Crash Bandicoot

No puedo decir que Crash Bandicoot, tanto el personaje como el videojuego homónimo, me sean desconocidos. Tampoco lo son para la inmensa mayoría de videojugadores con un mínimo de edad, ya que se trata de una figura emblemática asociada a la marca PlayStation. Casi pareciera que se tratara de una mascota de Sony, no de Naughty Dog.

Jugué a esta primera parte (pues son tres juegos) hace muchos años, únicamente los primeros niveles. Quizá fuera una demo, o tal vez me lo prestaran. No lo recuerdo. El caso es que no despertó en mí ni el más leve interés, a diferencia de otros videojuegos de plataformas, o del propio Crash Team Racing, que me robó horas y horas de ocio.

Ahora, gracias a la remasterización (o «remasterización plus», según sus creadores), y a mi recién adquirida Nintendo Switch, he podido conocer a Crash en profundidad, y cambiar esas primeras impresiones lejanas por una opinión hecha y derecha, contrastada.

Mi conclusión no se hará esperar: odio Crash Bandicoot.

Crash es un marsupial (de ahí su apellido) humanoide que está siendo utilizado para los experimentos del doctor Neo Cortex. La historia da comienzo con Crash huyendo de los laboratorios de las islas Wumpa, donde se desarrolla toda la aventura. Son tres islas, en realidad, que no recorremos libremente, sino avanzando por casillas, siendo cada una de ellas una misión.

Lo cierto es que, aunque todo el juego transmita esa sensación de estar huyendo, el objetivo de Crash no pasa por escapar sino por llegar al laboratorio principal del doctor Neo Cortex para rescatar a Tawna, una marsupial hembra de la que está enamorado. O eso he creído entender en el tramo final, ya que en el juego no explican absolutamente nada. Si careciera de argumento, nadie notaría la diferencia.

Durante la aventura también podemos manejar a Coco, la hermana de Crash, cuya aportación a la historia es nula casi negativa.

Estamos ante un juego de plataformas simple pero con mucha personalidad. Hay fases horizontales, fases verticales, y otras muchas en las que avanzamos «hacia el fondo» o «hacia la pantalla», lo que reduce muchísimo la visibilidad. En algunas, incluso, se combinan los diferentes ángulos de cámara con fluidez. Crash no puede hacer otra cosa más que saltar y girar para romper cajas o eliminar enemigos. La remasterización lo ha respetado al 100%, manteniendo toda la base idéntica, sin apenas cambios, más allá de las evidentes mejoras gráficas y sonoras, junto con algún otro detallito.

Aunque no hay límite de tiempo y podamos recorrer la mayoría de los escenarios libremente, todo el juego, como ya dije antes, transmite sensación de urgencia. Se vuelve especialmente tenso cuando descubrimos que podemos morir de un golpe y que los saltos exigen mucha precisión, por lo que pronto entraremos en una espiral de fracasar y reintentar…, que se puede hacer interminable.

El gran problema de Crash Bandicoot, en mi opinión, es que no es «difícil» sino «frustrante». No sólo requiere un control perfecto del personaje y un conocimiento casi milimétrico de los escenarios, sino que el propio videojuegos nos pone palos en las ruedas, con ángulos de cámara incomodísimos y un sistema de saltos impreciso, ya que el marsupial no siempre se impulsa de la misma manera. Habrá a quien le guste. A mí, desde luego, no.

Para evitar que tiremos la videoconsola por la ventana, Naughty Dog ha incluido varias ayudas en los escenarios, como puntos de control, las máscaras Aku Aku (que detienen un golpe) o la posibilidad de acumular vidas en otros escenarios antes de afrontar el siguiente. Esto, más que un «favor», es lo único que ha hecho que no abandone el juego, y que llegue hasta a divertirme por momentos. Si bien es cierto que la mayoría de misiones presentan un desafío asequible, hay algunos escenarios horriblemente mal diseñados. No sé si es peor que los hayan hecho así de difíciles a propósito o por fallos de cálculo en la programación.

Que un videojuego presente un reto, por supuesto, es algo divertido. Sirvan los combates puntuales contra jefes como ejemplo. Por contra, que, aun jugando más o menos bien, tenga la capacidad de frustrar, echa toda esa diversión por tierra. ¡Y eso pasándome el juego sin más! Porque luego hay desafíos extra, como romper todas las cajas de cada escenario, completarlos sin morir ni una vez o el modo contrarreloj, exclusivo de la remasterización. Incluso encontramos fases opcionales, para quien quiera completar el juego al 100%. Ya os tiene que gustar mucho el estilo, o estar muy aburridos, para querer gastar más de ocho o diez horas en un juego como Crash Bandicoot

Lo mejor:
– Un juego con personalidad.

Lo peor:
– Dificultad frustrante.

(Versión analizada: Nintendo Switch)

5 comentarios sobre Crash Bandicoot

  • XexuWilder

    Creo que este juego se pensó para ser jugado en recreativas, donde gastar dinero cada vez que palmabas.

    Hay pantallas realmente desesperantes donde más de una vez te matan por culpa del estúpido control del juego…

    En fin, no has comentado que en el juego se incluyen los 3 primeros juegos, esto no es algo que se venda a parte, y que el precio desde la salida fue reducido (no ha salido a 60€, sino más bien sobre 40€).

    El «pack» completo al menos proporciona bastantes horas de diversion/frustración

    • Es que solo he jugado al primero, por eso le he dedicado el análisis en exclusiva. No descarto jugar a los demás más adelante, aunque ya imaginarás que, a priori, no me hace demasiada ilusión…

  • XexuWilder

    Que me vas a contar…

    Yo me pasé el 1 y la mitad del 2, pero al ser el juego exactamente lo mismo…

    De hecho, creo que el nuevo 4 puede estar muy bien, pero tengo tan reciente estos… que pasando

  • Alex

    A mi me pasó algo parecido, aunque con distinto resultado. El crash 3 es uno de los juegos de mi infancia, y estaba emocionado cuando supe que podría jugar al 1 y al 2. Cual fue mi sorpresa al descubrir que el crash 1 no tenía absoulatemente nada que ver ni con el crash 2, y ni siquiera era remotamente parecido al 3.
    Este es uno de esos casos en los que las mecánicas de un juego expermientan una evolución tan grande en una saga que el primer y el último juego parecen hechos por estudios distintos. No me refiero a que deje de ser un plataformas, que lo es hasta el final, ni que de repente tenga una historia profunda e interesante (que ya te digo yo que no la tiene), sino que la forma que tiene el juego de plantearnos la jugabilidad cambia RADICALMENTE del 1 al 3. El sistema de juego es el mismo, pero en cuanto juegas un poco notas la diferencia.

    Y es una pena, porque la mayoría de la gente empezará a jugar por el 1 que es un plataformas puro y bastante frustrante, y no jugará al 3 que es la auténtica joya de la recopilación.

    Si al final te animas a jugar otro crash, ve directamente al 3. Si en el 1 la dificultad es 7/10 casi todo el juego con picos concretos de 9 o 10 debido al horrible control y cámara, el 3 balancea la dificultad dejandola en un agradable 6/10 casi todo el juego, excepto los retos finales y optativos.

    En resumen, si juegas primero al 3 te dan unas ganas tremendas de jugar al 1 y al 2, pero al revés que es como debería ser ….. Pues no pasa lo mismo.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.