Análisis: The Witcher 3: Wild Hunt

146 horas y 13 minutos. Es el tiempo que he tardado en completar el tercer título de la saga (primero para mí), incluyendo los dos DLC incluidos en la “Edición juego del año”.

Ya es algo extraordinario dedicar tantísimo tiempo a completar un videojuego, pero el verdadero mérito está en haber conseguido que esas casi 150 horas se hayan hecho tan entretenidas, hasta el punto de que sentí tristeza al ver que no había nada más que hacer. Como si no hubiera sido más que suficiente…

Historia

Lo primero que quiero dejar claro, pues yo mismo tuve esa duda antes de empezarlo, es que es muy recomendable haber jugado a The Witcher 1 y 2 para disfrutar al máximo de Wild Hunt. La historia es una continuación directa, y hay una gran cantidad de personajes recurrentes.

Ahora bien: ¿es obligatorio? La verdad es que no, pues el argumento principal de este juego es bastante simple, y rápidamente se nos pone en situación. No hay ninguna fase en la que me haya sentido perdido por no conocer a tal o cual personaje (aunque agradecería haberlo hecho).

La historia se puede resumir en la búsqueda, por parte de un brujo llamado Geralt de Rivia, de su discípula, Ciri, mientras que ella, a su vez, está huyendo de un grupo conocido como “Cacería Salvaje”.

Obviamente la historia no se limita a eso… aunque no tiene mucho más. Pero no os dejéis engañar: lo compensa con creces gracias a la variedad de personajes y misiones “secundarias”; los verdaderos protagonistas de The Witcher 3.

¿Quién es Geralt de Rivia?

La saga de Geralt de Rivia es una serie de cuentos y novelas de fantasía creada por el escritor polaco Andrzej Sapkowski. La trilogía The Witcher está basada en esos cuentos, del mismo modo que lo está su protagonista.

Geralt es un brujo, que es como se conoce a los humanos mejorados con mutágenos, y que han sobrevivido a las pruebas necesarias para convertirse en uno de ellos. Ha sido entrenado en la Escuela del Lobo de Kaer Morhen, bajo la tutela de Vesemir, donde consiguió unos poderes sobrehumanos, incluyendo la capacidad de utilizar magia.

Convirtiéndose en brujo ha perdido las emociones y se ha vuelto estéril, pero, a cambio, ha conseguido unas habilidades de combate con espada sin igual. Es por eso que, aparte de su búsqueda de Ciri, se dedica a cumplir contratos de exterminio de monstruos.

También tiene sentidos mucho más desarrollados que los de un humano normal, lo que, como explicaré luego, cobra mucha importancia a la hora de realizar misiones.

Mundo abierto

Cuando Geralt y Vesemir llegan a Huerto Blanco al principio del juego, ya tenemos libertad de movimiento para recorrer todo el mapa. Ahí ya da impresión de tener muchos sitios que visitar y muchas misiones que cumplir. Pero la sorpresa llega después, cuando descubrimos que Huerto Blanco no es más que uno de los distintos mapas del juego… y ni de lejos el más grande.

Además de cumplir las misiones de historia, tenemos que visitar todas las ciudades para aceptar las misiones colgadas en el tablón de anuncios, junto con las demás tareas que encontremos por el camino. E insisto en lo de que TENEMOS que hacerlo, porque The Witcher 3 tiene buenas misiones “secundarias”, que no dan impresión de estar haciendo de recaderos, recogiendo florecitas y demás. De hecho, pongo “secundarias” todo el rato entre comillas porque considero que, aunque sean opcionales, son tan importantes a nivel jugable y argumental como la búsqueda de Ciri. Voy más allá: hay misiones “secundarias” mejores que la historia principal.

Hay tal cantidad de misiones que al principio puede resultar agobiante. A la búsqueda de tesoros y exterminio de monstruos hay que sumarle las interrogaciones del mapa, que muestran lugares de interés: altares donde conseguir puntos de habilidad, cubiles de monstruos, cuevas secretas, campamentos de bandidos, poblaciones invadidas por monstruos que debemos liberar…

En la mayoría de los casos, una misión de caza no se limita a ir al punto especificado, matar al monstruo y regresar a por la recompensa. Suele llevar implícita la tarea de investigación, ya sea hablando con gente que pueda darnos pistas sobre dónde encontrarlo y sobre qué tipo de criatura es, o incluso teniendo que seguir el rastro de huellas, sangre u olor desprendido por la bestia, usando para ello nuestro sentido de brujo.

Hay misiones con historias sorprendentes, y algunas de ellas con distintos finales dependiendo de cómo haya sido nuestra investigación y/o de las decisiones que hayamos tomado. Os pongo un pequeño ejemplo: en una misión tenemos que encontrar a un hombre desaparecido. Las pistas nos llevan a un pueblo casi abandonado en el que únicamente viven dos ancianos. Si hablamos con ellos, nos informan de que sufren el ataque de lobos, y que probablemente el hombre que buscamos ha sido asesinado por la manada. En ese momento se nos indica que regresemos a hablar con quien nos contrató; cosa que, estoy seguro, muchos jugadores hicieron sin dudarlo dos veces. Lo que pasa es que la situación es muy extraña, y puede que nos dé por investigar por nuestra cuenta, desoyendo las indicaciones. Y esa investigación adicional revela algo que habríamos podido pasar por alto: hay un sótano oculto donde encontramos el cuerpo troceado del hombre desaparecido. Los ancianos son caníbales.

Que sirva este ejemplo para explicar la complejidad que esconde un juego tan simple de apariencia. Porque eso mismo ocurre con todo: misiones de poca trascendencia donde conocemos a personajes muy interesantes. Probablemente sea esto lo mejor de su historia: los personajes. Hay algunos tan buenos que da pena que salgan tan poco. Me recuerda a Canción de hielo y fuego en una cosa: hay personajes sin apenas importancia que son mucho mejores que los protagonistas de otros videojuegos. Y es gracias a esta variedad, y a lo bien que están escritos, que su argumento enganche tanto de principio a fin.

Y más allá

Buscar a Ciri y cabalgar entre ciudades a lomos de Sardinilla (nombre feo donde los haya, pero si a Geralt le gusta…) en busca de misiones no lo es todo. Siempre que no nos salgamos de los límites del mapa, podemos recorrer hasta el último centímetro de éste, incluyendo navegar en barco o sumergirnos bajo el agua. La libertad es casi absoluta. Aunque, eso sí, tened cuidado de no caeros de una altura de dos metros, porque es el mayor enemigo de los brujos.

El mayor entretenimiento para los habitantes de este mundo tan depresivo, asolado por el hambre, las guerras y los monstruos, por encima de las carreras de caballos y las peleas a puñetazos (en las que también podemos participar), es un juego de cartas llamado Gwynt (no confundir con “Gwyllt”; quien haya leído mi novela Ynys lo entenderá ). No voy a ponerme a explicar en qué consiste, pero lo que sí quiero remarcar es lo divertido que me ha parecido pese a su simpleza. No disfrutaba tanto de un juego de cartas desde el Triple Triad de Final Fantasy VIII.

Y por si todo el contenido de Wild Hunt no fuese más que suficiente, hay que sumarle las múltiples misiones de Hearts of Stone y Blood and Wine. El primer DLC merece la pena… pero el segundo es que podría haber sido un juego por sí solo. Incluye hasta un nuevo mapa (y no precisamente pequeño). Es contenido extra por el que merece la pena pagar, y esto no es muy habitual.

Brujo en combate

Geralt lleva dos espadas y una ballesta. No es que maneje ambas espadas a la vez, sino que hay que elegir si utilizar la de acero o la de plata dependiendo de los enemigos. Por ejemplo: para eliminar a humanos nos basta con el acero, mientras que los monstruos son débiles a la plata. Así mismo, podemos usar la ballesta para hacer que los enemigos voladores caigan al suelo.

Los poderes mágicos de Geralt incluyen, entre otros, la posibilidad de crear un escudo protector, lanzar fuego o confundir a los enemigos para que se queden paralizados (o se ataquen entre ellos).

Los combates no son en absoluto machacabotones, ya que cualquier enemigo nos puede matar de dos hostias si no sabemos jugar o tenemos nivel bajo. Es por eso que al principio resulta mucho más difícil que hacia el final, cuando vamos sobrados de nivel y ya ni pensamos en cubrirnos o esquivar. Pero durante la mayor parte importa mucho el saber defendernos.

Como ya imaginaréis, Geralt puede adquirir equipo y habilidades, además de mejorarse con mutágenos. También es capaz de usar alquimia para crear ungüentos, pociones y demás objetos útiles para el combate.

Hay un par de fases cortas, a modo de flashback, donde manejamos a Ciri. La chica tiene su propio estilo de lucha, más simple que el de Geralt, pero al menos aporta algo de variedad.

Bugs

Aunque el manejo del caballo puede ser desesperante en ocasiones, se queda en nada comparado con los bugs graves que tenemos que sufrir de forma más o menos recurrente (dependiendo de nuestra suerte).

Los más insignificantes son los visuales, como la aparición de luces extrañas de colores. Algo habitual pero que no impide disfrutar del juego.

Más grave es que desaparezcan las voces. Afortunadamente, sólo me ha ocurrido en dos ocasiones, y he podido enterarme de las conversaciones gracias a los subtítulos. Pero ya son dos veces que he tenido que reiniciar…

Algo más habitual ha sido la imposibilidad de bucear; de nuevo requiriendo de un reinicio para solucionarlo. Este bug puede ser esquivado lanzando a Geralt de cabeza al agua y manteniéndolo sumergido; tenedlo en cuenta por si os sucede.

El “bugceo” tampoco es lo peor, ya que me ha tocado reiniciar el juego en varias ocasiones debido a misiones que se quedan pilladas. Y, en el caso de los “lugares de interés”, he tenido que dejar varios sin explorar porque el juego no me lo permite.

Otra cosa que me molesta mucho, y con esto acabo, es la extrema lentitud de algunos menús, especialmente a medida que pasan las horas de juego. El inventario de objetos se va haciendo más y más lento; ya ni hablemos de la alquimia…

Conclusiones

Reconozco que empecé Wild Hunt intentando convencerme de hacer sólo las misiones principales. ¡Iluso! Hay que ser muy ignorante sobre esta saga para pensar así, ya que, de haberlo hecho, la diversión se habría quedado en menos de la mitad. Una vez que lo conoces bien, no puedes más que buscar más y más misiones. Con decir que, después de 150 horas, me sentí triste al ver que no había más…

Aunque su historia no sea gran cosa, resulta muy interesante gracias a los personajes tan variados y a la toma de decisiones… que no cambia muchas cosas a nivel argumental, pero sí alguna muy importante. En las misiones secundarias también se nota lo bien implementada que está la toma de decisiones, no sólo por la supervivencia de algunos personajes sino porque la misión puede ir por caminos muy diferentes, desbloqueando a su vez misiones distintas que podemos llegar a saltarnos.

La verdad es que es una gozada recorrer el mundo de Wild Hunt aunque sea por el simple hecho de admirar sus paisajes. No sé la cantidad de capturas de pantalla que he hecho…

También ayuda mucho la banda sonora, que es una maravilla. La guinda del pastel para crear una ambientación espectacular.

The Song of the Sword-Dancer

Sólo le voy a poner tres pegas serias: los bugs, la lentitud de los menús (y de alguna pantalla de carga), y el enfoque tan machista que tiene el juego (y no lo digo por motivos argumentales, que siendo de corte medieval está más que justificado). Pero son cosas insignificantes a cambio de todas sus virtudes, así que estos tres Cactilios son más que merecidos:

Lo mejor:
– Muchísimas misiones, de nivel superior a la media en el género.
– Personajes muy interesantes.
– Banda sonora.
– Ambientación.
– Gwynt.

Lo peor:
– La historia principal es lo menos interesante de todo el juego.
– Las muertes por caídas de alturas insignificantes.
– Bugs.
– Menús lentos.

(Versión analizada: PlayStation 4)

2 comments to Análisis: The Witcher 3: Wild Hunt

  • Gold-St

    Este juego se ve más que interesante, y tengo muchas ganas de encontrar 150horas tiradas de precio para poder dedicarme de lleno a él

    Hace unos meses leí el primer libro de la saga por curiosidad, buscando prepararme para el juego y me llevé una sorpresa agradable: me esperaba la típica aventurilla de fantasía comercial (las historias genéricas publicadas de 3 pesetas la docena de Forgotten Realms, AD&D, etc.) y me encontré con un mundo bastante sólido e inesperado.

  • Sehio

    Vaya vaya, que alegría que lo hayas disfrutado. Lo del Gwent llega a viciar a niveles sorprendentes y las partidas que se complican pueden ser muy disfrutables. No en vano acabó salíendo un juego “stand alone” de ahí.

    @Gold-St la saga literaria merece mucho la pena. Como dices, el mundo es muy sólido y a lo largo de los libros se va afianzando aun más. Los personajes son geniales. Sé que es complicado, pero a quien no ha jugado ningún The Witcher le recomendaría leerse antes la saga, ya que entonces es ir jugando y sonriendo constantemente por ese pequeño guiño, ese personaje o viendo si las localizaciones son como te las habías imaginado.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.