Análisis: Worms Battlegrounds | Makō Sedai

Análisis: Worms Battlegrounds

No es que sea un gran fan de la saga Worms, pero reconozco que he dedicado bastantes horas a alguno de los primeros juegos. En su momento ofrecía un planteamiento diferente, original. Ahora ya ha sido pisoteado por otros juegos de estrategia por turnos mucho más elaborados… aunque la simpleza de Worms sigue teniendo su encanto, pese al duro trabajo de sus creadores por estropear una jugabilidad tan fácil y directa…

Historia

Sí: Worms Battlegrounds tiene modo historia. Y ojo, que no es ninguna tontería. O, bueno, sí que lo es.

El malvado Lord Crowley-Mesmer quiere hacerse con la Zanahoria Pétrea, secuestrando e hipnotizando a un montonazo de gusanos, que le ayudarán a recuperarla del museo en que se encuentra.

La “aventurera asquerosamente rica, asaltadora de criptas y miembro del gremio de los gamberros arqueológicos” Tara Pinkle quiere salvar a los gusanos, y, de paso, llevarse unos cuantos recuerdos del museo. O quizá sería más correcto decir que quiere llenarse los bolsillos y, de paso, salvar a los gusanos…

El caso es que Tara ha organizado un grupo de gusanos (a los que manejamos nosotros), que deben encontrar al Chico de Oro, un gusano con poderes especiales, capaz de hallar la Zanahoria Pétrea… y que, en cierto modo, es el héroe de este amago cómico de historia.

Modos de juego

Empiezo hablando del modo historia, ya que acabo de narrar el principio (y medio, y final) de su argumento. Se trata de una serie de misiones (25, creo) con distintos objetivos; casi siempre eliminar a todos los gusanos enemigos, pero también puede ser recuperar un tesoro.
Es un reto entretenido, y tiene variedad más que suficiente, dentro de los límites estrechos de un juego así. Por ejemplo: hay misiones en las que empezamos sin armas, e incluso de relativo sigilo

Las “Operaciones gusanas” son una serie de pantallas con aspecto de tutorial, donde tenemos que derrotar a todos los enemigos usando un arma concreta, o superar un escenario como si de un juego de plataformas se tratara.
Están bien, pero hay poquísimas. Siendo algo tan simple, ¿qué les costaba hacer una pantalla por cada arma, por ejemplo?

Por último tenemos el “Cara a cara”, luchando contra gusanos manejados por la IA o por otros jugadores (local y online). Puede haber un total de cuatro equipos, ya sea “todos contra todos” o divididos en dos equipos.
Este último modo se supone que es el principal, el que dio origen a todo lo demás, pero ya ha quedado muy anticuado, y no le veo mayor entretenimiento que jugar un par de partidas con algún colega. Demasiado básico y repetitivo si habéis jugado a entregas anteriores (…y también si no lo habéis hecho).

Jugabilidad

La idea base de Worms es enfrentar a dos ejércitos de gusanos en un escenario 2D. Primero es el turno del gusano 1 del bando azul (por ejemplo), luego del gusano 1 del bando rojo, luego del gusano 2 del azul, luego del 2 del rojo, etcétera.
Los turnos cambian siempre de un bando a otro, incluso si no están en igualdad numérica. Si el bando azul tiene cuatro gusanos, y el bando rojo tiene sólo uno, los turnos irían así: G1A (gusano 1 del bando azul), G1R, G2A, G1R, G3A, G1R, G4A, G1R. Espero que se entienda.
Hacer que los turnos sigan ese orden ayuda a que las partidas se mantengan más o menos igualadas hasta el final.

Durante su turno, el gusano tiene un tiempo para avanzar. Dentro de ese tiempo podrá usar varias herramientas para desplazarse, como paracaídas, sogas o jetpacks (si tiene en el inventario, claro), tantas veces como quiera. No ocurre lo mismo a la hora de atacar o usar ciertas habilidades; en esos casos su turno termina inmediatamente.
Voy a hacer una pausa aquí, porque quiero criticar un fallo de programación que me parece bastante grave: los gusanos manejados por la IA pueden llegar a estar todo un minuto parados sin hacer nada, pensando qué hacer. Un sinsentido desesperante, que no sólo alarga inútilmente los combates, sino que los vuelve más aburridos…

Las armas con las que podemos acabar con nuestros enemigos (y viceversa) son muy variadas: bazucas, UZI, granadas (de muchos tipos), dinamita, mortero, bate de béisbol, torreta ametralladora, misiles lanzados por aviones, e incluso el hadouken de Street Fighter. Y éstos son sólo unos ejemplos, pues hay un montón.
Gran parte de los escenarios se puede romper, por lo que podemos aprovecharnos de ello para hacer caer a nuestros enemigos de grandes alturas (pierden un poco de vida), o tirarlos al agua que rodea el escenario (muerte inmediata).

No todos los gusanos son iguales; hay cuatro tipos: soldado (normal), pesado (mejores capacidades de combate a cambio de lentitud desesperante), científico (cura al grupo cada turno) y explorador (súper rápido y ágil). En verdad tienen más diferencias, pero ésas son las más importantes.

Conclusiones

Worms Battlegrounds apenas ha evolucionado con respecto a anteriores juegos de la saga, así que es fácil adivinar lo que encontraremos en él. Si eso es algo bueno o malo, depende de cada uno.
La cosa es que, si van a basar su modelo de negocio en repetir esta idea tan clara, deberían esforzarse en que el resultado esté todo lo pulido que cabría esperar. Es decir: ¿queréis hacer esto y ya? De acuerdo; que esté perfecto.

Worms Battlegrounds me ha parecido un juego divertido, y con varios modos de juego que le dotan de cierta variedad que ayuda a no cansarse tan pronto… pero es evidente que dista de ser perfecto. Sus dos principales pegas son los fondos tan confusos que adornan los escenarios (a veces cuesta distinguir si un terreno es real o sólo wallpaper), y, por encima de todo, los tiempos de espera de la IA. Un ordenador que basa sus movimientos en patrones programados no puede hacer que el gusano esté 50 segundos mirando a la pared (literalmente) antes de decidir qué hacer… o incluso pasar turno.

No es normal, aunque tampoco es que me vaya a quejar, que lo mejor del juego sea lo que menos debería importar: la narración del modo historia, que únicamente sirve para enlazar misiones, pero que acaba siendo tan divertido como éstas. Un Cactilio honorífico para Tara Pinkle.

Lo mejor:
– El humor de Tara Pinkle.
– Variedad del modo historia y Operaciones gusanas.

Lo peor:
– La IA pasa mucho tiempo sin hacer nada.
– Los fondos son confusos.
– Hay poquísimas Operaciones.

(Versión analizada: PlayStation 4)

4 comments to Análisis: Worms Battlegrounds

  • Chocobito Rojo

    En la mayoría de Worms que he jugado siempre se me presenta tu mismo problema: La IA a veces tarda demasiado en elegir que hacer.
    Otro problema son las “absurdas” maniobras que hacen de vez en cuando, capaces de tirar una granada en contra viento, pasa por un dimunuto agujero, rebota en 8 paredes y que explote justo en frente tuyo tirandote al agua. O bien se matan ellos solos xD.

  • Norman Alastor

    La verdad no he jugado ninguna entrega de esta saga pero leyendo este análisis me recuerda a Gunbound

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)
:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.