Análisis: Left 4 Dead

Rebuscando y rebuscando en los análisis, me he percatado de algún que otro juego que no está analizado por aquí todavía. De todos ellos, hoy os analizo aquí con pelos y señales Left 4 Dead, puesto que lo tengo más reciente y fresco que cualquier otro, y porque, sobre todo, es uno de mis juegos favoritos de esta generación. Y qué menos que seguir con nuestra pequeña tradición de analizar los juegos a destiempo y cuando ya están pasados de moda (trolls venid a mí).
Aprovecho para hacer un llamamiento: si alguien está interesado en pagarnos por cada análisis y mandarnos juegos gratis conforme van saliendo, que nos lo haga saber, que así seguro que dejamos de analizar juegos desfasados, como dicen por ahí.

En fin, como conclusión, L4D es un juego lo suficientemente notable como para merecer ser analizado en la web de videojuegos menos leída de la red, así que vamos allá.

Perdona, ¿te puedo comer el cerebro?

Para el que no lo sepa, L4D es un shooter en primera persona de “género” zombie. ¿Y qué es lo que lo diferencia del resto de los mil millones de juegos de zombies anteriores que han salido antes? Pues poca cosa. Una panda de criaturas deseando hincarnos el diente y un buen arsenal al alcance de nuestras manos para plantarles cara. A primera vista, no tiene grandes alicientes para diferenciarse del resto, pero en cuanto nos ponemos en situación y nos metemos en la piel de los protagonistas, todo empieza a cambiar.

Nos encontramos en una ciudad de la que poco importa el nombre, y en ella se encuentran nuestros protagonistas Bill, Francis, Louis y Zoey. A su alrededor todo es caos y destrucción, un auténtico apocalipsis zombie en toda regla. ¿El objetivo? Colaborar y sobrevivir. En esto último se basa el objetivo principal del juego. No tendremos un objetivo concreto en la aventura, no hay nadie a quien salvar, no hay objetos especiales que encontrar… hay que avanzar de refugio en refugio y sobrevivir.

Pero vamos a las principales diferencias con respecto a un RE (por ejemplo).

Overbooking zombie

En principio, tenemos un punto bastante notable e importante: el número de enemigos. Es cierto que en lo visto hasta ahora el peligro reside más en el gran número de enemigos que en lo peligrosos que puedan ser, puesto que son zombies, pero en L4D los enemigos no son numerosos, son NUMEROSÍSIMOS. Y cuando digo numerosísimos quiero decir muy numerosísimos, cosa normal, puesto que estamos ante un shooter y no un survival horror.

En este segundo aspecto, reside otra diferencia. Los zombies normalmente caen tras un par de disparos, todo está pensando para poder hacer frente a una buena horda de zombies con pistola en mano sin tener que detenernos demasiado en cada uno de ellos. Pero no olvidemos nunca nuestro objetivo principal: sobrevivir. No se trata de matar todo lo que se mueva (aunque lo pueda parecer), ya que en muchas ocasiones la munición escasea y tendremos que elegir bien a qué debemos disparar y por qué.
Dispondremos, de todas formas, de una pistola con munición infinita, pero os aseguro que no tendremos mucho que hacer cuando un Tank nos quiera reventar los sesos con un trozo de carretera y hayamos desperdiciado toda la munición de nuestra escopeta/ametralladora.

Sobrevivir no significa otra cosa que sobrevivir, simple y llanamente. Podemos correr a través de las campañas disparando solo para abrirnos paso, podemos explorar todo el mapa o llegar al refugio lo antes posible… la libertad de decidir es limitada, pero existe.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VVIdHPG0wYI[/youtube]

Una vez dicho esto, como conclusión nos queda: cientos de enemigos deseando destriparnos, munición escasa y como único objetivo sobrevivir, llegar al final de la campaña y que nos saquen de allí, sin necesidad de matar ningún boss, sin tener que salvar a nadie, sin ningún objetivo tipo “salvemos al mundo”. Bastante tenemos con salvar nuestro propio culo.

Muere, maldito cabrón

Frase que repetiremos una y otra vez hasta la saciedad. Puede variar según la situación y el enemigo que se vean involucrados, pero normalmente por ahí irán los tiros, nunca mejor dicho. ¿Tiros? ¿Alguien ha dicho tiros? Pues sí, tiros y más tiros. Disfrutaremos como enanos reventando cabezas, amputando brazos, cercenando extremidades, abriendo boquetes. Para todo eso, tendremos a nuestra disposición pistolas, escopetas, ametralladoras, cócteles molotov e incluso bombas caseras que atraen a los queridos zombies para poder quitárnoslos de encima durante unos valiosos segundos. Encontraremos también las típicas bombonas de gas, latas de combustible, etc., que nos facilitarán el trabajo, y muy de cuando en cuando, alguna gatling fija, no muy útil.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=13r8Ku8GAEI[/youtube]

Realmente, creo que éste es un aspecto un tanto negativo del juego. ¿Miles de zombies que van a por nosotros y solo se les ocurre esto para masacrarlos, señores de Valve? Pues sí, el arsenal es algo limitado, pero en realidad, no importa, ya que el ritmo frenético del juego no nos dejará pensar en ello más de la cuenta.

Todo resultaría un pelín aburrido si no incluyéramos algún que otro monstruo diferente que no fuera el típico ciudadano infectado de virus T, ¿verdad? Pues tras cada esquina, tras cada puerta, en cualquier momento, podemos encontrarnos un Boomer, un Tank, un Smooker, un Hunter… de entre otros cuantos más, lo que le da más vidilla al juego. No os voy a describir cada uno de ellos, mejor que los descubráis por vosotros mismos, que os resultará más divertido.

Sobrevivir es lo importante

Y tanto es así, que incluso podremos terminar una campaña habiendo muerto… Sí, como leéis. Mejor me explico: al final de cada campaña, llegados a un punto del nivel, empieza un momento llamado “clímax”. Tal situación consiste simplemente en aguantar las hordas (en plural) de enemigos, mientras pedimos ayuda y ésta llega hasta nosotros. Sería algo así como una cuenta atrás, esperando a que nos rescaten. Pero no acaba aquí la cosa… Una vez llegue el helicóptero/barco/avión/lo-que-sea tendremos que llegar hasta él para poder escapar, tal y como ocurriría en la realidad. ¿Qué ocurre si de camino nuestros compañeros consiguen huir y nosotros caemos? Pues nada, que ellos se salvan y nosotros no. Un toque realista que le da un ligero sabor agridulce al objetivo. De igual forma, de los cuatro participantes en la campaña, pueden sobrevivir todos, tres, dos, uno… o ninguno, siendo en este último caso game over, como es lógico.

Como he dicho antes, las campañas se juegan siempre entre cuatro jugadores… ya sea en cooperativo o por dos o tres personajes manejados por la IA, de manera bastante acertada, todo hay que decirlo. Una vez que alguien muere, podremos recurrir a salvarle más adelante o no, según decidamos, pero tengo que decir que normalmente todos los personajes son importantes, porque en todo momento existe una necesidad importantísima de cooperar entre todos. Por eso, no solo nos limitaremos a sobrevivir nosotros, sino también a ayudar a nuestros compis para luchar por nuestra propia supervivencia de una forma u otra.

Zombies sin límite, para disfrute del personal

¿Pero qué ocurre cuando nos hemos pasado las cuatro campañas (sin contar las descargables) de las que consta L4D? Nada, nada, no nos alarmemos. Aparte de los niveles de dificultad, de la gran cantidad de logros disponemos de un interesante modo de juego online. Mención especial a lo de los niveles de dificultad, ya que nos costará lo nuestro acabar las campañas conforme aumentemos la dificultad. Todo un reto que alarga bastante la vida del juego.

El online no lo he llegado a explotar del todo (ya sabéis, Xbox Live is not free!) pero comentaré más o menos qué me ha parecido. De nuevo, nos encontramos ante un juego que apuesta por cosas diferentes. Estaremos en la misma situación de antes, donde el objetivo principal será sobrevivir. Cuatro jugadores manejarán a los personajes protagonistas, y otros cuatro a los infectados, cuyo objetivo será, evidentemente, evitar que el resto de jugadores sobrevivan. Los papeles de cada uno se irán rotando conforme vayamos muriendo, pudiendo estar en la piel de un infectado y de repente encontrarnos con que inmediatamente después somos un superviviente. Un toque innovador que hace que el online no sea un simple cooperativo o un deathmatch de toda la vida.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=uQIrVyEVzT0[/youtube]

Clímax

Left 4 Dead es, sin duda, un imprescindible de los amantes del shooter en primera persona. Diré en su favor, que yo no soy muy seguidor de los FPS, y aún así es un juego que me enganchó bastante, sobre todo, cómo no, jugándolo en cooperativo.

No muy impactante a nivel visual, ni técnicamente hablando, pero divertido a más no poder. Con un apartado sonoro más que notable, con momentos épicos realzados por la escasa música de la que dispone. Los que lo hayan jugado sabrán lo que se siente cuando aparece un Tank en el último momento de nuestra escapada, con la música que le acompaña.

En definitiva, L4D es un gran juego. Simple y crudo, de ahí su grandeza. Sin una gran historia detrás, sin personajes que nos cuenten que tienen dos hijos, una mujer, una casa y un perro esperando su llegada, o que no les importa morir porque su vida es una mierda, o por qué están allí y cómo ha pasado todo eso… simplemente nos dedicamos a lo que nos dedicaríamos si realmente estuviéramos en una situación de vida o muerte: a sobrevivir. Porque, en un momento así, en el que no te puedes parar a respirar ni un segundo, solo podemos pensar en apretar el gatillo y correr, sin descanso.

Difícil, desafiante y variado. Y ante todo, divertido.

5 comments to Análisis: Left 4 Dead

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: