¿Cómo autopublicar un libro?

Llevo ya dos años en el mundo de la autopublicación, lo cual puede no parecer mucho tiempo para un escritor normal…, pero recordemos que, en cuanto a velocidad de publicación, yo estoy lejos de ser “un escritor normal”. En este tiempo he publicado 7 novelas y 19 guías argumentales; un total de 26 libros, que se dice rápido.

Dado que, no conforme con escribir, también soy mi propio editor, creo que 26 libros son suficientes para permitirme el lujo de hablaros desde el punto de vista de una persona experimentada en la autopublicación. Es por eso que quiero hacer un artículo donde aunaré datos técnicos, requisitos y consejos personales, por si os queréis dedicar a esto, o sentís curiosidad por conocer el mundillo desde dentro.

Quiero dejar claro que no es un manual al uso, pues cada persona tiene sus propios métodos, y aquí todo está basado en mis preferencias personales. Cada uno puede hacerme o dejarme de hacer caso en tantos puntos como crea conveniente.

Si después de leerlo os quedan dudas, podéis hacerme preguntas en los comentarios.

Paso 1: idea

Antes de pensar en publicar un libro, lo lógico sería escribirlo. Sin presión, sin prisa; al fin y al cabo, ahora sois vuestros propios jefes. Sois vuestro mejor aliado y vuestro peor enemigo. Y vais a necesitar una idea. Porque sentarse delante del ordenador queriendo escribir algo, y no saber qué, únicamente os hará perder mucho tiempo. Esto se aplica en todo el proceso del libro, pero especialmente al empezarlo.

Lo primero que hay que saber es que la motivación es la parte más importante a la hora de escribir. Es más importante estar motivado que tener una buena idea. Eso, y poseer una gran capacidad imaginativa (que suele obtenerse habiendo leído mucho, viendo muchas películas y/o jugando a muchos videojuegos).
En realidad, a la hora de escribir una novela de ficción, la idea en la que se basa no es más que el lienzo sobre el que luego hay que pintar todo un cuadro. El desarrollo de esa idea es infinitamente más importante.

La motivación necesaria para conseguir esa idea no viene por inspiración divina. Podría decir que lo principal es buscar un lugar apropiado para escribir, sin distracciones, eligiendo la música de fondo apropiada, ser constante… Pero mentiría, porque el primer requisito es, simple y llanamente, valer para ello. Cada vez que veo a un “escritor” hablar sobre la falta de ideas, pienso que esa persona no debería ser escritor. Es como si no me apetece cocinar y me hago chef. Lo más probable es que la comida me quede mal. Personalmente, tengo tantas ideas que no podía escribir todo lo que me gustaría ni aunque me fabricara diez clones. Es así, y, sinceramente, me cuesta asumirlo, porque me agobia querer escribir tantísimas cosas y no poder (por motivos obvios). Si te faltan ideas, te falta talento. Dedícate a otra cosa, por tu bien y el de los demás.

No dejéis pasar ni una sola idea. Apuntad todo. No confiéis en vuestra memoria, por si acaso. Ahora todos tenemos teléfono móvil, con aplicaciones de notas, a las que podemos acceder en casi cualquier momento. Especial atención a esas ideas que surgen en mitad de la noche, y que probablemente se olviden por la mañana. No tengáis miedo de desarrollar las ideas en el propio móvil, por incómodo que resulte. Mejor eso que olvidarlo. Pasarlo después al ordenador es muy fácil con, por ejemplo, Telegram.
Repito: anotad absolutamente cualquier idea que tengáis, ya sea una palabra o todo un texto. Ya decidiréis más adelante cuáles de esas ideas os valen, y cómo queréis desarrollarlas. Se pueden sacar cosas interesantes hasta de las ideas más absurdas.

Paso 2: escritura

(IMPORTANTÍSIMO: HACED COPIAS DE SEGURIDAD DE TODO LO QUE ESCRIBÁIS. DROPBOX ME HA SALVADO EL PELLEJO MUCHAS VECES…)

Supongamos que no solamente estás en el entorno adecuado, sino que tienes una gran motivación por convertir esas ideas de tu cabeza en una historia real (porque eso es lo que ocurre al escribir una novela: que conviertes un pensamiento en todo un mundo). Ha llegado el momento de ponerse manos a la obra. Enciendes el ordenador, creas una carpeta y abres el archivo de texto. OpenOffice es mi elección, por ser gratuito, fiable e intuitivo. Crear un solo archivo para toda la novela es una locura; mejor un archivo por capítulo, siempre encabezado por el número (o título), y siguiendo unas pautas necesarias: tabulación al principio de cada párrafo, guion largo para las conversaciones, etcétera.

A poco que hayáis leído, tendréis un estilo más o menos grabado en vuestra cabeza. De todas formas, no está de más coger varios libros, compararlos y elegir (porque probablemente tengan diferencias) cuál vais a usar de ejemplo. Prestad atención al uso de los signos de puntuación, de las acotaciones, de la cursiva… Aunque, por supuesto, siempre podéis tener vuestro estilo propio. Lo importante es que se entienda bien y permanezca invariable durante toda la novela.

Una vez sepáis cómo hacerlo, toca ponerse a escribir. Personalmente, siempre con la web de la RAE a mano (a la que decido ignorar en casos contados, como el adverbio “sólo” o la tilde en los pronombres demostrativos), y el corrector de errores activado…, lo cual no quita que se escapen mil y una palabras mal escritas, por lo que no está de mas releer tranquilamente todo lo que vamos escribiendo. Mucho cuidado con esto, porque es inevitable sentir la necesidad de cambiar cosas cada vez que leemos un capítulo. Si leyéramos un mismo capítulo cada día del año, lo modificaríamos un mínimo de 365 veces.
Hasta cierto punto, esto puede resultar en una mejoría. Pero ocurre que, con cada “mejora”, pierde personalidad. Deja de ser lo que era. Arreglar errores ortográficos siempre está bien, pero toquetear la historia hace que cada vez sea “menos nuestra”, ya que probablemente la enfoquemos hacia un estilo más general, más “de marca blanca”, por decirlo de alguna manera. Acabamos escribiendo lo que creemos que tenemos que escribir, no lo que queremos. Se suele decir que cuanto más intentamos perfeccionar una cosa, más imperfecta queda.

Tener estilo propio no es algo que se vea muy a menudo. La mayoría de gente escribe por imitación. Y podéis ver novelas con millones de ventas que parecen una telenovela de Antena 3, con menos personalidad que una piedra, así que os digo esto desde mi mente de escritor pobre pero orgulloso: haced algo que se note que es vuestro. Ya hay demasiados libros, no necesitamos más historias clónicas.
No, es broma: en realidad os apoyo a hacer lo que os dé la real gana. Recordad que el primer paso es la motivación. Es muy probable que vuestro libro no se venda mucho, así que al menos pasadlo bien escribiendo. Si no fuera mi trabajo, diría que escribir libros es mi principal afición.
Tampoco importa si vuestra idea se parece a una ya existente, siempre y cuando sepáis darle un toque personal distintivo. Todos los escritores acabamos homenajeando otras obras, y no siempre de forma directa e intencionada.

Otra recomendación, que para mí es fundamental en el proceso de escritura de una novela, es tener siempre abierto un documento al que titulo “Datos”. No sólo es donde apunto las ideas para esa novela en concreto, sino que tengo toda una guía de lo sucedido hasta el momento, con pequeñísimos resúmenes de cada capítulo, una lista con todos los personajes y lugares bien ordenados, etcétera. Una especie de base de datos, clara y bien ordenada, que reviso una y otra vez para no perder la perspectiva de todo lo que ha sucedido en la historia, y así mantener la coherencia necesaria. También, claro, para saber qué es lo que va a ocurrir a continuación…, aunque la mayor parte, el desarrollo, se basa principalmente en la improvisación.

Paso 3: creando el libro físico

Han pasado semanas, meses o años, y ya tenéis vuestra novela terminada. ¡Revisadla! Tendrá errores, seguro. Algunos los pasaréis por alto incluso en la revisión; no os martiricéis por ello. Es posible que más adelante alguien los encuentre y os toque editar la novela y volver a subirla. No es algo agradable, pero la gente suele ser comprensiva con pequeños fallos.
Otra finalidad de la revisión es arreglar errores argumentales, sobre todo si la trama es compleja. Puede que cuando vayáis por el capítulo 50 hayáis olvidado algo sucedido en el capítulo 2, y se cree una incoherencia. Estas cosas ocurren incluso con el archivo “Datos” que os comentaba antes. Y cuidado con esto, porque puede echar por tierra toda la novela.

Cuando creáis que la novela está lista para ser publicada, toca ponerse manos a la obra con la maquetación. Comienza el tutorial.

El primer paso sería crear un documento maestro que una todos esos archivos separados (si es que habéis hecho uno por capítulo, que sería lo más inteligente). Después, tenéis que copiar todo el texto del documento maestro a un documento de texto enriquecido (porque ninguno de los dos formatos anteriores nos vale para lo que vamos a hacer a continuación).

Ahora es cuando toca descargar el InDesign y aprender a usarlo. Es muy fácil, cualquiera puede hacerlo con un mínimo de dedicación. Pero, como todo, requiere práctica. Lo mejor es descargar un libro de ejemplo y empezar a partir de ahí, editando los estilos que creáis convenientes, etcétera. Cuando esté todo listo, habrá que colocar el documento de texto enriquecido, que contiene toda la novela, en el archivo de InDesign.

(Aquí podéis descargar una plantilla de ejemplo, basada en una de mis novelas: https://mega.nz/#!81oAQCqC)

A partir de aquí, yo uso otro documento creado por mí, llamado “Maquetación”, donde tengo puestos todos los pasos que debo seguir para dejar la novela lista para ser publicada. Es muy largo, pero fundamental para no saltarme nada. Desde pequeñas comprobaciones, como que no haya doble espacio entre palabras, hasta revisar que la tabulación esté bien, separar los capítulos en función del título…, o lo peor de todo: tener que revisar absolutamente todas las líneas para asegurarme de que corta bien las sílabas (porque, sí, a veces lo hace mal y corta por donde no debe).

Por si tenéis curiosidad por verlo, os lo copio a continuación:

Maquetación física Mostrar

Conseguir que la revisión y maquetación sea óptima (o así me parece hoy; veremos mañana) me ha llevado meses. Cuando creía que todo estaba perfecto, he encontrado un error. Luego otro, y otro, y otro más. Que el libro final quede bien no es tan fácil como “copiar y pegar”. He editado y resubido tantas veces mis libros que los trabajadores de Amazon deben tener pesadillas conmigo. Conseguir que todo quede bien, requiere tiempo y aprendizaje. Ensayo y error. Práctica y más práctica.

Lo importante es que al final tengamos un PDF listo para subir. Pero ¿subir a dónde? Bienvenidos a KDP (Kindle Direct Publishing), amigos: https://kdp.amazon.com/es_ES/bookshelf. Un sistema de autopublicación tan fácil, que hasta que no tienes el libro en tu mano no te lo puedes creer. Basta con subir el PDF, rellenar unos datos sencillos, crear una cubierta (la plantilla se descarga en https://kdp.amazon.com/cover-templates, con tamaño 6×9 y fondo blanco en mi caso. Esto es lo difícil para mí, por eso tengo que pagar a alguien para que lo haga), elegir precio… y a disfrutar de los millones de euros que nos van a llegar pronto a la cuenta. Cuenta del banco que, obviamente, debéis poner en vuestra página de usuario. Amazon paga dos meses después de cada venta, y el porcentaje que llega es muy pequeño con respecto al precio de venta, pero hay que entenderlo: ellos también ganan dinero, el coste de impresión no es gratis… y hay impuestos. Es el mercado, amigo.
Para que os hagáis una idea, yo gano de media 2€ por venta, sea cual sea el libro vendido. Obviamente, para conseguir esto, tengo que hacer que los libros más gordos sean más caros. Todo está perfectamente explicado en la web de Amazon, y el servicio técnico, por lo general, es muy servicial y eficaz, pero os recuerdo una vez más que podéis preguntarme vuestras dudas más abajo, en la sección de comentarios.

Una última cosa: para publicar en Amazon, necesitáis que vuestros libros tengan un mínimo de 24 páginas y un máximo de 828. Para poder poner título en el lomo (algo fundamental para una novela, en mi opinión), se necesita que tenga al menos 110 páginas. No os obsesionéis con la extensión de las novelas. Los requisitos técnicos son los únicos que debéis cumplir. Meter contenido de relleno para que sea más larga, o cortar ideas para que sea más corta, son ideas malísimas. Cada historia requiere de una extensión. Hay historias que deben ser cortas e historias que deben ser largas. Eso sólo lo podéis determinar vosotros. Tened en cuenta, eso sí, que el precio va ligado a la extensión.

InDesign

Paso 4: creando el libro digital

No os basta con tener vuestro libro en papel, sino que también queréis la novela disponible en ebooks. Bien, eso significa que vivís en el siglo XXI.
Tengo buenas y malas noticias: la buena es que el porcentaje que ganaréis por cada libro digital vendido es muy superior al de los libros físicos (pues no tiene coste de impresión), así que podéis vender el mismo libro por 10€ menos y, aun así, ganar más. Por otro lado, la mala es que conseguir una buena maquetación es muchísimo más difícil, hasta el punto de que muchas cosas las he dejado por imposibles. También está el problema de la compatibilidad entre dispositivos, y la necesidad de tener conocimientos básicos de programación.

Si vais a hacerlo vosotros, no os queda otra solución que aprender a usar programas como Sigil. No es que sea complejo, pero conseguir un resultado óptimo os puede causar más de un dolor de cabeza. Es por eso que resulta tan importante apuntar todo en el archivo “Maquetación” que os comentaba antes. Os lo copio, aunque es probable que no entendáis casi nada. Incluye el uso de Notepad++ y el editor de entradas de mi blog…

Maquetación digital Mostrar

Como ya expliqué antes (venía en mi archivo “Maquetación física”), a estas alturas deberíais tener un epub con maquetación ajustable, sacado de InDesign. Si no, es el momento de crearlo (Archivos > Exportar).
¿Lo tenéis? Bien: ahora abrimos ese epub con Sigil. El estado actual del libro digital probablemente os parezca un desastre (si no: enhorabuena, ya lo tenéis). Lo que tenéis que hacer es, básicamente, cambiar los estilos del texto para adecuarlo a vuestro gusto, para lo cual yo sigo al pie de la letra las indicaciones de mi archivo “Maquetación digital”…, pero vosotros, que partís de cero, necesitaréis empezar a crear vuestro propio archivo (suponiendo que vayáis a publicar más libros en el futuro). Sea como sea, poner el libro digital a punto requiere conocimientos de programación. Por suerte, yo estudié programación, y trabajaba de ello antes de dedicarme a esto, así que no me resultó difícil saber “cómo hacerlo”. Otra cosa diferente es saber “qué hacer”, claro. Porque una cosa es “lo que quieres hacer”, y otra “qué hay que hacer para que quede así”. Del mismo modo, tampoco es lo mismo ver cómo queda en la vista previa, que cómo se verá luego en cada ebook, tablet, etcétera.

Mentalizaos cuanto antes: si queréis autopublicar vuestros libros electrónicos, tenéis que aprender programación. Y no me paro a explicaros lo que eso implica, y los cambios que producirá en el apartado lógico de vuestra mente, porque daría para otra entrada entera.

Sigil

Una vez tengáis el “.epub” terminado (incluyendo la portada digital, que es como la cubierta física pero sin el lomo y la contraportada), necesitáis convertirlo a “.mobi” (ya que es el formato requerido por Amazon). Para ello podéis descargar un programa llamado Kindle Previewer, que Amazon ofrece de forma gratuita, y que es lo más sencillo e intuitivo de todo el proceso de publicación, así que podéis respirar tranquilos.

¿Revisado y convertido a mobi? Perfecto: toca subirlo a Amazon, junto a la edición física. Yo subo primero el digital, básicamente porque deja programar la fecha de venta (suelo programarlo para dos semanas después), a diferencia de la versión física, que se pone a la venta automáticamente (por lo que la subo a Amazon unos cinco días antes de la fecha programada).
En la página de KDP, al lado de cada campo a rellenar, está todo tan perfectamente explicado, que no hay nada que yo pueda añadir.

Como los libros digitales de Amazon no son compatibles con todos los lectores (ya que no todos leen “.mobi”), os recomiendo vender vuestros ebooks también en Kobo, que admite “.epub”.

Kindle Previewer

Paso 5: Publicidad

¿Conocéis a mucha gente? ¿Tenéis contactos? Enhorabuena, es fundamental para empezar.

Suponiendo que no queráis gastar dinero en publicidad (yo he pagado alguna campaña de Facebook, además de los sorteos mensuales que hago en Twitter), las redes sociales son vuestro medio de daros a conocer. Éste es mi punto flojo, así que no os voy a dar consejos. Simplemente os digo que tenéis que hacerlo.
En el mundo habrá mucha gente a la que le guste vuestro trabajo, y muchísimos más a los que no, independientemente de lo que escribáis. Llegar a los primeros es muy difícil. ¿Os lo habéis pasado bien durante el proceso de escritura y maquetación? Espero que sí, porque puede ser lo único que os llevéis de esta experiencia. Hay que tener los pies en la tierra y, sin perder el optimismo, ser realistas. Pero os digo una cosa: por muy poco que vendáis, tener en vuestras manos un libro escrito por vosotros mismos, es una sensación increíble.

También me parece imprescindible que tengáis vuestra propia página web donde publicitar los libros. Podéis ver las dos mías de ejemplo:
Novelas
Guías argumentales

Amazon permite pedir “copias para el autor” (hablando de libros físicos, claro), que son más baratas debido a que no se aplican impuestos, y que no tienen ninguna diferencia con los libros que podéis comprar directamente en la tienda de Amazon. Pero ni se os ocurra comerciar con ellas, ya que no es legal vender por vuestra cuenta, ya que vuestras ganancias serían dinero negro.
Ahora, supongamos que queréis hacerlo, cosa que no apoyo en ningún momento. Podéis ofrecer libros más baratos y ganar más dinero. Del mismo modo, podéis vender los “.epub” y “.mobi” fuera de las tiendas, lo que os reportaría un 100% de los ingresos. Pero no lo hagáis. Es ilegal. Como mucho, podéis regalar un libro a alguien y que luego esa persona os invite a un par de rondas en el bar, o algo. Eso sí es legal.

Una última cosa: mientras vuestras ganancias mensuales no lleguen al salario mínimo interprofesional, no necesitaréis estar dados de alta como autónomos. Lo que desconozco es si necesitáis añadirlo en la declaración de la renta si es vuestro “segundo trabajo” (en mi caso es el primero y único). Informaos muy bien, que no os quiero ver entre rejas.

4 comments to ¿Cómo autopublicar un libro?

  • Iskander

    Leyendo tu artículo me has recordado mis inicios (y no tan inicios). Toda esta parrafada es sobre mi experiencia y de las anécdotas que conozco de primera y segunda mano por otros escritores.

    Sobre las ideas:

    De vez en cuando leo personas que se quejan de la falta de ideas, sin embargo no estoy de acuerdo con lo que comentas de ” que esa persona no debería ser “escritor”. Si intentamos profundizar sobre esos pensamientos, lo que creo que ocurre es que, sencillamente, no saben que idea elegir. O al menos eso es lo que he creído yo siempre.

    La mayoría de las personas que conozco que escriben, sean escritores o no, tienen muchas ideas, al igual que tú, y elegir sobre que escribir de esas ideas es algo complejo. Aunque la mayoría de los casos que conozco (me incluyo) tienen ya la idea, los personajes y toda la trama pensada desde antes de ponerse a escribir. Ya desde niño cuando sabia que quería iniciarme en este viaje que es la escritura, ya tenia en mi cabeza la historia de mi libro, años imaginándome la trama. Esto ocurre siempre al principio. Luego llegan los desengaños y el libro no suele ser bueno. Ni lo es en la primera corrección ni lo es dentro de diez correcciones. El primer libro escrito (que no publicado) suele ser peor que malo, nefasto lo expresaría mejor.

    Al fin y al cabo, el eterno debate entre crear un esquema con trama,personajes… y escribir improvisando casi al 99% siempre ha existido y existirá. Por eso para según que personas la idea no suele importarles.

    Como ejemplo, te pongo al escritor Jim Butcher y su saga de fantasía Codex Alera. Este escritor estaba jugando con sus fans pidiéndoles que combinasen dos cosas que no tuviesen la más mínima relación entre ellas, y él haría una pequeña historia con ellas. Pues bien, esta saga fue creada por esas dos cosas, los fans le dijeron que mezclase los Pokemons con las Legiones Romanas. Salieron 6 libros que vendieron bastante bien, los 3 primeros publicados en español, los 3 restantes en inglés (aunque si alguien le interesa se los puedo pasar en español modo epub “Perdón por la Publicidad”)

    Sobre la forma de escritura, todo lo que hagas y lo que sientes en el momento de escribir te va a afectar, te des cuenta o no. Conozco el caso de cierto escritor que estaba escribiendo un libro romántico, este escritor llevaba con su pareja muchos años y le estaba apunto de pedir matrimonio, por motivos que no vienen al caso, su pareja le abandono por un familiar suyo. Nada más que decir que el libro romántico paso a ser de intriga/asesinato y la parte de romance solo fue el primer tercio del libro. En este caso es evidente que la rabia y la ira le consumieron, la persona a la que asesinan es bastante evidente. El libro no fue publicado.

    He visto recientemente que has publicado “La dimensión de las respuestas”. Aún no dispongo del libro pero no tardaré mucho en leerlo. La fantasía siempre ha sido y será mi perdición. Desgraciadamente para mí, no consigo escribir adecuadamente obras de fantasía consistente. Eso de respetar las reglas que yo mismo habré diseñado para ese mundo es algo de lo que soy incapaz. Yo acostumbro a coger contextos y personajes históricos, añadirle mis personajes, mezclar eventos ficticios y reales y ver como combina la historia en mi cabeza.

    Por ejemplo: En la época de Carlomagno en Francia, a la muerte del Rey Pipino el Breve, el Reino de Francia se divide en dos: una parte para cada hijo. Por lo tanto ahora existen dos Francias: Oriental y Occidental. Los dos hermanos en constante guerra fría.

    Es ahora cuando empiezo a meter personajes: Un niño ladrón y huérfano que es entrenado por el Maestre de Espías de un Duque vasallo del Rey de Francia Occidental (Carlomagno). El escudero del hijo del Rey de Francia Oriental. Una niña y su madre que viven en la frontera entre esos dos reinos… Y así sucesivamente.

    Y es cuando empiezan a pasar cosas: El Hermano rey de Francia Oriental muere por intoxicación alimentaria (o al menos eso parece) y su parte del reino la consigue su hermano (el otro rey), cuando legalmente hablando corresponde al hijo del Rey fallecido. Por lo tanto, la mujer del rey y sus dos hijos junto con los pocos nobles leales (incluido el escudero) huyen a Lombardia (Italia) para pedir ayuda… Me encanta ver como esos personajes piensan y actúan dentro de un contexto histórico real y como viven y cambian en función de las situaciones tanto reales como imaginarias a las que les expongo.

    Voy a parar aquí con la historia porque tiendo a divagar más de la cuenta y dudo que a alguien le interese seguir, esto al fin y al cabo, es solo un ejemplo para que se entienda con mayor facilidad como escribo yo.

    Estoy tan acostumbrado a eso que crear un mundo desde 0 no es que me cueste, es que tiendo a romper reglas, por ejemplo Harry Potter y su magia que puede hacer prácticamente cualquier cosa. Recientemente estoy con los libros de Brandon Sanderson (os recomiendo todo lo de este autor si os gusta la fantasía) porque hace sistemas de magias, mundos y poderes con unas reglas muy claras y no se sale de ellas ni añade cosas imposibles. Y eso es precisamente lo que soy incapaz de hacer.

    Me consta que no soy el único al que le pasa, para ciertos escritores, escribir fantasía es complicado. Bueno es saber que tú has conseguido pasar esa barrera.

    Yo siempre tendré esa espina clavada, aunque nunca se sabe, pero me alegra saber que tú siempre podrás publicar lo que te venga en gana, es lo bueno de la auto publicación, cuando el estilo te “ata” y ya tienes un grupo de lectores que esperan lo que llevas ofreciéndoles años, la editorial no suele poner buenos ojos a historias que se salgan de la linea por la que te has estado moviendo.

    Sobre la maquetación y publicidad no puedo añadir nada. Las editoriales suelen cumplir con esa parte y también la distribución, Pero claro luego la comisión por libro vendido que se lleva el escritor no llega al 15% en la mayoría de los casos, al menos para escritores de 2º o 3º fila como puedo ser yo.

    Mucha suerte!
    Y a seguir con ello Chris.

    PD: estoy desde el móvil y tampoco he revisado demasiado este texto, son casi las dos de la mañana de un sábado (ya domingo), me da a mi que no lo voy a revisar, por lo que disculpadme por cualquier falta de ortografía que seguro que habrá, y si hay partes inconexas o inteligibles.

    • Gracias por compartir tu propia experiencia.

      La verdad es que no suelo escribir novelas de corte fantástico, no porque me parezca difícil, sino porque (por lo general) me resulta menos interesante que el realismo.

      Sobre La dimensión de las respuestas quiero responderte muchas cosas, pero, por no estropear la experiencia, me limitaré a decir sólo una: es una novela muy diferente a las anteriores, y no solamente por su género…

      Pero bueno, no hablemos aquí de esto, que quiero centrar el artículo más en la autopublicación en sí.

  • aparisius

    Buen artículo. La verdad es que Amazon ha sido de gran utilidad a la hora de permitir a nuevos escritores publicar su primer libro. El problema que veo es que se colarán muchos libros de dudosa calidad. Me recuerda un poco a Steam cuando dió la posibilidad de publicar juegos indies en su plataforma: Gracias a ello conocimos alguna que otra joya, pero la mayoría era insufribles a más no poder.

    P.D. Ah, por cierto, hablando de juegos indie… Me gustaría hacerte una recomendación. ¿Has oido hablar de Lisa The Painful? Para Reddit es algo así como el mejor RPG indie de la historia. Básicamente es un juego con un humor un tanto macabro basado en un mundo post-apocaliptico donde se “putea” bastante al jugador: Te pueden robar el dinero mientras duermes, un miembro de la party la puede abandonar porque le dá la gana, a veces te chantajean y si cedes puedes perder el inventario… y eso son solos los eventos aleatorios, que los obligatorios son aún peores, como uno en el que toda tu party debe jugar a la ruleta rusa con muerte permanente. Y si eliges el nivel de dificultad alto, los puntos de guardado solo se pueden usar una sola vez (entre otras lindezas). Como puedes ver, el juego es una mezcla entre masoquismo y originalidad. Y si te quedas con ganas de más, la historia sigue en la expansion Lisa the joyful. Échale un vistazo y a ver que opinas, ¿vale? Chao.

    • Apuntado, gracias por la recomendación.

      (Para asuntos que nada tienen que ver con el tema del artículo, mejor escríbeme mediante el formulario de contacto, redes sociales, o buscando alguna entrada en la que pueda encajar… )

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.