en la clínica podamos ayudarla. Lo siento, pero en este estado puede durar una semana, si tiene suerte.
  —¿No puede hacer nada? —pregunta Dart.
  —Haré todo lo que pueda. ¿Qué hacía una chica tan mona con un monstruo legendario?
  —¡Luchó contra él para salvar al país! —Lavitz sale en su defensa—. ¿No hay nada que pueda hacer? ¡Piense!
  —Esperen… Si conseguimos Planta Dragoni, puede que sobreviva. Lo leí en un libro sagrado que heredé. Lo malo es que, igual que los Dragones, la Planta Dragoni sólo existe en la leyenda. No estoy seguro de que exista de verdad.
  Dart y Lavitz deciden preguntar por la ciudad, para obtener más información acerca de esa misteriosa planta. En una de las tiendas se reencuentran con Dabas, el hombre al que rescataron en el Volcán Villude.
  —¡Qué bien que estéis aquí! ¿Y qué queréis? Hay de todo en Antigüedades Dabas.
  —¿También tienes hierbas? —que nadie malinterprete la pregunta de Dart.
  —¡Pues claro! ¡Tengo de todo! ¡Desde medicinas únicas hasta medicinas secretas y mágicas!
  —¿Has oído hablar de la Planta Dragoni? Dicen que es una hierba muy rara.
  —¡Ah! ¡La Planta Dragoni! Deja que piense un poco. Recuerdo que oí hablar de ella en alguna parte. A ver en este cuaderno… ¡Sí! ¡Aquí está! “Al norte del bosque envenenado, pasada la planta de los líos, vi la Planta Dragoni, detrás de un templo”.
  Siguiendo las pistas de Dabas, Dart, Lavitz y Rose encuentran el Templo de Shirley. A Dart le sorprende un dibujo que hay sobre la puerta.
  —¿La escultura de un Dragón?
  —Sacad vuestros Espíritus de Dragoon —pide Rose.
  Las tres esferas brillan en sintonía.
  —¿Significa que hay un Dragoon aquí? —pregunta Lavitz.
  —Ve a verlo con tus propios ojos —Rose entra al templo sin pensárselo.

TheLegendOfDragoon11

Capítulo 12 – Planta Dragoni

  El Templo de Shirley está lleno de trampas y amenazas escritas en carteles, pero la misión es demasiado importante como para plantearse irse de allí sin la medicina. Todo parece obra de un hombre llamado Drake, con el que no tardan en encontrarse.
  —¡No os dejaré pasar! ¡Vamos! ¡Desenvaina la espada!
  —¡Espera! —Dart quiere evitar combates innecesarios—. ¡Sólo venimos a buscar la Planta Dragoni!
  —¿Pretendes que me crea eso? Seguro que venís a por el tesoro, ¿verdad?
  —Es más rápido luchar —Rose desenfunda su espada.
  —¡Ladrones! ¡Ahora ya sé cómo sois! Debo proteger a Shirley, o…
  Los tres Dragoons dejan grogui a Drake con facilidad. De repente, un espíritu con forma de mujer se aparece ante ellos. Es Shirley.
  —Drake… No pasa nada. Gente de los Espíritus de Dragoon, ¿por qué perturbáis mi momento de paz?
  —¡No venimos por eso! —responde Dart—. ¡Venimos a salvarle la vida a nuestra amiga!
  —¿Te acuerdas de mí? —Rose da un paso al frente.
  —Tú eres… —Shirley se sorprende—. Rose, ¿verdad? Oh… Ya entiendo. Todavía sigues con tu triste viaje.
  —¿No puedes darnos algo de Planta Dragoni? —Dart se impacienta—. ¡El Dragon ha envenenado a Shana!
  —¿Dragón? Oh, todavía se aferran a la vida… Por desgracia, no tengo Planta Dragoni.
  —¿Y qué pasa con Shana…?
  —Hay una forma de salvarla —Shirley muestra un objeto que tiene entre sus manos. Es una esfera brillante—. El veneno del Dragón desaparece con el Espíritu del Dragoon del Dragón de Plata Blanca, que está lleno de magia curativa. Pero antes, os desafío para ver si merecéis este Espíritu de Dragoon. Intentad superarme. Si no lo conseguís, la chica morirá.
  Shirley ataca a Dart y los demás, y estos tratan de hacer lo mismo, aunque ningún golpe daña al espíritu.
  —Dart, ábreme tu corazón.
  Entonces, Shirley adquiere la forma de Shana. Comprendiendo el truco, los Dragoons dejan de atacar.
  —Dart, te estaba esperando. ¿Por qué te fuiste sin decir nada?
  —Fui en busca del Monstruo Negro…
  —¿Qué vas a hacer cuando lo encuentres?
  —¡Vengarme!
  —Por favor, olvida la venganza y ven conmigo. El Monstruo Negro o yo, Dart. ¿A quién eliges?
  —A Shana, claro.
  Shirley vuelve a cambiar de forma. Ahora es el rey Albert.
  —¡Lavitz! ¿Qué haces aquí? Olvida a Shana y vuelve.
  —¡Tú no eres así?
  —¿Vas a desobedecerme?
  —¡Shana me necesita!
  —Bien dicho, Lavitz. Ése es el famoso caballero de Serdio. La vida es un tesoro. Ayuda a Shana.
  Shirley recupera su forma normal. Ha comprobado que aquellas personas hablan de corazón, por lo que decide ofrecerles su ayuda, entregando la esfera a Dart.
  —Rose, veo el final de tu agónico viaje. Este joven despertará a tu antiguo ser y te guiará al futuro. Ahora, iluminad la oscuridad con mi Espíritu del Dragoon de Plata Blanca. Pero debo pediros un favor —Shirley señala a Drake—. Ha protegido mi paz de innumerables ataques de los bandidos. Os hizo frente por mí. Por favor, salvad a Drake. Yo no tengo entidad, así que no puedo convocar el poder del Espíritu.
  Dart alza la esfera plateada, pero no surte efecto.
  —Sujétalo en alto con el Espíritu del Dragón de Ojos Rojos —le indica Rose.
  Dart obedece, y ambas esferas brillan con fuerza.
  —El Dragón de Ojos Rojos convoca el poder curativo del Espíritu del Dragón de Plata Blanca —explica Shirley.
  Drake se despierta, totalmente recuperado.
  —¡Con esto podemos salvarla! —exclama Dart.
  —Dart —Shirley tiene algo más que decir—, contemplar la verdad a veces causa dolor, pero podrás superarlo —el espíritu desaparece—. Adiós, Rose. Estaré esperando al día en que nuestros destinos vuelvan a cruzarse.
  —¿Shirley? —Dart la busca con la mirada.
  —Va camino del lugar al que pertenece —responde Rose.
  Drake decide quedarse allí, y los Dragoons inician el camino de vuelta a Lohan.

TheLegendOfDragoon12

Capítulo 13 – La Arena

  Dart vuelve tan rápido como puede a la consulta del curandero de Lohan, y coloca sobre Shana el Espíritu de Dragoon del Dragón de Plata Blanca. Antes de que haya sacado el Espíritu del Dragón de Ojos Rojos para activar los poderes curativos, como hizo con Drake, la esfera plateada empieza a brillar por su cuenta.
  —Creía que el poder no podía liberarse sin la ayuda de otro espíritu —dice Lavitz.
  Shana se despierta, y todos comprenden al momento lo que ocurre. La chica es también un Dragoon.
  —Si no, no se habría activado —dice Rose—. Shana ha purgado el veneno con su propio poder.
  —Sí, lo noto —Shana se incorpora—. El cálido poder de un Dragón. ¡Ya estoy bien!
  Dart agradece al doctor haber cuidado de Shana durante este tiempo, pero éste no acepta ningún pago.
  —Acabad con la guerra pronto. Eso valdrá.
  —El Dragón ya no es una amenaza. El rey Albert se encargará del resto pronto.
  —Hmm… Has derrotado al Dragón. Podrías conseguir el título de “Más fuerte del mundo”.
  —¿”Más fuerte del mundo”?
  —Te interesa, ¿eh? Bueno, llegas justo a tiempo para la Competición de los Héroes. Vienen valientes de todo el mundo a competir con sus músculos y su cerebro. Si te interesa, ve a la Arena.
  Como ya han terminado su misión, el grupo decide relajarse en la Arena. Bueno, eso de “relajarse” es una forma de hablar, ya que Dart está dispuesto a participar en el torneo de lucha. Sus compañeros no se oponen; lo único que le piden es que no se transforme en Dragoon. Mejor no armar escándalo.
  En la sala de espera, Dart se encuentra con un guerrero discutiendo con un hombre algo mayor. Éste último se muestra más calmado:
  —Las habilidades marciales maduran junto con el espíritu. Tú tienes un espíritu muy inmaduro. No eres rival para mí.
  —¡Voy a acabar contigo!
  El guerrero prepara su arma para atacar al otro hombre, pero éste lo derriba con un simple puñetazo.
  —Te lo dije. Hay que respetar a los mayores.
  Entonces, Dart se da cuenta de que conoce a ese hombre.
  —¡Haschel! ¡No has cambiado nada! —dice mirando al guerrero noqueado.
  —Bueno, le he enseñado modales. Nada más. Hmm… Te has fortalecido desde la última vez que te vi.
  —Tú también, Haschel. Pareces más fuerte aún.
  —Ja, ja, ja. ¡Tus cumplidos no me harán tener piedad contigo!
  —Lo sé. Te he echado de menos. Al hablar contigo recuerdo nuestro viaje juntos.
  —Eso me recuerda… ¿Qué fue del… Monstruo no-sé-qué?
  Uno de los organizadores entra a la sala de espera, interrumpiendo la conversación.
  —¡Caballeros! ¡Ha llegado la hora de decidir quién es el más fuerte de Sin Fin! ¡Entren en la arena cuando estén listos!
  El primer rival de Dart es un tal Gorgaga. Pese a los intentos de hacer trampas del guerrero, Dart sale fácilmente victorioso.
  Serfius será su segundo oponente. Posee una poderosa armadura, pero la espada de Dart consigue atravesar la defensa y dejarle KO.
  El combate de cuartos de final lo enfrentará a Danton, un hombre enorme. Dart recuerda su promesa de no convertirse en Dragoon, y vence a Danton con sus propias habilidades.
  El torneo está llegando a su fin: son las semifinales. Dart debe enfrentarse al subcampeón del año pasado: Atlow. Es un arquero más peligroso que sus oponentes anteriores, pero tampoco es rival para nuestro amigo Dart.
  La otra semifinal enfrenta a Haschel y un tal Lloyd. Dart espera luchar contra su viejo amigo en la final, pero… ¡oh, sorpresa! Haschel pierde el combate. ¿Tan poderoso es el espadachín contra el que va a enfrentarse en la final? Pronto lo comprobará.
  Dart contra Lloyd. El título de “Hombre más fuerte del mundo” en juego. Dart ataca con todo lo que tiene, pero no tarda en descubrir cuál es el punto fuerte de su rival. Es fuerte, sí, pero antes que eso es exageradamente rápido. Dart no consigue acertar ni un sólo golpe… y Lloyd gana el combate.
  —Aquí están los resultados de la Competición Anual de los Héroes de Sin Fin. ¡El vencedor es el espadachín de pelo plateado, Lloyd! ¡El hombre más duro y más fuerte de todo Sin Fin!
  —Me has derrotado con facilidad —dice Dart al campeón, en tono amistoso.
  —No has alcanzado tu límite. Serás más fuerte. Tendrás que serlo —Lloyd se gira hacia Haschel—. Tú también serás más fuerte.
  Lloyd se marcha, y Lavitz entra en la sala de los luchadores para buscar a Dart.
  —Tú debes ser el Maestro Haschel, de la Escuela Nagarjuna.
  —¡Interesante! ¡Dart, el Lobo Solitario, tiene amigos!
  Dart presenta a Haschel a sus otros amigos.
  —Busco a mi hija —les cuenta el Maestro—, que se fugó.
  —Nos conocimos hace cuatro años —explica Dart—, cuando yo andaba buscando al Monstruo Negro.

TheLegendOfDragoon13

Capítulo 14 – El rescate

  Dart y Shana deciden pasar sus últimas horas en Lohan paseando a solas. Cuando se reúnen con el resto del grupo, Lavitz pide a Dart hablar apartados del grupo.
  —¿Has hecho algo con ella?
  —No he hecho nada.
  —¿Nada? ¿Ni siquiera la has cogido de la mano?
  —Shana ya no es una niña. No hace falta que la lleven de la mano —Dart es un poco lelo a veces.
  —Dart, ¿entiendes de lo que te estoy hablando?
  —Supongo. Pero Shana es como mi hermana pequeña. No puedo cambiar eso.
  —No creo que Shana opine igual.
  —Cuando acabe la guerra, tendré que volver a partir en busca del Monstruo Negro… y no quiero meterla en eso.
  —Dart, la venganza no soluciona nada. Aprendí eso con la muerte de Greham, el hombre que traicionó a mi padre, el hombre que desertó a Sandora… El hombre que yo odiaba. La persona que debes buscar no es alguien de tu pasado, ¿no? Deberías prestar atención al presente. Te acepto un par de copas por este consejo. Cuando acabe la guerra tomaremos una copa en Bale.
  Un soldado llega a Lohan, dejando un rastro de sangre por el suelo. Lleva varias flechas clavadas en la espalda. Lavitz se acerca corriendo a él.
  —¡Tú eres un caballero de Basil! ¿Qué ha pasado?
  —¿Sir… Lavitz? Sandora… Un ataque sorpresa… Su majestad Albert… ha sido capturado…
  Al enterarse de semejante noticia, Lavitz sale corriendo a rescatar a su rey. Pero Haschel lo detiene.
  —Cuando los caballeros pierden el control, su señor no puede salvarse. Sólo tú puedes salvar al rey Albert. He tanteado la situación. Bale está ocupada. No creo que el resto de caballeros pueda hacer nada. El rey Albert se ofreció como cautivo para que el pueblo de Basil estuviese a salvo.
  —¡Debemos colarnos en Hellena! —Dart entiende del tema.
  —¿Qué opinas tú, Maestro Haschel? —pregunta Lavitz.
  —He llegado muy lejos, será mejor que siga.
  —¿Y qué hay de tu hija?
  —Llevo buscándola 20 años. Ir con vosotros un rato no cambiará nada.
  Los cuatro Dragoons y el Maestro Haschel viajan hasta la Prisión Hellena. Esta vez no hay tiempo para infiltrarse: mejor entrar por la fuerza. Ahí dentro está Fruegel, el jefe aparentemente inmortal de la Prisión. Junto a él, esposado y arrodillado, se encuentra el rey Albert. Aunque Fruegel tiene órdenes de mantener al rey con vida, sus planes son muy distintos: piensa matarlo en las próximas horas. Fruegel intenta enfurecer a Albert, pero éste no se deja amedrentar.
  —No tengo por costumbre hablar con hombres vulgares.
  —¡Pues vas a morir a manos de esos hombres vulgares! Al menos no estarás solo. Esos tipos de Bale irán después.
  —¡¿Qué…?! ¡¿Y la promesa de no hacer daño a nadie?! ¡No sabía que Doel fuese tan despiadado!
  Dart y sus compañeros llegan ante ellos justo antes de que Fruegel lleve a cabo la ejecución. Lavitz atraviesa el pecho del jefe de la Prisión con su lanza. Pero, aprovechando la distracción, alguien se ha aproximado a la espalda de Albert. Es el hombre encapuchado (salía en los primeros capítulos), que sostiene en la mano algo que acaba de arrebatar al rey.
  —La Joya de la Luna.
  Lavitz se transforma en Dragoon y ataca al hombre encapuchado, quien, al mismo tiempo, lanza un hechizo sobre el jefe de la Caballería. El ataque de Lavitz no impacta directamente; lo único que consigue es quitarle la capucha, dejando al descubierto su cara. ¡Es Lloyd! En cambio, el hechizo de Lloyd sí ha dado de lleno sobre el cuerpo del Dragoon. Lavitz cae al suelo mientras el “hombre más fuerte del mundo” escapa. Dart se acerca corriendo a su amigo, pero parece demasiado tarde.
  —¿Está bien su majestad Albert? Puedo confiarte todo… Dart, sobrevive… y…
  Lavitz cierra los ojos, mientras una esfera verde brillante se eleva sobre su cuerpo. Lo mismo que ocurrió cuando murió Greham. Esta vez, el destinatario es el rey Albert.
  —Lavitz, gracias…

TheLegendOfDragoon14

Enlace a la parte 2: capítulos 15-26
Enlace a la parte 3: capítulos 27-40
Enlace a la parte 4: capítulos 41-56

17 comments to Guía argumental de The Legend of Dragoon – Parte 1

  • L

    Jajajaja, este juego lo rejugué justo el mes pasado, que casualidad que resultase ser esta tu guía argumental sorpresa, que opinas del asunto “Familiar” de dos personajes que hay como teoría dentro del juego? Así, sin spoilers.

  • Shura

    Ay… que rabia, creo que este es el juego que más problemas me ha dado y no por dificultad sino porque me resultó imposible hacerlo funcionar y cuando funcionaba se borraba la partida, he leído hasta la parte en la que me quedé y me han dado unas ganas locas de volver a intentar jugarlo.
    Se agradecen estas guías, no he visto otra página que las hagan, además es clarita y bien escrita,y vienen genial para repasar historias a las que por falta de tiempo (o suerte T.T) no puedes acceder.

  • @L: Lo siento, vas a tener que esperar al último capítulo para eso… xD

    @Shura: Gracias, sólo con eso ya me ha merecido la pena escribir la guía. :)

  • L

    Solo pregunté si lo harías o no, por lo demás, cuando toque, toca xD Aunque me da curiosidad saber tu opinión.

  • L

    A lo de Shura, con emulador en PC se puede hacer funcionar perfectamente, tiene algunas probabilidades de congelarse en el CD2 y quizá en el 3, pero yo lo he pasado 2 veces sin ningún problema.

  • Por si también tienes/tenéis la duda: he tratado de hablar de todas las cosas opcionales. Historia de Fausto, etcétera.

    Y sí, yo también he jugado en emulador… y cero problemas. Por experiencia personal recomiendo “ePSXe 1.7.0”.

  • Shura

    Muchas gracias! probaré con esa versión del emulador,cuando lo intenté fue con las anteriores (también probé en la PSP pero no hubo manera y se pillaba siempre en los hechizos de Dragoon) a ver si con esa y aprovechando que el ordenador está limpito cuela o podría comprar el original en la tienda…¿alguien tiene 200 eurillos de nada sueltos? (qué barbaridad! o_o)

  • Vayven

    Este juego se encontraba en mi tercera opción, ¿Cuál es mi premio?

    “que fue creado por la propia Sony” ¿Creado por Sony? ¿Por Sony, Sony? ¿La Gran y Magnífica Sony? Este juego debe ser completado en una PlayStation, solo me faltan la consola y el juego, ya me leeré la guía cuando haya terminado este GOTY 1999.

  • Gold-St

    Me sienta fatal hablar mal del juego en una guía argumental tan currada. XD Por favor, espero el análisis para despacharme a gusto XDDD.

    (#truñojuego)

  • Joder Chris, cómo me has tocado la patata cuando he visto el título de la entrada. Aprovechando lo que le enlazas a Gold releí lo que escribí sobre este juegazo, y bueno, se nota que me dejaba llevar un poco por el fanatismo, pero para mí seguirá siendo un grandísimo juego.

    Comento sobre la marcha, no he leído nada, pero ten por seguro que me trago toda la guía argumental e iré comentando conforme avance.

    Qué bien!!

  • shillenzel

    Me has alegrado la tarde, este debe de ser el juego al que mas caña le he dado, ya estoy impaciente por las siguientes partes

  • Locke

    Vaya… no conozco este juego.. me estoy perdiendo de mucho ? xD

  • Locke

    Entonces no es recomendable? Pregunto por que no hay análisis y me es imposible saber tu opinión

    • Recomendable claro que es, si no no habría hecho guía argumental xD. Pero no sé qué se sentirá al jugar por primera vez en 2015. Ha envejecido regular. Prueba a ver.

  • Gold-St

    @Shock: no, que luego Tony terminará odiándome XD.

    ¿No sabes qué se siente jugarlo por primera vez en 2015? XD Te sirve mi experiencia de jugarlo en 2014. XD Una ensalada de lechuga que pase todo el verano en la mitad de una plaza envejece mejor. XD.

    @Locke: mejor lee la guía argumental. Considerando que saldrá una parte cada semana, se puede decir que tiene tiempos de carga menos frustrantes y ritmos menos absurdos.

    @Shock: no le des mi dirección a Tony XD.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: