Análisis: Soul Sacrifice

SoulSacrifice1

Con la delicadeza habitual que me caracteriza os diré que el catálogo de PlayStation Vita es una auténtica basura.
Entre demos y juegos completos he probado la mayoría de títulos que han llegado a Europa durante los dos años de vida de la consola. Todos reguleros, salvo dos: Virtue’s Last Reward y Uncharted: El Abismo de Oro.

Dos juegos en dos años. Y no “dos juegazos imprescindibles”, ya que sólo uno de ellos se merecería esa etiqueta… y no es exclusivo de la consola, como detalle para los que les importe eso.

Junto a esos dos juegos que salvo de la quema, hay un tercero que estaba dispuesto a comprarme: Soul Sacrifice. Y, mientras esperaba a que lo rebajaran un poquito más, me encontré con que lo habían metido como regalo para los usuarios de PlayStation Plus. Viva Sony, joder.

Historia

El (o “la”) protagonista despierta en una jaula. Está encerrado en los dominios de Magusar, un poderosísimo hechicero que absorbe las almas de otros humanos para sobrevivir. No hay forma de huir, y no tiene ni la menor oportunidad de derrotar a su captor en combate. Pero no todo está perdido. Junto a su jaula hay un libro. Y no un libro corriente. Un libro que habla y tiene nombre: Librom.

¿Cómo puede ayudarnos Librom a derrotar a Magusar? Con sus historias. Obviamente, como habréis deducido con eso de que habla, se trata de un libro mágico. Perteneció a otro hechicero que fue compañero de Magusar durante mucho tiempo. Podríamos decir que era su diario. No sólo podemos leer sus historias, sino, además, revivirlas. Y, a medida que vamos reviviendo sus historias, iremos fortaleciéndonos.

¿Será posible derrotar a un hechicero tan poderoso? ¿Quién es el misterioso protagonista de aquellas historias que estamos reviviendo? ¿Qué relación los une? Ésas y otras incógnitas las iremos descubriendo al pasar las páginas de Librom.

SoulSacrifice2

Dentro de Librom

La historia se desarrolla sólo por texto, y las partes jugables son únicamente los combates.

“Las historias”, mejor dicho, pues el libro nos cuenta mucho más que el viaje del hechicero anónimo y Magusar. También podemos ver otras sub-historias de personajes sin influencia en la historia principal, lecciones de geografía, de historia, descripciones de la “fauna local” (los monstruos, vamos)… Hay mucho que leer, y, la verdad, casi todo es muy interesante. El juego muestra la suficiente madurez y buen estilo de escritura como para engancharnos leyendo todas sus pequeñas historias. Vale que no es Lost Odyssey, pero pocos juegos hay que consigan meter textos con historias fuera de la trama principal, y sigan siendo tan interesantes como ésta (o más).

La parte de combates no es que sea muy compleja, en teoría. Tenemos un objetivo, que puede ser: derrotar a varios monstruos cutres, encontrar fragmentos de almas, o vencer a un archidiablo (los jefes). Las dos primeras son un poco de relleno, sobre todo porque son insultantemente fáciles, y es en los combates contra archidiablos donde el juego muestra sus cartas.
Por hacer un resumen rápido, para los que no sepáis nada del juego: es un Action RPG sin armas, siendo las magias, que aprendemos completando misiones, nuestras únicas herramientas de combate. El nombre que reciben en el juego es “Ofrendas”, y no son pocas precisamente.

El juego también da mucha importancia a la decisión de “Sacrificar” o “Salvar” las almas de los monstruos que derrotamos (ya que eran personas o animales transformados). Si los salvamos, aumenta nuestra defensa y recuperamos algo de vida. Si los sacrificamos, conseguimos recargar las Ofrendas y más poder de ataque. La decisión de esto depende de nosotros, pero no tenemos que olvidar que el nivel máximo es de 100 entre ambas cosas (ya sea 50+50 o 99+1).

SoulSacrifice3

Solo o en compañía

Algunas misiones dependerán exclusivamente de nuestro prota, pero, con el tiempo, iremos consiguiendo amiguitos. Algunos de ellos se unen a nosotros tras jugar a sus historias (hay 5 sub-historias de 4 o 5 misiones cada una, que nos aportan cinco nuevos compañeros). A eso hay que sumarle el hecho de poder conseguir más aliados salvando las almas de los archidiablos que derrotamos en combate. Cada uno de los hechiceros que se unen a nuestro bando tiene sus propias magias, y puede ir aprendiendo nuevas a medida que aumenta su nivel de afinidad con nosotros (es decir: si participan en muchas misiones con nosotros, aprenden nuevas magias).
En la mayoría de misiones podemos elegir si participar solos o con ayuda de uno o dos aliados, algo fundamental en la mayoría de combates.

El luchar con compañeros también tiene sus decisiones morales. Si uno de ellos cae en combate, podemos acercarnos a su cuerpo malherido y elegir si salvarle o sacrificarle. Si le salvamos, perderemos la mitad de nuestra barra de vida, pero él/ella volverá a la acción. ¿Y qué pasa si elegimos sacrificarle? Pues que desaparecerá del todo, pero lo hará lanzando un hechizo muy poderoso que dañará considerablemente a todos los enemigos que haya en el mapa (ya sea un archidiablo o sus pequeños secuaces). ¿Merece la pena perder vida por tener un compañero al lado o nos compensa sacrificar su alma a cambio de un corto pero poderoso hechizo?

Una vez terminado el combate podemos revivir a los aliados caídos, pagando Lágrimas, la “moneda” del juego, que también se utiliza para reparar hechizos que hayamos usado demasiado durante un combate, o para convencer de que vuelvan a los aliados que nos hayan abandonado. ¿Nos pueden abandonar? Sí, si no les gusta nuestra forma de actuar. Por ejemplo, si tenemos un aliado que prefiere salvar las almas de nuestros enemigos, y nos dedicamos a sacrificar a todo lo que vemos, se puede enfadar y marcharse. Y lo mismo con la situación inversa.

SoulSacrifice4

Multijugador

El juego offline, tal y como os lo he comentado, ya es lo suficientemente interesante. Pero online es incluso mejor. Para empezar, porque el límite de personajes no es tres, sino cuatro. Obviamente, los cuatro manejados por personas reales, nada de bots. La parte buena es que la inteligencia real media de un jugador es mejor que la de la IA. Normalmente, mucho mejor, aunque hay de todo. Luchar cuatro jugadores medio decentes contra los archidiablos es una auténtica gozada.
La parte mala es que tú eres uno más, y eso significa que, si caes en combate, estás a su merced. La verdad es que he tenido la suerte de encontrarme con una mayoría de gente que opta por salvar a sus compañeros en casi la totalidad de situaciones. Las únicas veces que me han sacrificado es porque yo lo he pedido (al caer puedes pedir que te salven, pedir que te sacrifiquen, o morir tú sin ayuda). Pero también es verdad que a veces hay algún compañero muy torpe que estorba más que ayuda, y lo mejor que puede hacer es morir para que el resto le sacrifiquemos. También hay veces en las que el archidiablo está a punto de morir y no está de más un hechizo poderoso que le dé el último golpe… Yo lo he hecho más de una vez, y no hay que enfadarse, ya que los muertos pueden seguir ayudando en combate desde “el otro barrio”, aumentando el ataque de los aliados y bajando la defensa de los enemigos, y obtienen también recompensas tras el combate.

Lo que me he encontrado en el online es que la gente no suele crear salas apropiadas para niveles bajos, por lo que muchas veces te encuentras, siendo tú un mierdecilla, con combates muy difíciles. No sé si he tenido suerte o es que soy muy bueno, pero he conseguido derrotar a enemigos fortísimos mientras aliados con 50 niveles más que yo caían en combate. Esto hace el juego offline mucho más fácil, ya que conseguimos unas magias que, por nuestra cuenta, nos llevaría un montonazo de horas de repetir los mismos combates una y otra vez.

Por cierto, si tenéis problemas para crear partidas (o para uniros a las de otros), poned una IP estática en la PS Vita y activad la DMZ en esa IP (si no sabéis de lo que hablo: preguntad a Google). Desde mi propia experiencia, os aseguro que, después de hacer eso, el juego online va de maravilla.

SoulSacrifice5

Apartado gráfico y sonoro

El juego tiene una ambientación muy peculiar. No sabría cómo definirla de otra forma que no sea… desagradable. No es que el juego sea desagradable en el sentido de que te obliga a mirar a otro lado, pero sí tiene cosas impactantes. Por ejemplo, un enemigo (Arpía) que se pasa todo el rato vomitando, o un ataque (Excalibur) que consiste en sacar nuestra columna vertebral por la boca y convertirla en una espada.
Y no sólo me refiero a desagradable por cosas que puedan entenderse como asquerosas, ya que también lo es en su apartado musical. No generalmente, pero sí en el tema que más escucharemos durante el juego:

A ver si consigo explicarme… Este tema me produce desasosiego, pero me encanta. Pocas veces una canción me había hecho sentir así (otros ejemplos serían “Signs of the Past” de Illusion of Time, “Anxious Heart” de Final Fantasy VII, o, sobre todo, “Room of Angel” de Silent Hill 4), y es algo que valoro mucho, como gran fanático de la música que soy. Transmitir tantas sensaciones únicamente con una canción, es algo que mucha gente tiene infravalorado.

El resto de la banda sonora tiene un estilo muy diferente, pero mantiene buena calidad. Decente, podríamos decir.

SoulSacrifice6

Conclusiones

La historia no es gran cosa, pero está lo suficientemente bien escrita como para mantenerse interesante, dando pie a los verdaderos protagonistas del juego: los combates. ¿Es suficiente el sistema de salvar/sacrificio y la recolección de Ofrendas como para considerar a Soul Sacrifice como un juego merecedor de ocupar nuestras horas libres? Pues sí, lo es.

Su repetitividad tarda mucho en cansar, sobre todo si jugamos online. Tiene muchísimas misiones, y, a pesar de tener que luchar contra los mismos archidiablos un montón de veces, ofrece la suficiente variedad como para aguantar. El punto determinante que hace que el juego no aburra tanto como sería de suponer en un primer momento es… la existencia de DLC. Pero DLC gratuito. Unos cuantos jefes (bastante difíciles) que se unen al repertorio del juego y nos dan un extra de motivación para seguir jugando. No os voy a engañar: no he matado a todos. La culpa no es del juego, sino de que he estado un tiempo sin Internet y me he cansado del juego offline, por lo que decidí empezar otro juego. He jugado en multijugador antes y después de las vacaciones, pero no lo suficiente como para tener la habilidad necesaria para derrotar a todos los enemigos del juego. Quien quiera completar el 100% del juego, se va a encontrar con dos cosas: que el número de horas puede llegar a las tres cifras, y que éstas van a pasar volando, con una rapidez difícil de creer.

Un juego que consiste sólo en combates, más o menos repetitivos, puede mantener la diversión si se sabe cómo hacerlo. Cosa poco habitual en los videojuegos, ya que optan, normalmente, por el camino fácil, o por querer sacar el máximo rendimiento currándose los juegos lo menos posible. En Soul Sacrifice la estrategia es muy importante, y se pueden dar casos como el mío con un jefe: en el primer intento me dio una paliza; en el segundo ni me tocó. Al hacerte elegir las magias que usas en los combates, y la forma que afrontas los mismos (con magias de cuerpo a cuerpo, a media o larga distancia, invocando golems…), consigue ser divertido aun con el paso de las horas.

Vale que en todo lo demás no es que sea gran cosa. ¿Acaso importa? Se mantiene muy sólido en lo que busca, y pocas pegas se le pueden encontrar (sumado a lo de enemigos que se repiten: mala IA de aliados y una cámara que a veces no nos ayuda mucho). Sin llegar a ser una maravilla, se ha ganado a pulso ser considerado un imprescindible de Vita. Aunque me parece que no todo el mérito es del juego: también lo es de su escasa competencia.

2 comments to Análisis: Soul Sacrifice

  • Shillenzel

    A mi me ha pasado al contrario que a ti, rara vez me encontre a alguien que salve al caido y a veces acababas viendo como quedaba uno solo que sacrifico a todos sus compañeros y no podia con el archidiablo de turno

  • Nicolas Flamel

    Terminado el juego dire que era mas o menos lo que me esperaba (salvo en la jugabilidad, de la que no sabia nada de como era antes de empezarlo pero me imaginaba algo diferente), aunque eso si, mucho mas adictivo de lo que hubiera imaginado (aunque en mi caso, tampoco tan exagerado como en otros juegos).

    Ciertamente la mecánica es relativamente sencilla en términos generales y es en el multijugador donde gana muchos enteros el juego, incluso en 2015 y a pesar de existir una nueva version del juego, aun hay gente suficiente para compartir partidas en linea y, exactamente como se menciona en el análisis, “La parte buena es que la inteligencia real media de un jugador es mejor que la de la IA. Normalmente, mucho mejor, aunque hay de todo”. Lo único que eche un poco de menos y aprovechando que la vita tiene micrófono, es la posibilidad de hablar con los compañeros antes y durante los combates (creo que se podia escribir durante los combates, aunque nunca supe como), aunque tampoco se que tan bueno sea el sonido ni si el usar esto podría comprometer la calidad del juego en linea (aunque en este caso, siempre podrían poner también un “interruptor” de apagado).

    Por cierto, coincido con la descripción del tema musical principal del juego (que al principio pensé que era el único tema del juego pues me parecía haberlo escuchado la mayor parte del tiempo durante las primeras horas de la campaña), sin duda le quedo perfecto al juego.

    Se ve difícil, pero ojalá alguna compañía se anime y sorprenda con algún nuevo juego para la vita de calidad igual o mayor que la de este juego y de paso que lo regale Sony a los usuarios Plus :D

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: