Están entre nosotros

Androides

¿Cómo podemos estar seguros de que no hay androides entre nosotros, haciéndose pasar por humanos? Siguiendo un pensamiento lógico podríamos llegar a una conclusión precipitada: “no hay pruebas de que existan, por tanto seguiré creyendo que no existen hasta que se demuestre lo contrario”. Y os doy la razón en cuanto a que no hay evidencia total, porque, si no, esta entrada no tendría sentido. Sería como decir: “¿Existen las barras de pan?”. Pues sí, existen las barras de pan. El resto del artículo tendrían que ser fotos de barras de pan, para rellenar, o algo. No habría más que decir.

Pero no coincido en lo de que no haya pruebas. Porque pistas, indicios, “cosas que sugieren que…”, sí que hay. Y muchas.

Que no tengamos la certeza de que hay androides entre nosotros, sería lo normal dentro de esa teoría, ya que la idea principal es que no nos enteremos de que están ahí. Porque, si no, fracasa el objetivo de la organización que quisiera infiltrarlos entre nosotros, y donde digo “organización” puede valer una IA súper-desarrollada, o cualquier otra idea social y científicamente viable que os parezca bien.

No quería entrar en el tema, pero, evidentemente, nada tiene que ver con el asunto de si realmente tenemos un Dios, ya que su objetivo sí es que sepamos que existe (por eso nos manda salvadores, y nos obliga a ser sus súbditos, matar por él, etcétera). En ese caso entiendo que podáis rechazarlo de inmediato, porque uno pensaría que debería esforzarse un poquito por demostrar su existencia. Con los androides, insisto, es el caso contrario: no quieren que lo sepamos.

Imaginad lo que podría ocurrir si parte de la sociedad estuviera en contra de los androides, y se negara a aceptarlos como conciudadanos, los rechazaran, e incluso quisieran destruirlos. Y el problema se extendería cuando empezaran las sospechas. “¿Y si esa persona es un androide pero trata de ocultarlo?”. Viviríamos en una situación angustiosa por culpa del rechazo a una tecnología difícil de entender para la mayoría.

Volviendo a lo que decía antes: indicios hay muchos. Si bien es cierto que, cuando sospechas algo, todo te parece un indicio. Te emparanoias. Lo que a mí me parece una cosa, a vosotros puede no parecérosla, lo entiendo. Por eso quiero tratar de abriros los ojos.

Si mi mente no es más que una mente normal humana, similar a la de cualquier persona de mediana edad (no se puede exigir el 100% de capacidad a niños, gente mayor, o personas con enfermedades y demás situaciones especiales), es normal que suponga que, ante una misma situación, todos reaccionaríamos de la misma manera. Mejor dicho: todos, o casi todos, analizaríamos igual la situación, y luego, dependiendo de la personalidad (o “persona”, en el sentido de “máscara”) de cada uno, actuaríamos en consecuencia.
Pero esto no siempre ocurre.

Cada persona es un mundo. No estoy diciendo que tengamos que actuar igual, ni mucho menos. Más bien todo lo contrario. Hay gente con la que hablas, o, simplemente, a la que escuchas (ya sea porque estás en la misma conversación, o por televisión, radio, e incluso por texto), y sabes que de ninguna manera esa persona podría ser un androide. Que luego puedes estar de acuerdo con lo que diga, no estarlo, o incluso parecerte un auténtico imbécil, pero sabes que su mente está trabajando de forma humana.

Suponiendo que haya androides entre nosotros, estarían programados para no salirse de lo convencional. No dar lugar a error de sistema que pueda llevar a sospechas. De hecho, puede que estuvieran programados para promover cierta conducta común, y hacer que los no-androides terminemos (¡suponiendo que no sea yo uno sin saberlo, ojo a esto!) siguiendo esa senda.
Es decir, que un androide podría querer casarse. Sería lo normal. ¿Acaso alguien no lo ve como lo normal? No ya casarse, sino al menos pensar en hacerlo algún día. Quieras o no, sentir esa presión, y planteártelo a ti mismo (luego, obviamente, depende también de otra persona, que podemos tener, o ni eso). Siguiendo la teoría de que los androides están aquí para controlar a las masas, tendría sentido que así fuera, para seguir siendo mayoría, que nadie lo cuestionase, y los demás siguiéramos en la cadena de montaje.
¿Y podría un androide no querer casarse? Por supuesto, si fue programado para ello. Del mismo modo que podría optar por casarse por la iglesia o por lo civil, ser homosexual, y muchas más variantes. Pero nunca le veríamos cuestionarse el sistema que nos han impuesto desde antes de nacer. Porque un androide nunca, jamás, va a tener sentimientos. Que pueda mostrar algo exactamente igual, es perfectamente posible… si ha sido programado para ello. ¿Podría cambiar su código? Sí: si ha sido programado para ello. Seguimos en lo mismo. Un androide no podría cambiar algo que no estuviera pensado que podría cambiarse, ya que toda su libertad viene del código con que fue programado, o del código que el androide escribió sobre sí mismo, que a su vez viene del código con que fue programado. Aunque el código final sea totalmente distinto, todo viene de esa primera posibilidad de cambiar. Pero siempre siguiendo las reglas de la programación. Nunca podría cambiar una línea de código por una manzana (ejemplo tonto, pero creo que se entiende).

No lo digo como certeza, ya que sería absurdo terminar intentando imponer una teoría, cuando, precisamente, este artículo sólo se basa en suposiciones, o en ideas que no llegan ni a eso. Pero si los androides estuvieran entre nosotros, me convence la idea de que el objetivo fuera ése: controlarnos. Porque a las personas se las puede intentar manipular, pero no es algo seguro. En cambio, a un androide lo puedes reprogramar como te dé la gana. Y luego serían esos androides los que, sutilmente, nos llevarían por la senda marcada por sus dueños.

Supongo que lo más lógico es pensar que esos dueños son (o eran) el gobierno de algún país, pero, puestos a fantasear, habrá quien piense en organizaciones secretas tipo Illuminati (sin entrar en la broma fácil que se busca en muchas imágenes, ya que es/era una organización 100% real, otra cosa es que siga existiendo o no), o algo parecido a los Patriots de MGS.

Podría darse el caso de que algunos de esos androides (¿o todos?) no supieran que lo son, algo visto ya en alguna historia de ciencia ficción. Creo que hay muchos motivos para pensar que yo no soy uno de ellos: me salgo de lo habitual en tantas cosas que casi me doy asco a mí mismo (mentira). Ser tan diferente a la mayoría es lo que me hace más humano.

Sin embargo, y es a lo que me refería en uno de los primeros párrafos, no dejo de encontrarme con gente que da el perfil de androide o de androidizado (dícese del que no ha sabido salir de la senda que nos han sugerido seguir). Gente cuya mentalidad no cambia en ningún momento de su vida (más allá de la madurez típica de la mayoría de nosotros, que en muchos casos no es tanta como se piensan, sino simplemente que les preocupa más lo que piensen de ellos y por eso actúan distinto).

Cuando intentas hablar con esa gente de cosas que se salen de su rutina, ideas que no son a las que fueron programados (convencidos), se puede dar el caso de que lo entiendan, coincidan o no con tu forma de pensar… pero también se puede dar el caso de gente que no lo entienda. No aceptan algo diferente. ¿No es acaso ésa una buena señal? Porque yo soy un humano como cualquier otro, y por mucho que algo se salga de lo que yo considero normal, mi mente puede procesarlo. ¿Acaso ese rechazo de algunas personas a todo lo que se sale de lo habitual no es un indicio de no ser mente humana sino programada? Por desgracia siempre nos quedaría la duda de si ha sido programado de inicio (androide) o durante su vida (lavado de cerebro). Que detectar androides no es tan fácil, y, desde luego, no voy a ser yo quien encuentre un método definitivo. Pero los indicios están ahí, y la duda queda sembrada.

Hay gente que sólo habla con frases hechas. Gente cuyas conversaciones parecen traídas escritas de casa. Gente que parece alimentarse de frases de auto-ayuda (o llamadlas como queráis), pareciendo que necesitan recordar cómo deben pensar. Porque yo a esas frases las llamo “de auto-convencimiento”. En plan: “debo ser así, voy a leerlo muchas veces porque me hace sentir más a gusto que me digan cómo debo pensar”.

Hay gente que aporta tan poco como humano/a, que podría ser perfectamente androide. No digo que no aporten a la sociedad; incluso puede que sean los que más aportan. Pero a la sociedad que ellos mismos han establecido, la que han conseguido llevándonos por el camino que querían.
Y yo diría que la gente que aporta poco como humano/a estaría por encima del 90% (iba a decir 99%, pero, joder, conozco a un porcentaje tan pequeño de la raza humana que sería una generalización estúpida).
Además, la gente que más merece la pena suele ser tímida, lo que dificulta conocerles (me incluyo), ya que el miedo a no gustar te hace contenerte (aquí hace tiempo que ya no me incluyo). Los que son estúpidos no se contienen, ya que no se dan cuenta de lo estúpidos que son, y por eso son tan extrovertidos.
Un androide no podría ser tímido, aunque sí estar programado para relacionarse lo menos posible, pero creo que la diferencia se puede ver fácil en cuanto conoces lo suficiente a una persona.

A la gente no se la educa transmitiéndoles nuestras ideas, sino enseñándoles a pensar. Cuando una persona sabe pensar, es perfectamente capaz de elegir las ideas que considera correctas, sin que tengamos que llevarle de la mano.

Se me ocurre un buen ejemplo con el tema de la homosexualidad, algo que siempre ha existido, pero que es en nuestra época cuando se está estableciendo como una opción tan válida como cualquier otra. Dependiendo del país, claro… pero creo que no se está valorando tan positivamente como se debería. Nunca un homosexual ha estado tan bien visto como ahora, hablando de la sociedad en general, ya que luego hay gente con opiniones de todo tipo, y es precisamente ahí adonde voy.
Mentalidad que se me antoja como lógica y normal: una persona quiere a otra persona. Esa otra persona también quiere a la primera. Ambas personas tienen la edad e inteligencia suficientes como para decidir por sí mismos. Quieren estar juntos. Cualquier “pero” está de más. No hace falta saber su raza, su sexo, ni ningún otro detalle, porque no dejan de ser personas con capacidad de decisión, que no se meten en la vida de nadie.
Mentalidad existente y muy propagada: sólo entienden que una persona quiera estar toda su vida con otra si es del sexo contrario (los hay también que necesitan que sean de la misma raza para comprenderlo, e incluso que hayan nacido el mismo año, que poco más y requieren haber nacido el mismo día a la misma hora). Es decir, que la cuestión no es que no les guste, ya que, muchas veces, eso no depende de nosotros. A mí no me gusta la paella, y no es una decisión mía, ni veo ningún motivo para que me guste. La paella no es un ente que tenga vida propia al que esté faltando al respeto por no comerla. Sin embargo, hay gente que no es capaz de procesar que existan los gays (y tampoco hay gente capaz de procesar que no me guste la paella, true story). Lo cuál me vuelve a hacer pensar en androides. ¿De verdad son personas poco tolerantes… o acaso es cierto que no lo toleran porque son incapaces debido a que se sale de lo programado?

Puedo comprender perfectamente un “No me gusta, pero que hagan lo que quieran. Yo no me meto en su vida y ellos no se meten en la mía”. Eso es un pensamiento lógico que va más allá de gustos. Eso es algo que haría un humano. Un pensamiento contradictorio. No hay un código que cumplir, no hay unas reglas inquebrantables, no hay una idea suprema. Entonces, ¿por qué hay gente que hace parecer lo contrario? ¿Acaso ellos si tienen ese código del que os hablaba…? Código que pueden no conocer, pues insisto que un androide no tiene por qué saber que lo es. De hecho, podrá renegar de ello como el que más, y hacerlo desde la más profunda sinceridad que da la ignorancia.

Hay una frase muy conocida de Oscar Wilde: “Bigamia es tener una esposa de más. Monogamia es lo mismo”. Mucha gente lee frases de este estilo y, desde la ignorancia, las tachan de machistas. Oscar Wilde, como muchos otros grandes pensadores de la historia, se salía del pensamiento único. Nuestra relación con el resto de personas no tiene que seguir unas normas típicas, habituales, las que pasan de generación en generación y te miran mal si no cumples. No. Cada uno elige por sí mismo. En ocasiones, porque es lo que te pide tu cuerpo. En otras, por decisión tras muchos debates internos. Es por eso que me parece tan respetable una unión entre hombre y mujer, entre dos hombres, o incluso una familia compuesta por dos hombres y una mujer, o dos hombres y dos mujeres (como en Marmalade Boy), siempre y cuando, insisto, todos estén de acuerdo con ello. Es tan respetable el pensamiento de Oscar Wilde como el de cualquier otro. Y si alguien no puede entenderlo, ojo, peligro de androide.

Continuamente me encuentro con gente a la que definiría como “sin-personalidad”. Y no significa que esa persona sea estúpida necesariamente. Una persona puede ser (¿parecer?) inteligente, tener muchos conocimientos, y, a pesar de todo, no tener personalidad. Algo que nadie jamás reconocerá de sí mismo. Sí que he visto a gente reconocer no ser muy lista, pero tampoco les he visto coger libros para tratar de remediarlo (y quien dice “libro” dice “artículos de internet”, que ya no tenemos excusa para no culturizarnos un poquito, eh).

Hay tanta (tantísima) gente así, que a veces me siento como en una especie de nube. Como si estuviera por encima de todo. Y no entendáis el “encima” como algo mejor, sino, simplemente, desde fuera, observando todo.
¿Habéis visto Watchmen? Cuando el Dr. Manhattan alcanza tal grado de conocimiento del universo, deja de importarle todo lo humano. Como si viera todo desde otro ángulo (un pensamiento lateral a lo bestia), y perdiera las emociones. Cuando tu mente es capaz de comprender ciertas cosas, te das cuenta de que la mayoría de las cadenas eran autoimpuestas. Y por cadenas me refiero a los convencionalismos. Lo que nos hace sentir cómodos, por sentirnos uno más.
Pues a mí me ocurre todo lo contrario que al doctor. Cuanto más diferente me siento de los “sin-personalidad”, más humano me parezco. O, al menos, siento que mi humanidad, la grandiosidad de esta raza inigualable (en el universo conocido), dista mucho de la de esos zombis en vida.

La estupidez de algunas personas lleva incluso a calumniar a nuestra propia especie. Seguro que habéis escuchado a algún gilipollas decir alguna vez “los animales son más listos que las personas”, “a veces me avergüenzo de ser humano”, y demás frases rancias, típicas de niñato que, sin embargo, vive aprovechándose de todas las ventajas conseguidas por nuestra especie.
Lo que no he visto nunca es a alguno de éstos irse a vivir al bosque, sin ropa, ni absolutamente nada, en armonía con sus queridos animales (a los que respeto, pero dentro de lo que son: seres de inteligencia más que limitada).

Le hacemos el trabajo fácil a estos supuestos androides, con cosas así. La mayoría de la gente no lucha por promover la grandeza de la humanidad, sino por seguir esa cadena de montaje en la que casi todos permanecemos desde el primer hasta el último día de nuestras vidas.

Lo dicho: no sé si hay androides entre nosotros o no, pero lo parece. Vamos a intentar aprovechar que tenemos un cerebro bien equipado y lleno de energía para dejar claro que no lo somos, ¿ok?
Leer mucho, conocer distintas opiniones, pensar por nosotros mismos, ser consecuentes… No es algo que se tiene o no se tiene, sino que es nuestra propia decisión. Y no es tan difícil. La inteligencia no quita la sed: da más y más; se retroalimenta.

Ah, un último consejo: ¡escuchad mucha música! ¿Acaso no es la mejor creación de la raza humana? Algo que trasciende épocas, modas, idioma, edad, raza, situación social… Y creo que esto es algo que un androide jamás entendería.

8 comments to Están entre nosotros

  • Nicolas Flamel

    You have earned a blog trophy!: “TL;DR”; you wrote a post (non videogames related) with even more words than average Snake codec conversation”

    Hablando de música, conozco una canción, o himno mejor dicho, acerca de porque vas a necesitar mucho mas de 3000 palabras para abrirle los ojos a la gente; de hecho, mis cálculos (¿de androide? :O ) me dicen que hay un 99.9% de probabilidad de que ya lo conozcas…

    Canción de Órbita Laika que ya no funciona pero que era muy buena y la cantaba Ángel Martín al piano

    • ¿Estás seguro de que no estaba hablando de videojuegos? ¿Eeeeh? Es una pregunta seria, no lo sé, no tengo muy claro de lo que va esta entrada.

      Muy buena canción, una pena la mala calidad de audio. Debería grabarlo en estudio.
      Creo que ya lo he comentado alguna vez, pero soy muy fan de Órbita Laika, me parece junto a Ilustres Ignorantes lo mejor de la televisión española.

  • Jaitor

    El problema de llegar a esa sensación de “ver todo desde fuera”, es la consciencia de que no podemos hacer absolutamente nada para hacer ver a la gente que no está pensando por sí misma.

    El mundo está tan lleno de androides que los humanos han pasado a ser la especie en extinción.

  • Locke

    Por un momento cuando comencé a leer pensé que hablabas del tema OVNI xD Pero luego me di cuenta del montón de críticas que entran acá, a las personas básicas más que nada.

    Buen artículo, honestamente no se que comentar. Pero una crítica tan buena y a tan diversos temas, merece que lo haga al menos para decir que me encantó. Va a favoritos que llegue a la mitad, para leerlo más adelante.

  • Gold-St

    Desde hace muchos años he llegado a una conclusión: siempre han existido las ovejas blancas que siguen a la manada sintiéndose bien por ello y siempre han existido (en menor medida, eso sí), las ovejas negras que recriminan a la manada sintiéndose bien por ello.

    Hasta el punto que, tomando un ejemplo aislado, me llegan a ofender de igual manera las estampitas sociales de “dale like a San Cipriano del Cipote si crees que Yisus salvará a este niño con alzheimer” como las estampitas de “dale like a Neil de Grasse Tyson si crees que deberían humillar públicamente a los que rezan los domingos”. A pesar de que, sinceramente, encuentro más interesante las enseñanzas del señor de Grasse Tyson que las de San Cipriano, creo que las ovejas más acertadas serán las que ignoran cualquier tipo de tendencia, hasta la tendencia de ir en contra de la mente enjambre.

    ¿Existe un ser omnisciente allá afuera vigilándonos? ¿Los aliens? ¿Las pelis de Tarantino que no se copian a sí mismas o a otros? ¿Un jrpg sin japonesitas chillonas? Pos no lo se, y como no tengo un conocimiento 100% de esos temas (nadie lo tiene ni lo tendrá mientras vivamos nosotros, nuestros bisnietos y sus tatartanietos), me da repelús negar o afirmar nada… y considero muy sano dudar en banda de cualquiera que afirme tener dicho conocimiento. Lo único que se es que, a pesar de todo, me llaman la atención las “pruebas” que si bien no demuestran nada, al menos son capaces de dejarme con algo de curiosidad.

    Y cuando algo me parece totalmente convincente y absolutamente seguro, por ejemplo, digamos, “es una chorrada inmensa decir que los reptilianos están moviendo los hilos de la sociedad mundial”, tiendo a pensar que hasta hace no mucho a la peña la linchaban por sugerir que quizás la tierra no era plana y prefiero mantener un escepticismo curioso. Porque si el día de mañana algún flipao descubre que el tiempo histórico discurre de manera cíclica o que los agujeros negros se pueden manufacturar en casa, o que es posible crear un aparato con un nombre tan ochentoso como colisionador de hadrones, yo prefiero quedarme como “joder, mola” antes de quedar como el cura de la inquisición que no le quedó más remedio que resignarse y terminar trabajando en el Ministerio del Tiempo :p.

    XD que al final, haya dios o no, hayan aliens interdimensionales o no, hayan referencias a los ovnis en las pirámides aztecas o no, pierda el madrid o no, yo tendré que seguir pagando las facturas y viviendo una vida de rata pobre… así que, ¿qué más da?

    Basta con ver que los antisistema de toda la historia, al ir en contra de lo establecido, han terminado estableciendo su propio sistema. Para contradecirme, prefiero seguir odiando a muerte a KH a la vez que tengo planes de platinarlos todos.

  • Iskander

    Llevo muchos años leyendo vuestros post. Ya desde legendsk y ahora en mako sedai. Y nunca había querido comentar nada. No había tenido la necesidad.

    Sin embargo este post es diferente, y desde aquí te felicito. Lástima que sean “pocos” los que lean este maravilloso post y pueda abrir los ojos o la mente a más personas.

    • Pues muchas gracias. Como curiosidad os diré que estuve a punto de no publicarlo, porque creía que nadie lo iba a entender (no porque os subestime, sino porque no me parecía bien explicado… pero es lo que pasa cuando improvisas un texto sin tema determinado). Me alegra mucho ver que algunos habéis sabido ver lo que hay detrás de tantas frases inconexas.

      Es verdad que lo que escribo no llega a mucha gente, pero confío en que vosotros ayudéis a cambiar eso, con un poquito de publicidad gratis a vuestros conocidos xD.

      (Por cierto, entiendo que la mayoría de gente lea sin comentar, pero si supierais lo mucho que motiva cuando lo hacéis… xD Es la única forma verificable que hay para distinguir visitas vacías de lectores reales)

  • samiel0

    Bienvenido a mi dia a dia, en el que cuando intento explicar algo mas complejo que 2+2=4 (que de hecho la solucion es +-4), me dan ganas de suicidarme.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: