Guía argumental de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots – Parte 1

Enlaces de compra:
Formato rústico o tapa blanda en Amazon
Formato cartoné o tapa dura en Mibestseller
Formato digital (.mobi) en Amazon
Formato digital (.epub) en Kobo
Formato digital (epub, mobi, PDF) en Lektu

Para más información…
makosedai.com/guias-argumentales


Es recomendable leer la saga de guías argumentales en el mismo orden en que fueron publicados los juegos originales.

Metal Gear Saga (Metal Gear + Metal Gear 2: Solid Snake)
Metal Gear Solid
Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty
Metal Gear Solid 3: Snake Eater
Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots
Metal Gear Solid: Peace Walker
Metal Gear Solid V (Ground Zeroes + The Phantom Pain)




ACTO 1: LIQUID SUN


Capítulo 147 – Oriente Medio

  «En un campo de batalla cansado, la guerra se ha convertido en rutina.»

  Oriente Medio, año 2014 (cinco años después de los sucesos del Big Shell, y nueve desde la conclusión del incidente de Shadow Moses).
  En una ciudad en ruinas de un país sin determinar, la milicia rebelde local trata de hacer frente a una poderosa compañía militar privada, o “PMC”, contratada por el gobierno. Un convoy de milicianos acaba de llegar a la ciudad, donde los enfrentamientos son constantes. En la parte trasera de uno de los camiones viaja un hombre encapuchado, de aspecto occidental.
  ―La guerra ha cambiado ―dice para sí mismo―. Ya no se trata de países, ideologías o razas. Es un sinfín de batallas de terceros, en las que luchan mercenarios y máquinas. La guerra y la muerte se han convertido en un negocio. La guerra ha cambiado. Soldados con placas de identificación, armas y equipamiento con sistemas de identificación… Las nanomáquinas dentro de su cuerpo potencian y regulan sus habilidades. Control genético, control de la información, control emocional, control en el campo de batalla… Todo está monitorizado y bajo control. La guerra ha cambiado. La era de la disuasión es ahora la era del control. Todo, en teoría, para evitar una catástrofe originada por armas de destrucción masiva. Y aquel que controle el campo de batalla, controlará la historia. La guerra ha cambiado. Cuando el campo de batalla está totalmente controlado, la guerra se convierte en rutina.
  Los milicianos bajan del camión y se unen a la batalla urbana. Por desgracia para ellos, no tardan en comprobar que la PMC cuenta con armamento más poderoso y una mejor organización, por lo que, pese a su superioridad numérica, pronto se ven en serios problemas. El hombre occidental, que no parece interesado en participar en el enfrentamiento, trata de evadirse entre los edificios en ruinas.
  De repente, se hace el silencio. Los soldados de la PMC no solamente han dejado de disparar, sino que se retiran lentamente. ¿Acaso se están rindiendo? Pues no. Más bien, todo lo contrario. Si se ponen a cubierto, es por un único motivo: han soltado a los Gekkos, robots bípedos de combate, de entre cuatro y cinco metros de alto, equipados con ametralladoras, y con una IA avanzada que les permite distinguir a los enemigos y actuar como unidades autónomas.
  El occidental logra sortear los Gekkos, avanzando hacia el norte, y se refugia en el interior de una de las casas en ruinas. Allí hace un corto descanso para encenderse un cigarrillo. Entonces, descubre que dos de esos Gekkos lo han seguido. El occidental rueda por el suelo, evitando ser alcanzado, y perdiendo su capucha en el proceso. Bajo la capa lleva un avanzado traje de combate con tecnología puntera, y una peculiar bandana anudada en la frente. Un atuendo que todos reconocemos al instante. Y es que aquel hombre no es otro que un envejecido Solid Snake.
  El ex-Foxhound logra dar esquinazo a los Gekkos pegándose a una pared, lo que activa el sistema de camuflaje de su traje OctoCamo, que se mimetiza con el patrón de aquello que toque. Incapaces de encontrarlo, los robots optan por marcharse.
  ¿Cómo ha acabado el bueno de Snake en esta situación?

Capítulo 148 – Reencuentro

  Tres días antes de su llegada a Oriente Medio, David, el héroe legendario que pasó a la historia bajo el sobrenombre de “Solid Snake”, se encontraba en un cementerio, visitando la tumba de su padre, el famoso Big Boss…, a quien él mismo asesinó quince años atrás.
  Entonces, un helicóptero aterrizó a pocos metros de él. De la cabina trasera descendió el doctor Hal Emmerich.
  —Hasta los muertos pueden oír —dijo Snake, adelantándose a las palabras de su colega.
  —Snake, tenemos que irnos. Un viejo amigo te está esperando.
  —Otacon… Los resultados de la prueba….
  —El análisis de proteoma ha dado positivo. Pero el de ARNm ha dado negativo. Las arrugas, la dureza de las arterias… Son síntomas de una vejez precoz. Parece el clásico síndrome de Werner. Pero ninguna de las pruebas puede determinar la causa.
  —¿Entonces?
  —Bueno… —Otacon agachó la cabeza—. Por la celeridad de tu envejecimiento, diría que…
  —Un año como mucho, ¿verdad? —Snake se observó la mano derecha, llena de arrugas.
  —Sí… Snake, ¿por qué no consultamos a otro médico?
  —No servirá de nada. Para empezar, no soy un humano normal. Y eso por no mencionar FoxDie.
  —Tienes razón —reconoció Otacon con resignación—. Pero no sabemos dónde está Naomi.
  Los dos hombres subieron al helicóptero, donde los esperaba el coronel Roy Campbell.
  —¡Coronel! —Snake se sorprendió—. Me alegro de verte.
  —Bueno, ya no soy coronel.
  —Bonito traje. Pensé que sólo te vería así vestido en la boda de tu hija. ¿A qué te dedicas últimamente?
  —Trabajo para una organización bajo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Nos dedicamos al análisis y evaluación del Comité de Inspección y Vigilancia de las PMC.
  —Ah, sí, recuerdo que la resolución se aprobó hace unos años.
  —Snake… Llegó a mis manos cierta información en el trabajo —Campbell hizo una pausa—. Lo hemos encontrado. Liquid está en Oriente Medio.
  —¿En serio?
  —Se está preparando para la insurrección. Quiero que lo detengas.

  Al final de cada capítulo, iré añadiendo explicaciones para los términos que considere convenientes, como puedan ser organizaciones, lugares, acontecimientos históricos, relacionados con armamento o medicina, etcétera.
  Sólo explicaré los términos que no hayan sido explicados en guías argumentales anteriores. Si queréis ver la lista completa, visitad el siguiente enlace:
  makosedai.com/metal-gear-database

  Información adicional:
  OctoCamo: Traje de camuflaje capaz de imitar cualquier patrón y textura de paredes, suelo u objetos, simplemente pegándose a ellos.
  Proteoma: Totalidad de proteínas expresadas en una célula particular bajo condiciones de medio ambiente y etapa de desarrollo específicas.
  Síndrome de Werner: Extraña patología genética que se caracteriza por un envejecimiento acelerado.
  FoxDie: Virus que se transmite por el aire, creado por la doctora Naomi Hunter, e inyectado en el cuerpo de Solid Snake.
  Congreso de Seguridad de la ONU: Departamento de la Organización de Naciones Unidas, cuya responsabilidad primordial consiste en mantener la paz y la seguridad a nivel internacional.

Capítulo 149 – PMC

  Solid Snake, Otacon y Roy Campbell se reunieron en el interior de un avión de transporte, el “Nomad”, perteneciente a los dos primeros. Dado que estaban en busca y captura por el gobierno de Estados Unidos, David y Hal vivían prácticamente a bordo del avión, junto a Sunny, hija de Olga Gurlukovich. Fue Raiden quien rescató a la niña, secuestrada por los Patriots, para posteriormente dejarla bajo el cuidado de sus dos amigos.
  Dentro del Nomad, el excomandante de Foxhound informó a Snake sobre la situación actual, mientras Otacon realizaba varios ajustes a un pequeño robot de su propia creación, llamado “Mk.II” (leído “Mark Two”).
  —Ese incidente de Manhattan provocó una gran reacción pública —dijo Campbell—. Ahora, los Estados Unidos deberán pensárselo dos veces antes de intervenir militarmente en otros países. Esto, a su vez, causó la privatización del ejército, siendo las PMC protagonistas del cambio. Las PMC no se asocian a ningún país o ideología concretos. Son empresas privadas, cuya única motivación es el dinero. Además de enviar mercenarios a zonas en guerra, proporcionan armas y entrenan a soldados locales. Son realmente trabajadores de la guerra, y saben cómo sacarle rendimiento. Entre sus clientes se incluyen países desarrollados, ejércitos rebeldes hambrientos de poder, pequeños países sin ejército propio…, e incluso grupos terroristas. Están en América, Asia, Oceanía, África, Europa… El crecimiento de las PMC hace que la guerra sea necesaria, y por eso ahora hay guerras por todo el mundo.
  —Cada época tiene sus propios mercenarios —respondió Snake—. Estas PMC no son ninguna novedad. Ya existían a finales del siglo pasado.
  —No, Snake. No se parecen en nada a los mercenarios de antes. El nuevo sistema de control en el campo de batalla que está utilizando el Pentágono, ha generado una gran diferencia entre los mercenarios de antes y las PMC de ahora. El “Sistema”, como lo llamamos, fue desarrollado por ArmsTech Security.
  —¿Te refieres a AT Corp?
  —Sí. Estos últimos años, AT Corp ha dejado de lado el desarrollo de armas, para concentrarse en los sistemas de seguridad. Les va muy bien desde que fundaron AT Security. El Sistema ha hecho posible la integración de información a niveles micro en soldados y unidades individuales; y, además, información a niveles macro sobre condiciones de campo y orden de la batalla.
  —Es decir, ¿han conseguido el control de batalla en tiempo real?
  —Así es —Campbell asintió—. Como resultado, la presencia global de las PMC ha crecido precipitadamente. Y con la aparición de las PMC controladas por el Sistema, han disminuido dramáticamente las muertes de civiles y las violaciones de los derechos humanos en el campo de batalla.
  —Unas guerras más limpias y seguras… —dijo Snake de forma irónica—. ¡Qué buena publicidad!
  La pequeña Sunny interrumpió la charla técnica, con expresión de enfado.
  —¡Snake! ¡Has vuelto a fumar, ¿verdad?! —la chica hablaba con dificultad, pues sufre de tartamudeo—. ¡En este avión no se puede fumar!
  Tras esta regañina más que justificada, Campbell siguió hablando.
  —El dinero que cuesta el mantenimiento de ejércitos propios, hace difícil su existencia para gobiernos y facciones rebeldes. Las PMC, por el contrario, son seguras y fáciles de utilizar. Dentro de poco, todo el mundo dependerá de ellas. Como resultado, cada vez hay menos ejércitos convencionales en el mundo. Sé que es difícil de creer, pero las PMC están superando en número a los ejércitos. Hoy en día, son las PMC las que actúan como ejércitos normales. En zonas de conflicto, suponen ya más de un 60%. La verdad es que, hoy en día, el mundo depende totalmente de las PMC.
  —Creo que fue la ONU quien autorizó las PMC en primer lugar —añadió Snake.
  —Sí, aunque Estados Unidos se abstuvo en la votación. Pero, en realidad, Washington obligaba al mundo a utilizar PMC sin dejar ver claramente sus intenciones reales. Hasta el levantamiento, claro está.
  —Los Estados Unidos han exportado mucho de su poder militar, y ahora están pagando el precio.
  —Exacto. Estados Unidos ha convertido la guerra en una forma de actividad laboral. Los economistas lo llaman algo así como “economía de guerra”, ya que ha ocupado el lugar que anteriormente ostentaba la economía del petróleo. Y yo, al menos, no voy a quedarme aquí sentado a ver lo que ocurre después. La expansión de las PMC depende de la cantidad de guerras, lo que genera más refugiados.
  —¿Huérfanos de guerra y niños soldados? —a Snake le vinieron a la cabeza imágenes de Raiden.
  —Sí. Los soldados de las PMC son más jóvenes, aunque están mejor entrenados.
  —Mercenarios provenientes de ejércitos gubernamentales, armas sin tripulación, niños soldados… Guerras en nombre de otros, en una nueva Guerra Fría.
  —Hay cientos de PMC en cada rincón del planeta —siguió Campbell—, y su número aumenta sin cesar. Ahora mismo, hay cinco PMC principales con poder internacional: dos en Estados Unidos, y una en Francia, Rusia y Reino Unido. Nuestras investigaciones nos han revelado que todas ellas están controladas por una empresa ficticia que actúa como compañía matriz. Su nombre es… “Outer Heaven”.
  —¡¿Outer Heaven?! —Snake jamás olvidaría el nombre de la base militar sudafricana que perteneció a Big Boss—. ¿Quieres decir…?
  —Sí: es Liquid. Tu hermano está al mando de este gran ejército, y está preparándose para llevar a cabo una insurrección.
  Aunque Liquid Snake murió en Shadow Moses, infectado por el FoxDie que le contagió David, su voluntad poseyó el cuerpo de Revolver Ocelot, después de que éste se implantara un brazo de Liquid. Parece que esto fue debido a las capacidades de médium que Ocelot heredó de su padre, un soldado soviético conocido como The Sorrow. Al principio, Ocelot mantenía a raya la voz de Liquid que oía en su interior, pero, un par de años después, cuando se encontraban en el Arsenal Gear (final de Metal Gear Solid 2), Ocelot perdió totalmente el control de su cuerpo y mente. Liquid robó un Metal Gear Ray y huyó de allí, para no volver a ser visto. Hasta ahora.
  —Liquid quiere alimentar aún más las llamas de la guerra —explicó Campbell—, para crear el mundo ideal que soñaba Big Boss.
  —Un mundo en el que siempre habrá un lugar para los soldados…
  —Tenemos que detenerlo antes de que sea demasiado tarde. ¿Entiendes lo que te quiero decir, Snake? Haz lo que sea necesario. Detén la insurrección de Liquid, incluso si eso conlleva…
  —¿Matarlo? Quieres que mate a Liquid, ¿no es así, coronel?
  —Lo siento. Sé que no es justo para ti. Es un encargo secreto; un asesinato a sueldo. Una operación encubierta para asesinar al propietario de una gran multinacional.
  Snake suspiró.
  —¿Por qué yo?
  —Por el poder militar de las PMC, y su efecto en la economía mundial. La guerra es en el siglo XXI lo que fue el crudo en el XX: el pilar que aguanta la economía global. ¿Recuerdas la alarma que saltó tras el informe americano durante la Guerra Fría, en el que se describía un nuevo modelo de guerra perpetua? Pues no es ni comparable a lo que nos enfrentamos ahora.
  —El “método Delphi” de Iron Mountain…
  —Pero eso era simple ficción escrita sobre un papel —replicó Campbell—. La realidad es mucho más grave. La comunidad internacional está preocupada, pero nadie hace nada, por miedo a que la economía mundial se colapse. Lo mismo le ocurre a la ONU.
  —A mí me parece bastante egoísta.
  —Snake, esta misión no viene de Washington, como en los viejos tiempos. Y tampoco la puede ordenar oficialmente la ONU. Pero no podemos mirar hacia otro lado mientras Liquid planea su insurrección. Si no hacemos algo, se convertirá en la mayor amenaza a la que jamás nos hayamos enfrentado. Snake, eres el único hombre en quien puedo confiar.
  —Está bien —respondió tras unos segundos de dudas—. Veamos los detalles.
  Roy Campbell le mostró imágenes recientes de Liquid Ocelot (mente del primero, cuerpo del segundo).
  —Nuestro conocimiento sobre la insurrección de Liquid proviene de informes de las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos, movilizadas después de que la ONU hiciera públicos nuestros hallazgos. Están vigilando los movimientos de Liquid. Hace dieciocho horas, fue visto en Oriente Medio.
  Otacon, que estaba escuchando, se unió a la conversación.
  —Allí hay un ejército rebelde, formado por minorías étnicas, que se bate en una guerra civil contra el régimen del lugar.
  —El ejército del régimen —añadió Campbell—, está formado mayoritariamente por una de las PMC de Liquid. Los milicianos locales, por su parte, han contratado a un pequeño grupo de instructores y comandantes de campo. También cuentan con soldados de PMC locales.
  —Ya veo… —respondió Otacon—. Una guerra por encargo, entre ejércitos contratados.
  —PMC contra PMC. Una guerra sin sentido. Típicas víctimas de la economía de guerra. Snake, tú te colarás en la zona del conflicto dentro de un camión, haciéndote pasar por uno de los operadores contratados por el ejército rebelde. Tu primer objetivo consistirá en contactar con nuestros informadores de la Patrulla Rata (“Rat Patrol”), equipo Cero Uno, también denominada “RAT PT 01”. Te estarán esperando.
  —Patrulla Rata, ¿eh? —dijo Snake—. Suena a que son silenciosos.
  —Son una unidad de las Fuerzas Especiales, asignada al CID, el equipo del ejército que investiga las PMC.
  —¿El CID? Realmente son las ratas del ejército…
  —Pongo la mano en el fuego por ellos —aseguró Campbell.
  —¿Son amigos tuyos?
  —Algo así. El desplazamiento hasta la zona se llevará a cabo como misión de ayuda humanitaria de la ONU, con la ayuda y protección del ejército estadounidense. Una vez allí, no contarás con la ayuda ni con la garantía de nadie. Y no puedes dejar nada que pruebe tu presencia; mucho menos la de la ONU. Si algo de esto saliera a la luz, sería la chispa que incendiaría el mundo. Snake, ¿me harás este favor? ¿Eliminarás a Liquid?
  David se quedó un rato en silencio, observando una fotografía de Ocelot.
  —Yo no soy como las PMC —dijo al fin—. No necesito tu dinero.
  —Gracias.
  —Y hablando de chispas: ¿por qué no me enciendes esto? —Snake sacó un cigarrillo; los demás lo miraron con mala cara—. Está bien… Me ocuparé de encender mi propio fuego.

  Información adicional:
  AT Corp: Otra forma de referirse al contratista militar ArmsTech Inc.
  AT Security: Otra forma de referirse al contratista militar ArmsTech Inc.
  Washington D.C.: Capital de Estados Unidos, y, por consiguiente, forma de referirse a los más altos cargos gubernamentales. “D.C.” significa “Distrito de Columbia”.
  Método Delphi: Técnica de comunicación estructurada, desarrollada como un método sistemático e interactivo de predicción, que se basa en un panel de expertos. Su funcionamiento se basa en la elaboración de un cuestionario que debe contestar cada experto. Una vez analizados los resultados globales, se vuelve a realizar otro cuestionario, que deberán contestar los mismos expertos, tras darles a conocer los resultados obtenidos en la consulta anterior. El proceso puede repetirse varias veces, hasta alcanzar cierto nivel de consenso.
  Iron Mountain: Búnker subterráneo, que sirve de localización para la historia narrada en The Report from Iron Mountain.
  The Report from Iron Mountain: Libro paródico en el que se simula un experimento del gobierno, donde ponen a prueba a quince personas. La conclusión a la que llegan los organizadores es que la guerra resulta imprescindible para que el gobierno pueda mantenerse en el poder. Al igual que la saga Metal Gear, este libro muestra un claro mensaje antibélico subyacente.
  CID: La División de Investigación Criminal (“Criminal Investigation Division”), es la rama encargada de investigar crímenes o violaciones de leyes de guerra dentro del ejército de los Estados Unidos.

Capítulo 150 – Mk.II

  Solid Snake continúa con su búsqueda de la Patrulla Rata, en la ciudad en ruinas de Oriente Medio, donde los rebeldes se enfrentan a la PMC “Praying Mantis”, contratada por el gobierno local. Antes de proseguir, Snake decide hacer un alto en el camino para ponerse en contacto con Otacon, usando el sistema de transmisión Codec.
  —Aquí Snake. Estoy dentro de los límites de la ciudad. Este sitio está lleno de lagartos —se refiere a los Gekkos.
  —Ah, las armas bípedas no tripuladas de AT Corp. El ejército estadounidense las llama oficialmente “Irving”. Se han propagado como la pólvora dentro de las PMC. Ahora mismo tienen más que tanques. Su coraza es muy resistente, y, además, son muy ágiles. Será mejor que permanezcas fuera de su campo de visión.
  —Sin conductor, ¿eh? Dentro de poco van a sobrar los humanos en el campo de batalla.
  —De todos modos, tienes razón en que hay muchísimos Gekkos en esa zona, aunque no se necesitarían tantos ahí… Seguro que tiene algo que ver con la llegada de Liquid. Ah, Snake, me he adelantado y he utilizado el Mk.II para rastrear la zona antes de tu llegada. Lo encontrarás más adelante.
  —¿El “Mk.II”?
  —Es un terminal móvil remoto, construido por Sunny y por mí. El Mk.II te proporcionará un mapa de la zona y datos actuales sobre la batalla. Pero antes tienes que buscarlo. Te guiaré hasta él.
  Más adelante, Snake se topa con un enfrentamiento entre rebeldes y PMC. En realidad, él no es aliado de ningún bando, por lo que decide mantenerse escondido y alejado de la acción.
  Snake encuentra el Mk.II dentro de una casa cercana. Es un pequeño robot, con videocámara incorporada, que muestra la imagen de Otacon. Usa camuflaje óptico, y tiene un cable con el que puede dar descargas eléctricas.
  —Snake, te presento el Metal Gear Mk.II.
  —¿Metal Gear?
  —Pero éste no es un arma. Es un terminal por control remoto, diseñado para darte apoyo operativo.
  —¿Dónde estás tú?
  —¿Dónde voy a estar? En el Nomad. Por cierto, te he conseguido algunas cosillas con el Mk.II. Empezando por esto —el Mk.II le entrega un parche—. Póntelo en el ojo izquierdo. Lo llamo “Solid Eye”. Es una gafa que muestra imágenes por radar y otro tipo de datos en 3D. También tiene modo de visión nocturna.
  La conversación se ve interrumpida por una explosión, seguida de ruido de disparos. El combate ha llegado a aquella calle.
  —Los rebeldes están ahí fuera —dice Snake, usando el Solid Eye para analizar la situación a través de la ventana.
  —Parece que tienen ventaja con respecto a las tropas de la PMC del gobierno. Al menos, ventaja numérica.
  —Juegan en casa.
  —Snake, sé que esto es una misión de infiltración, pero necesitas algo para protegerte —el Mk.II le entrega dos pistolas con silenciador, una de ellas con munición tranquilizadora—. Son anteriores a la instalación del Sistema. Es un milagro que no hayan sido recicladas. Es difícil hoy en día encontrar armas que no estén controladas.
  Sin nada más de lo que hablar, Snake continúa con su misión.

  Información adicional:
  Irving: También conocidos como “Gekkos” o, coloquialmente, “lagartos”. Son vehículos bípedos de combate no tripulados, fabricados por ArmsTech, de entre cuatro y cinco metros de alto.
  Mk.II: El “Metal Gear Mark II” es un pequeño terminal móvil remoto, fabricado por Otacon y Sunny. Usa camuflaje óptico, y puede lanzar descargas eléctricas mediante un cable.
  Solid Eye: Parche con cámara incorporada, que otorga múltiples añadidos a la visión de quien lo porta, como pueda ser visión ampliada, visión nocturna, etcétera.

Capítulo 151 – Drebin

  Siguiendo las indicaciones del radar incorporado en el parche Solid Eye, Snake encuentra un almacén de armas, donde también hay un carro de combate, con las palabras “EYE HAVE YOU” y “DREBIN 893” grabadas en un lateral. En el centro del almacén hay un mono, bebiéndose un refresco de lata con total tranquilidad.
  Ignorando al mono, Snake se aproxima a un fusil de asalto M4 tirado en el suelo. Cuando se dispone a cogerlo, un hombre trajeado se muestra ante él, portando un pañuelo blanco de rendición.
  —No está mal ese M4, ¿eh?
  —¿Quién eres? —Snake le apunta con la pistola.
  —Ni enemigo, ni amigo.
  —No pareces un miliciano, ni tampoco un miembro de las PMC.
  —Soy un traficante de armas. De todo tipo de armas. No hay de qué preocuparse, toda mi mercancía está bien lavada.
  —¿“Lavada”?
  —Sí. Cojo pistolas con ID, como las de las PMC, y las modifico. De este modo, se pueden utilizar sin tener que pasar el detector de identidad. Es decir: soy un lavandero de armas. Me puedes llamar Drebin. Así nos llaman a todos nosotros.
  —¿Hay más como tú?
  —Por todas partes…, aunque nunca he conocido personalmente a ninguno. Yo soy Drebin 893 —el traficante recoge el fusil del suelo y se lo ofrece a Snake—. Quédatelo, es un regalo de bienvenida.
  Snake acepta el regalo, sin dejar de apuntar. No se va a fiar tan rápido de él.
  —El M4 —sigue Drebin—, el fusil oficial del ejército de Estados Unidos, proviene del M16. Éste es un modelo puntero, muy común entre los peces gordos de las PMC.
  —No está mal.
  —Venga, pruébalo. Aprieta el gatillo.
  Snake introduce un cargador e intenta disparar, pero el arma no responde.
  —El gatillo está bloqueado.
  —¿Eh? —Drebin se aproxima a él—. Qué raro… Seguro que utilizas nanomáquinas de una generación antigua. A veces no son compatibles con el nuevo Sistema.
  —¿Cómo sabes todo eso? ¿Quién eres en verdad?
  —Cálmate. Durante el día, trabajo para AT Security. Estoy a cargo del control de producción. Y por eso puedo conseguir chips de ID antes de que sean registrados. Una parte de AT que el público no ve. Y por lo que yo veo, tú no perteneces al ejército de ningún país. Pero está claro que no eres un novato. Tienes nanomáquinas de una generación antigua, así que supongo que… ¿eres un antiguo miembro del ejército norteamericano? —no hay respuesta—. No sé qué haces aquí. Sea por lo que sea, será mejor que estés bien equipado, ¿no? Así que, dime: ¿hacemos negocios? No te arrepentirás.
  Antes de tomar una decisión, Snake prefiere consultarlo con Otacon.
  —No me gusta mucho ese tío —reconoce Hal—, pero podemos sacar ventaja con su ayuda. Sunny ha estado investigando mientras hablabais. Drebin, traficante de armas famoso en los círculos mercantiles bélicos. Es un hombre de negocios que vende armas en el mercado negro a pequeñas PMC y a milicias locales. Somalia, los Balcanes, Líbano, Darfur, Chechenia, Timor, Perú, Punyab, Cachemira, Colombia… Este tío se mueve mucho.
  Probablemente, la explicación sea que hay muchos Drebin, como ha dicho el propio 893.
  —¿Y cómo hace para liberar las armas? —pregunta Snake.
  —Reemplaza el chip de reconocimiento ID con una versión pirata. El problema es que en el Sistema hay datos sobre el chip que se ha reemplazado. Drebin es un empleado de AT Security; seguro que tiene algún contacto dentro que le borra los datos.
  —¿Crees que los Patriots están involucrados de alguna forma?
  —No tengo ni idea —responde Otacon—. Si los Patriots mueven los hilos desde las sombras, Drebin puede ser un verdadero fastidio.
  —¿Podemos confiar en él?
  —Drebin es un mercenario. La guerra le da de comer. No permite que las emociones estropeen su negocio, y nunca se ocupa personalmente del trabajo sucio. Lo único que le interesa es el dinero. Entiendo que tengas dudas, pero podemos utilizarlo sólo para conseguir información y armas. Una relación meramente profesional.
  —De acuerdo.
  Snake finaliza la llamada. Drebin está esperando para mostrarle su mercancía y explicarle el sistema de puntos. Si Snake le lleva armas que encuentre en el campo de batalla, se las comprará. A cambio, Drebin le puede limpiar alguna, o venderle las que tiene en existencias. Pero como eso es información puramente jugable, no le daremos más importancia.
  Drebin le inyecta una sustancia para suprimir sus viejas nanomáquinas, y así saltarse el bloqueo del Sistema. Hecho esto, el gatillo del M4 ya no está bloqueado para él.
  —Parece que te van bien las cosas —dice Snake.
  —No me puedo quejar. Con la economía de guerra, y el Sistema que controla todo… Ahora la ley la dictan los códigos del Sistema. Y el control es férreo. Por eso, te puedes llevar mucho dinero…, si estás dispuesto a saltarte las leyes. Gracias a la economía de guerra, los pedidos no paran de llegar. Vendo armas con ID a las PMC y a ejércitos de distintos países, y armas sin ID a terroristas y paramilitares. A veces pienso que crearon el Sistema para que los traficantes nos forrásemos. La privatización de los ejércitos ha multiplicado las PMC. Y si las PMC crecen, llegará un momento en el que la línea que separa a soldados y civiles será cada vez más estrecha. Antes o después, todo el mundo vivirá de la guerra. Toda la raza humana combatirá en guerras de terceros. Pero bueno, ¿qué voy a hacer yo, si la economía de guerra me provee tan bien? Tú también vives de la guerra, ¿verdad? Lo veo en tus ojos. Has sido testigo de muchos combates.
  —¿Qué te hace creer que me conoces?
  —No tienes de qué avergonzarte —Drebin le da una palmada amistosa en el hombro—. Yo soy igual que tú. Yo también crecí en este mundo. No me interesa el exterior.
  El traficante sube al carro de combate, y, a modo de despedida, dedica a Snake las mismas palabras escritas en el lateral del vehículo.
  —Eye have you.
  Que se podría traducir como “te estoy vigilando”, aunque no es gramaticalmente correcto. Únicamente se trata de su eslogan publicitario, así que no le demos más vueltas.

  Información adicional:
  M4: La Carabina M4 es un fusil de asalto semiautomático, fabricado por la empresa Colt de Estados Unidos. Es el arma principal de infantería estándar del ejército de Estados Unidos, y suele ser utilizada por numerosas unidades policiales de élite, como los SWAT.
  SWAT: La “Special Weapons And Tactics” (“Tácticas y Armas Especiales”), es una unidad de élite incorporada en varias fuerzas de seguridad de Estados Unidos, entrenada para llevar a cabo operaciones de alto riesgo, como el rescate de rehenes, la lucha contra el terrorismo u operaciones contra delincuentes fuertemente armados.

Capítulo 152 – RAT PT 01

  Snake prosigue su búsqueda de la Patrulla Rata, quienes, espera, le darán información sobre la ubicación de Liquid Ocelot. De camino al lugar marcado en el radar, presencia una escena tan curiosa como vergonzosa. Un miliciano ha oído un ruido dentro de un bidón grande agujereado y oxidado. Al levantarlo, descubre a un hombre con la cabeza cubierta por pasamontañas, defecando. El hombre del pasamontañas sale corriendo, mientras el otro le ordena que se detenga.
  Con el camino despejado, Snake logra llegar finalmente al lugar de encuentro, en la tercera planta del Palacio Advent. Allí no parece haber nadie. Sin embargo…
  —¡Tira el arma!
  Un hombre ha pillado a Snake por la espalda. Es el mismo hombre que estaba dentro del barril, defecando. Aunque lleva la cabeza cubierta por un pasamontañas, su voz deja entrever que es más bien joven.
  Snake finge rendirse, mientras se gira lentamente hacia aquel hombre. Aquella escena le trae recuerdos de Shadow Moses…
  —Novato, tienes puesto el seguro del arma.
  —No soy un novato. Tengo más de diez años de experiencia.
  Con la duda en el cuerpo, después de la advertencia de Snake, el hombre encapuchado decide revisar el seguro…, momento que aprovecha David para arrebatarle el arma y derribarlo usando CQC.
  —¿Cómo narices has conseguido sobrevivir diez años?
  —¡No te muevas!
  Otras tres personas rodean a Snake: un hombre calvo, otro muy corpulento, y una mujer con pasamontañas.
  —CQC, ¿eh? —dice ella—. ¿Te crees Big Boss?
  Snake observa el logo que ella lleva en la protección del torso. Muestra un zorro con un cuchillo entre los dientes.
  —¿Sois de Foxhound? —pregunta Snake.
  —¿Qué…? —la mujer deja de apuntar—. ¿Eres… Snake?
  La mujer se quita el pasamontañas, revelando su identidad. Snake se muestra tan sorprendido como ella al descubrir que se trata de una vieja amiga: Meryl Silverburgh.
  —¡¿Meryl?!
  —¿De verdad eres tú? ¿Qué le ha pasado a tu cara?
  —Envejezco rápido. No se sabe la causa.
  —Vaya…
  —Meryl, ¿eres tú mi informadora del ejército estadounidense?
  —Y tú debes de ser el inspector enviado por la ONU —Meryl hace un gesto a sus compañeros para que dejen de apuntar—. Somos la “RAT PT 01”. Estamos con el CID, la División de Investigación Criminal, uno de los cuerpos que investigan las actividades de las PMC.
  —Primero perros de caza, ahora ratas —es un juego de palabras, ya que “hound” se puede traducir como “sabueso” o “perro de caza”.
  Los tres compañeros de Meryl se llaman Akiba (el del pasamontañas), Ed (el calvo) y Jonathan (el corpulento). En realidad, Akiba es un apodo, ya que su verdadero nombre es Johnny Sasaki. Casualmente, era uno de los soldados encargados de vigilar las celdas de Shadow Moses, donde estaba encerrada Meryl. Tras escapar de su aprisionamiento, ella le robó el uniforme que utilizó para camuflarse entre los soldados genoma. Akiba no sobrevivió únicamente a Shadow Moses, sino también al incidente de Manhattan, pues trabajaba en el Big Shell bajo las órdenes de los mercenarios de Gurlukovich. Además, su abuelo Johnny era el vigilante de la celda de Naked Snake en Groznyj Grad. No tiene mayor relevancia, pero es un guiño recurrente en la saga, que merecía la pena comentar.

Capítulo 153 – SOP

  Meryl y sus compañeros muestran a Snake los informes que han elaborado tras investigar aquella ciudad y la PMC Praying Mantis.
  —Hace cuatro días que Liquid llegó a la zona —dice ella—. Desde entonces, siempre le acompaña esta mujer —en la fotografía se ve a una mujer con la cabeza cubierta por un pañuelo—. No parece una combatiente. Será una consejera, quizás sea científica.
  —Así que… —responde Snake—, ¿tú eres la comandante de la Unidad 01?
  —¿Algún problema con eso?
  —Has llegado alto.
  —Será porque alguien me enseñó bien. ¿Quizá un héroe legendario que desapareció repentinamente? Abandonaste la unidad…, pero yo nunca dejé de confiar en ti. Tampoco en Foxhound. En aquella época, sólo quería que me aceptaras. Quería que te dieras la vuelta y me miraras. Pero el pasado ya ha quedado atrás. Ya no me interesan esos jueguecitos de amor. Y bien, ¿qué estás haciendo aquí realmente?
  —Realizo un estudio sobre la amenaza que representan las PMC.
  —Sí, ¿eh? —Meryl no se lo cree; no es tonta—. Curioso, porque he oído rumores acerca de la existencia de un asesino que va tras el líder de las PMC.
  —Un rumor muy interesante —dice Snake—. Pero yo estoy aquí por encargo de la ONU, para estudiar los efectos y el impacto de las PMC en la protección de refugiados.
  —¿Eso es todo?
  —¿No te parece suficiente para un viejo como yo?
  —Sé que Liquid planea una insurrección. Pero mientras el Sistema de AT Security esté activado, no tiene nada que hacer.
  —¿Cómo puedes estar tan segura?
  —Han implementado un sistema que controla en tiempo real a cada soldado que hay en el campo de batalla, ya sea de un ejército o de una PMC. Y, para eso, cada soldado ha sido inyectado con nanomáquinas que le proporcionan un ID único. Las nanomáquinas controlan en tiempo real el ID de cada soldado, e información personal, las 24 horas del día. Controlan la posición de cada soldado, su velocidad de movimiento, munición restante, precisión de tiro, heridas sufridas, raciones, agua consumida y restante, nivel de sudor, latido, tensión, azúcar, oxígeno… Toda la información recogida por las nanomáquinas, sobre la condición del cuerpo, sobre el dolor y el miedo, o sobre las respuestas internas del cuerpo, es transmitida por una IA al corazón del Sistema. La información se monitoriza en el cuartel general, para facilitar tomas de decisiones más rápidas, precisas y racionales. Además, permite el control de crisis de cada soldado. Este Sistema lo utilizan el ejército norteamericano, ejércitos de Estados aliados, las PMC… Incluso hay agencias policiales que lo empiezan a usar. Si no implementan el Sistema, las PMC no tienen permitido enviar sus tropas a ningún lugar.
  —¿Vosotros también tenéis estas nanomáquinas del Sistema? —pregunta Snake.
  —Pues claro. Nuestra unidad sigue las mismas reglas que cualquier otra. Al principio, uno se siente un poco raro siendo observado las 24 horas del día, pero al final te acostumbras. Además, nos beneficia mucho en el campo de batalla. Sabemos mejor lo que ocurre a nuestro alrededor, así se evitan confusiones durante las misiones. Nuestras nanomáquinas se comunican entre sí, por lo que el trabajo en equipo es mucho más sencillo. Y esto no es todo lo que el Sistema hace por nosotros. También es una garantía de seguridad frente a las PMC.
  —¿Qué quieres decir?
  —Las PMC son grupos de combate sin Estado ni ideología. No luchan por patriotismo ni por ninguna otra causa similar. Poco les importa el motivo de la guerra. Luchan porque alguien los ha contratado para ello. Son mercenarios, un recurso más, por lo que no resulta difícil imaginarlos traicionando a sus clientes y uniéndose al enemigo, o negándose a luchar… O incluso cometiendo cualquier tipo de atrocidad contra la humanidad. Para controlarlo todo, el Sistema impide que soldados sin ID puedan utilizar armas, vehículos militares o cualquier otro tipo de equipamiento. Así que, si las PMC intentaran llevar a cabo un ataque terrorista o un golpe de Estado, sus armas y equipamiento se bloquearían automáticamente. No podrían atacar, moverse o combatir de ninguna forma. Y no sólo eso. Además, se nos informaría de todos los datos sobre su posición en el campo de batalla. Incluso si todos los soldados consiguieran burlar el Sistema, deshaciéndose de sus nanomáquinas, perderían su ID en el proceso, por lo que no podrían utilizar sus armas.
  —¿Están los Patriots detrás de todo esto?
  —¿Los “La-Li-Lu-Le-Lo”? ¿Qué es eso?
  Atención a este detalle: aunque Snake ha dicho “Patriots”, Meryl ha oído “La-Li-Lu-Le-Lo”, a causa de la censura de las nanomáquinas.
  —No importa —responde David—. Así que este Sistema es inviolable, ¿no?
  —Totalmente. Lo llaman “SOP”.
  —Sons of the Patriots… —murmura Snake, confirmando sus sospechas.
  —La IA que lo controla está secretamente custodiada por ArmsTech Security, lugar en el que se desarrolló, y en el Pentágono. Ninguna tercera parte podría controlarlo.
  —Acabo de conocer a un tipo que puede lavar armas ID. Así que el Sistema tiene sus fallos.
  —No habrá muchos de esos traficantes de armas —replica Meryl—. No representan una amenaza. No pueden manipular todo el engranaje de guerra de las PMC. De cualquier forma, para formar un ejército, Liquid tendrá que registrarse en el Sistema como una PMC. Sus PMC podrían, al menos numéricamente, superar al ejército de los Estados Unidos. Pero, mientras estén registradas, las actividades de sus soldados están constantemente controladas. Si nuestro país responde inmediatamente en cuanto Liquid empiece a actuar, podremos detenerlo por la fuerza. Cuando el ARSOC supo de la insurrección de Liquid, nos enviaron a vigilar a las PMC. Con el Sistema SOP controlando el cotarro, hay muy pocas eventualidades de las que ocuparse en el campo de batalla: conductas rebeldes, desacato a superiores, violaciones de contratos… Somos como el apoyo del Sistema a la hora de controlar a las PMC. Las inspecciones de las PMC siempre se llevan a cabo en el campo de batalla. Por eso podemos llevar y utilizar armas. En los últimos meses, hemos perdido a cinco equipos de inspección. Todos trabajaban en secreto dentro de las PMC de Liquid.
  —Entonces, si os cogen…
  —Nos exterminarán como ratas —muy apropiado el nombre de la unidad—. Pero eso no ocurrirá. Nos hemos entremezclado con las PMC, y, tras tres meses buscando en infinidad de batallas, por fin lo hemos encontrado. Cuando informamos que habíamos encontrado a Liquid, nuestros superiores nos pidieron que se lo comunicáramos a los investigadores de la ONU —Meryl ríe—. Pero no sabía que fueras tú.
  —¿El coronel no te dijo que me enviaba a mí?
  —¿El coronel? —Meryl endurece el rostro de repente—. ¡No me digas que es Campbell!
  —Sí.
  —¡¿Él te ha metido en esto?! —Meryl golpea la mesa—. ¡Tiene que ser una puta broma! ¡¿Esperas que trabaje con mi tío?! —la mujer tira una silla al suelo, que después patea con rabia—. ¡Esto es una mierda! ¡Él no es mi padre!
  Las nanomáquinas en el cuerpo de Meryl actúan, haciendo que se tranquilice.
  —Así que… ¿lo sabías? —dice Snake.
  —Sí.
  —Entonces ¿por qué lo sigues llamando “tío”?
  —Tú lo sigues llamando “coronel”.
  —Es tu padre.
  —Por lo que a mí respecta, seguimos siendo tío y sobrina. Nunca perdonaré a ese puto mujeriego.
  Tras los sucesos de Shadow Moses, Roy Campbell informó a Snake y Meryl de algo que él mismo acababa de descubrir un par de días antes, tras leer una carta que recibió de la viuda de su fallecido hermano, Matt Campbell, supuesto padre de la chica. En ella, la señora Silverburgh le confesaba que Roy era el verdadero padre de Meryl, fruto de una relación que mantuvieron en secreto, a espaldas de Matt.
  —Él… se volvió a casar —sigue Meryl.
  —¿En serio? —eso Snake no lo sabía.
  —Su nueva mujer tiene más o menos mi edad. He oído que incluso tienen un hijo. Pero parece que no tiene ni la más mínima intención de reconciliarse con su verdadera hija. En fin, hombres… Cerdos egoístas…
  Meryl clava su mirada en Snake, quien no puede hacer más que girar la cabeza, sin saber qué decir.
  Vaya con Campbell…

  Información adicional:
  Sistema SOP: También llamado simplemente “el Sistema”, o “Sons of the Patriots”. Creado por ArmsTech, SOP es un avanzado sistema de control, que permite monitorizar el desempeño de todos los soldados desplegados en los campos de batalla, mediante el uso y control de nanomáquinas.
  ARSOC: También llamado “USASOC”. El Mando de Operaciones Especiales del Ejército de los Estados Unidos (“United States Army Special Operations Command”), es el encargado de supervisar las distintas fuerzas de operaciones especiales del ejército.

Capítulo 154 – Ranas

  La conversación entre Snake y Meryl se ve interrumpida cuando Ed, el especialista en comunicaciones de la Patrulla Rata, detecta una señal en los sensores que Akiba ha colocado por el edificio.
  —Comandante, hay no menos de veinte unidades dirigiéndose hacia nuestra posición. Y no son de la PMC local, Praying Mantis. Son las Ranas.
  —Su ejército privado —dice Meryl, antes de girarse hacia Snake—. ¿Te han seguido?
  —Claro que no —replica David.
  Meryl mira a sus compañeros…, y no tarda en descubrir al culpable.
  —¡Akiba!
  —Mierda —Johnny Sasaki se retira de la ventana—. Puede que hayan visto el reflejo de las lentes de mis binoculares… —todos lo miran mal—. ¡No, esperad! ¡No ha sido culpa mía! —el chico se golpea la cabeza—. ¡Joder, joder!
  Sólo un tortazo de Meryl le devuelve la tranquilidad. Es curioso que las nanomáquinas no hayan hecho efecto en él, calmándolo como a Meryl antes, cuando perdió la compostura después de que Snake mencionara a Campbell.
  —¡Vámonos de aquí! —exclama la comandante.
  —Meryl —dice Snake—, ¿dónde está Liquid?
  —Más adelante, en un campamento. Te lo indicaré más tarde, si seguimos vivos.
  Snake y la Patrulla Rata se preparan para el combate contra las Ranas, unidades de élite de Liquid, todas ellas mujeres, equipadas con trajes de avanzada tecnología, que les otorgan una agilidad sobrenatural. Precisamente, las conocen como “Ranas” debido a su gran capacidad de salto.
  Meryl, Ed y Jonathan demuestran ser también muy habilidosos y estar muy compenetrados, gracias a las nanomáquinas de sus cuerpos. Akiba es otra historia; va un poco por detrás, procurando que no lo maten, aunque es experto en trampas.
  Su huida los lleva al sótano, donde Jonathan recibe un disparo en el brazo, antes de que terminen de limpiar la zona. El grandullón no parece muy afectado por la herida.
  —La red de nanomáquinas nos permite compartir las sensaciones —explica Meryl a Snake—. Pueden ver lo que yo veo. También nos ayudan a controlar el dolor.
  —¿Eso también forma parte del Sistema?
  —Gracias al Sistema SOP, mi equipo es capaz de operar como una sola persona. Bueno, a excepción de cierta persona que no es muy colaboradora —dice mirando de reojo a Akiba—. Bueno, ¿qué te parece? ¿Ya terminó tu era de los héroes?
  —No soy un héroe —replica Snake—. Nunca lo fui, ni lo seré.
  —Snake, no has cambiado nada. Pero tu cuerpo… ¿Estarás bien?
  —Este traje potencia mis músculos y articulaciones de forma artificial. Me las arreglaré.
  Meryl asiente, conforme con su respuesta.
  —El campamento de Liquid está más adelante. Lo marcaré en tu mapa. Ten cuidado, Snake.
  La Patrulla Rata se marcha, dejando a Snake a solas, momento que aprovecha para contactar con Hal Emmerich.
  —Otacon, ya sé dónde está Liquid.
  —Lo sé, estoy confirmando su posición. Parece que está al norte de tu ubicación.
  —Entendido.
  —Meryl ha cambiado mucho, ¿verdad? Ahora es más… segura de sí misma.
  —Me pregunto cuánto habrá influido el Sistema en ese cambio —responde Snake con ironía—. Los sentidos que desarrollabas con duro entrenamiento y experiencia, ahora se pueden obtener sin esfuerzo. Cuando estás bajo el control del Sistema, ni siquiera necesitas experiencia. Es incluso mejor que el entrenamiento de RV que tan de moda estaba hace unos años.
  —Sí. La creciente necesidad de las PMC ha llevado a la creación de soldados de élite más fiables y económicos. Y no ha hecho más que agravar el problema de los niños soldado.
  —¿Las nanomáquinas pueden paliar los efectos del trastorno por estrés postraumático de la guerra?
  —Buena pregunta. Puede que proporcionen cierta estabilidad psicológica.
  —¿Eso crees? —replica Snake, poco convencido—. Ese chaval, Akiba, estaba a punto de volverse loco.
  —Tecnológicamente, el Sistema debería poder optimizar la personalidad de cada soldado, aumentando su fortaleza psicológica.
  —¡Pero un soldado es mucho más que eso!
  —Snake, los tiempos han cambiado. Como Meryl. Y ahora dirígete al campamento del norte, donde está Liquid.

Capítulo 155 – Prisioneros del destino

  De camino hacia su objetivo, Snake se topa con una escena inquietante. Los milicianos rebeldes han sido asaltados por lo que parece ser un lobo robótico que no deja de sollozar.
  —¡La Bestia! —exclama uno de los combatientes, antes de abrir fuego.
  Al lobo se le unen después un robot volador que ruge con rabia, otro con tentáculos que no para de reír, e incluso un cuarto con múltiples brazos y dos marionetas, capaz de usar poderes psicoquinéticos y telepáticos. Algo que a Snake, irremediablemente, le recuerda a Psycho Mantis.
  Tras aniquilar a los rebeldes en un abrir y cerrar de ojos, los cuatro robots se marchan. Aunque eso de “robots” no es del todo correcto…, pero ya hablaremos de ello más adelante. Por el momento, toca seguir hacia el norte.
  Solid Snake llega finalmente al campamento del norte de la ciudad, donde, según Meryl, se halla Liquid Ocelot. Allí hay decenas de soldados de la PMC Praying Mantis, quienes han sido convocados por su líder. Tras recorrer el área con el Solid Eye, Snake encuentra a Liquid y la mujer de las fotografías, con un pañuelo cubriéndole la cabeza, en el segundo piso de un edificio en ruinas. Muy cerca de allí, vigilando la situación, están Meryl y sus hombres. Ella divisa a Snake a lo lejos, y se pone en contacto con él mediante el Codec.
  —Lo sabía. Snake, has venido aquí para acabar con Liquid, ¿verdad?
  —Ésa es mi misión. ¿Vas a intentar detenerme?
  —Mi misión consiste en controlar a las PMC. No estoy en posición de actuar. Lo único que puedo hacer es observar. No puedo ayudarte, ¿lo entiendes? Estoy aquí para mantener el orden y la paz.
  —Entendido.
  En ese momento, Liquid da una orden por radio. Pocos segundos después, todos los soldados empiezan a sentirse mareados, incluyendo la “RAT PT 01”, a excepción de Akiba. Algunos vomitan, otros echan espuma por la boca, caen al suelo, comienzan a pelearse entre ellos…
  —Nunca pensé que sería tan fácil —dice Liquid—. Estos resultados son esperanzadores, ¿no crees?
  La mujer no responde, y se limita a girar la cabeza, asqueada por lo que está viendo.
  Snake, quien también está experimentando cierto malestar, aunque mucho más leve que los soldados de PMC y la Patrulla Rata, intenta llegar a la posición de Liquid. Éste no tarda en verlo acercarse.
  —¡Hermano! ¡Ha pasado mucho tiempo!
  —¡Liquid! —Snake trata de apuntar, pero el pulso le falla.
  —¡Regocíjate! ¡No somos simples copias de nuestro padre, después de todo! ¡Somos libres de los lazos del destino! ¡Snake! Hermano… ¡Somos libres! Observa, Snake. ¡Observa cómo supero a mis propios orígenes!
  Snake cae al suelo, mientras su visión se nubla. Cuando levanta la cabeza, ve a su lado a la mujer del pañuelo en la cabeza, que ésta se retira lentamente.
  —¿Naomi…?
  La mujer, la misma Naomi Hunter que conoció en la misión de Shadow Moses, se inyecta a sí misma algo en el cuello, que después deja tirado en el suelo, junto a Snake, en una clara invitación a usarlo.
  —Snake… Si no quieres ser prisionero del sino, ve y escribe tu propio destino.
  Tras decir esto, Naomi se une a Liquid, y ambos huyen en helicóptero, llevándose consigo todos los Gekkos de la ciudad.
  Antes de perder el conocimiento, Snake ve a Akiba aproximándose a él…

Enlaces:

Metal Gear, parte 1: capítulos 1-3
Metal Gear, parte 2: capítulos 4-10
Metal Gear 2, parte 1: capítulos 11-18
Metal Gear 2, parte 2: capítulos 19-26
Metal Gear Solid, parte 1: capítulos 27-31
Metal Gear Solid, parte 2: capítulos 32-53
Metal Gear Solid, parte 3: capítulos 54-66
Metal Gear Solid 2, parte 1: capítulos 67-71
Metal Gear Solid 2, parte 2: capítulos 72-82
Metal Gear Solid 2, parte 3: capítulos 83-96
Metal Gear Solid 2, parte 4: capítulos 97-109
Metal Gear Solid 3, parte 1: capítulos 110-117
Metal Gear Solid 3, parte 2: capítulos 118-133
Metal Gear Solid 3, parte 3: capítulos 134-146
Metal Gear Solid 4, parte 1: capítulos 147-155
Metal Gear Solid 4, parte 2: capítulos 156-174
Metal Gear Solid 4, parte 3: capítulos 175-195

Metal Gear Database

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.