Análisis: Final Fantasy XV

Final Fantasy XV ha tenido uno de los lanzamientos más desastrosos que recuerdo. Y no me refiero a los últimos meses (que también), sino a los últimos… 10 años.
No podemos saber lo que ocurría en las oficinas de $hinra Enix, pero, desde fuera, parecía evidente: no sabían lo que estaban haciendo. O no sabían lo que querían hacer. O ambas.

Pero como no estamos aquí para valorar eso, sino el producto final, hay que encarar el juego sin prejuicios. O, mejor dicho, sin dejar que los prejuicios inevitables nos empañen la realidad. Una realidad que para muchos es más brillante de lo que esperaban, para otros más oscura… y para otros, en los que afortunadamente me incluyo, bastante precisa.

Historia

Noctis, príncipe heredero del Reino de Lucis, parte de la capital, Insomnia, con el objetivo de encontrarse con la princesa Lunafreya de Tenebrae, para unirse en matrimonio. Junto a él viaja su reducida escolta, que, a su vez, son sus tres mejores amigos: Ignis, Gladiolus y Prompto.
Pese a que es un matrimonio concertado, Noctis no ve con malos ojos aquella unión, así que el viaje prometía ser distendido y alegre… pero nada más lejos de la realidad.

Poco después de su marcha, llegan preocupantes noticias por radio, que hacen replantearse a Noctis y sus compañeros el verdadero motivo de su viaje.

Pero esas “noticias” tendrán que mantenerse en secreto hasta que veáis Kingsglaive. Porque la historia de FFXV no empieza en FFXV

Universo FFXV

Después de Final Fantasy VII, historia que estaba bien empezada y quedaba perfectamente cerrada, siguieron sacando productos basados en el “universo FFVII“. Sin contar las novelillas, encontramos dos juegos y una película que servían de precuela (aunque la peli cuenta algo que se explica también en FFVII). Además, también hay otro juego y película que continúan el argumento del FFVII original. Esto se considera “ampliar la historia”, y me parece admisible como concepto, aunque luego habría que profundizar en cada caso concreto.

Lo de Final Fantasy XV nada tiene que ver, ya que no amplían la historia, sino que la presentan. Es recomendadísimo ver la película (Kingsglaive) y la miniserie anime (Brotherhood) antes de empezar Final Fantasy XV. De hecho, más que “recomendado”, debería ser “obligatorio”. Y voy a ser claro: esto me parece horrible.

Si lo que pretendían era obligarnos a ver esas cosas antes de jugar: MAL. Pero es que, y esto es sólo una opinión, creo que la realidad va más allá. Es un distintivo de la poca idea que tenían de lo que estaban haciendo, y tuvieron que crearlos después para explicar bien una historia que, de por sí, no está nada bien planteada. Una historia que quedaba muy coja, y a la que se les ocurrió añadir después, para tapar huecos, una película y una serie (sin entrar a hablar de A King’s Tale, que es un detallito divertido sin más relevancia).

Puede que me equivoque, pero, después de jugar a FFXV, me es difícil pensar lo contrario.

Aunque no puedo negar que la he disfrutado mucho (por motivos que explicaré después), la historia de FFXV es un despropósito al nivel del lanzamiento del juego. Y me atrevería a decir que esta afirmación habrá sorprendido a muy pocos.

Si obviamos la existencia de Kingsglaive y Brotherhood, repito: la historia queda coja de una pierna. Cuatro protagonistas de los que no sabemos absolutamente nada, y en cuyo pasado apenas se profundiza en todo el juego.
Pero es que si tenemos en cuenta esa historia previa, cambia la pierna, pero no la cojera. El juego ignora completamente cosas importantísimas de la película, y se limita a meter a capón algunas de las cinemáticas.

En general, la sensación que deja es de historia interesante pero muy mal hecha. Y voy a poner un ejemplo, sin spoilers pero que entenderán mejor los que jueguen, que se basta por sí solo para retratar esta realidad: ¿por qué nadie se preocupa por Clarus?

Los capítulos de FFXV se suceden de forma un tanto precipitada, sin profundizar en NADA, y dejando cosas no muy bien explicadas, pese a que apenas tiene cosas que explicar. Hay detalles importantes del argumento de los que me he enterado gracias a las pantallas de carga. Y eso es otro ejemplo de por qué pienso que se dieron cuenta después de lo coja que quedaba la historia, y empezaron a meterle parches por todos lados (algunos de forma literal…).

Viendo algunas fases del juego, como “la central donde tenemos que ayudar a Holly” o “ve a esa mina porque sí y ya luego te explicamos el motivo”, no he podido evitar cabrearme por lo mal hilvanada que está la historia. Tengo la impresión de que hicieron varias escenas o mazmorras, y después pensaron en cómo unirlas, sin dedicarle demasiado esfuerzo a esto último. Por eso hay tantas cosas precipitadas o que ocurren “porque sí”.

El mundo de Eos

Si he disfrutado de Final Fantasy XV como de pocos juegos antes, se lo debo al apartado jugable. Nada novedoso, pero con algunos detalles que me han encantado.

Es entendible que a mucha gente le haya recordado a un MMORPG, pese a que no tiene nada de “massively”, y todavía tampoco de “multiplayer online” (lo añadirán en una actualización posterior).
No es por la idea de mundo abierto, que, en cierto sentido, es algo que existe en la saga desde la primera entrega. Es más bien por la forma de enfocar ese “mundo abierto”. La jugabilidad por encima de la historia, y el mayor énfasis en las misiones secundarias. Es decir, como si lo más importante del juego fuera “explorar y hacer quests“, dejando de lado la historia. Y eso es exactamente lo que ocurre, así que, como ya digo, entiendo la comparación.

Viendo el juego como tal (y no esperando nada de la historia, que ya hemos aprendido todos la lección), me ha parecido una maravilla. Creo que nunca he disfrutado tanto de explorar un mundo como en este caso. Y mira que al principio no me resultó fácil la adaptación, y tenía dudas, pero después las horas de juego empezaron a trascurrir a una velocidad increíble.

La ambientación es muy buena, y ayuda a ello los constantes comentarios del grupo sobre el tiempo que hace (ya que es algo que nosotros, como jugadores, no podemos percibir). Es un detalle más importante de lo que parece. Los escenarios son preciosos, y están muy bien elaborados. Es decir, que cuesta encontrar dos metros iguales. Además, explorar suele tener consecuencias positivas, como encontrar mazmorras opcionales o monstruos de niveles altísimos que nos harán correr en las primeras decenas de horas de juego.

La mayoría de misiones secundarias son tonterías sin importancia (“ve y trae”, “ve y mata”), pero se me hicieron entretenidas simplemente por poder recorrer el mundo. Y a esto ayudan dos factores importantísimos:
– Los chocobos, que cobran mayor importancia que en ningún otro FF offline, y, supongo, igual que en los online (que es en los que se basa FFXV). Nos ahorran mucho tiempo, compensando una de las grandes pegas de este tipo de mundo abierto: el tener que gastar muchísimos minutos corriendo de un lado para otro. Además, podemos participar en carreras de chocobos, e incluso el chocobo de Noctis nos puede ayudar en combate, por lo que conviene subirle de nivel.
– El coche de la familia real, llamado “Regalia”. Sin duda, el aspecto que más nos llamó la atención antes de tener el juego en nuestras manos. No me parecía mal concepto, y, al jugar, tengo que decir que se confirma como todo un acierto. El Regalia es una de las mejores cosas de FFXV. No sólo por el tiempo que ahorramos viajando en coche (más rápido que los chocobos), que ya es motivo más que de sobra para alegrarnos de tenerlo, sino por el concepto en sí de “viaje en coche con amigos”.

Hay tres formas de viaje en Regalia: pasajero, conductor o teletransporte. Mi favorito, por raro que suene, es el primero. Es la mejor forma de disfrutar del paisaje. Tampoco es que ser conductor cambie mucho, pues no podemos salirnos de la carretera, así que la diferencia se limita a pulsar el botón o no; el viaje es el mismo. Pero es que el paisaje no es lo único que me ha hecho disfrutar de estos viajes, ya que hay otra cosa que no me esperaba, igual de importante o más: la música del coche. Al empezar tenemos varios discos, y podemos comprar nuevos en las tiendas de Lucis. Algunas son canciones de FFXV, o de NieR… pero, muy por encima de eso, lo que me puso una sonrisa en la boca fue encontrarme con las bandas sonoras de casi todos los Final Fantasy. Ir a una cacería con el tema de Jénova motiva a cualquiera.

Al teletransporte le quiero dedicar un párrafo aparte, porque, aunque la idea de ahorrar tiempo siempre sea bienvenida, muestra una de las caras más oscuras de FFXV: los tiempos de espera. Cargar partida conlleva un minuto de carga (¿o más?). Para teletransportarnos a una ciudad tenemos que sufrir otro minuto de espera. Cambiar de un capítulo a otro, tanto de lo mismo. Se me hace más llevadero viajar en coche dos minutos que esperar la mitad de ese tiempo a que se llene una barrita frente a un fondo estático.

Noctis y los tres mosqueteros

Los cuatro personajes son muy diferentes entre sí, y, aunque tienen la profundidad de un charco, se complementan muy bien. Pero vamos a llevarlo al apartado jugable, donde, antes de nada, nos encontramos con sus aficiones:
· A Noctis le gusta pescar, por lo que podemos echar la caña en los lugares habilitados para ello, y conseguir alimento con el que después…
· Ignis es el conductor principal y cocinero del grupo. Tenemos que aprender nuevas recetas para que pueda prepararlas en los campamentos, otorgándonos mejoras en combate durante las horas posteriores.
· A Gladiolus le gusta la exploración, así que conviene bajarnos del Regalia y caminar de vez en cuando para mejorar su capacidad de encontrar objetos buenos tras la batalla.
· Prompto ofrece algo con menos relevancia jugable, pero muy original, como es su afición a la fotografía. Continuamente está sacando fotos de personas, paisajes y combates, que podemos conservar en el álbum.

Centrémonos ahora en el estilo de combate. Es un Action RPG, y reconozco que ahí ya me tienen ganado, pero dejemos gustos personales a un lado para analizar todo lo bueno y malo:

Noctis es el protagonista, y los otros son personajes secundarios, con todo lo que ello implica: sólo manejamos al príncipe, y será él quien deba mantenerse vivo si no queremos conseguir un Game Over. Al estilo Kingdom Hearts.

Podemos equipar a Noctis con todo tipo de armas, y a los demás con sus especialidades (Gladio con mandoble y escudo, Ignis con dagas y lanza, Prompto con pistolas y artefactos). Pero no es sólo en la versatilidad donde destaca Noctis, ya que hay algo más importante: el don Lux.
La magia de la dinastía de Lucis permite a Noctis, entre otras cosas que descubrimos más tarde (como el “Coro espectral”), arrojar su arma y teletransportarse hasta ella. Eso le da una gran ventaja en combate, que será el factor decisivo de muchas batallas complicadas. Y, de paso, las vuelve más espectaculares.

También es posible usar magias, pero de una forma distinta a la habitual, si acaso ligeramente parecida a FFVIII, pues debemos extraerlas de puntos concretos (normalmente cerca de campamentos), y usarlas como si fueran objetos (el PM sólo se usa para esquivar golpes o usar Lux). Sólo Noctis puede extraer magia, pero podemos guardarla en “viales mágicos” y equipárselos a cualquier personaje. Es como si convirtieran la magia en una bomba, para que cualquiera pueda hacer uso de ella.

La VIT y el PM se curan gradualmente, especialmente al escondernos detrás de coberturas. Cuidado con esto, que no todos los enemigos son tontos…
No es igual la “VIT máxima” que la “VIT actual”, pero bueno, ese tipo de cosas es mejor comprobarlas jugando.

En general he disfrutado muchísimo de los combates, dinámicos y espectaculares, dando gran importancia a la cooperación entre personajes. Esto último se consigue, sobre todo, de dos maneras: con las “Técnicas” (ataques especiales realizados al llenar un medidor) y los “Ardides” (ataques conjuntos realizados al golpear a un enemigo por la espalda). Conviene aprovechar al máximo ambos, sobre todo en las misiones más difíciles del juego.
Otra cosa que facilita mucho los combates son las “ayudas externas”, como las invocaciones, pero es algo que no depende de nosotros, ya que aparecen cuando quieren. A veces, en el momento perfecto. Otras, ya puedes esperar…

Cuando se agota la vida de un personaje, no muere instantáneamente, sino que queda en “Agonía”. Durante esos segundos, un compañero puede acudir en su ayuda y reanimarle. Si Noctis cae en “Agonía” y no usamos objetos curativos ni nos reaniman, fin de la partida.

Como punto negativo le pongo la cámara, que a veces es una tortura. Como nos pongamos a luchar entre arbustos o cerca de muros es posible que no veamos nada de lo que ocurre.

La experiencia conseguida en combates (así como la de misiones) no se consigue al instante, sino que se acumula, y sólo se asimila al descansar en un campamento o en un hotel. La diferencia entre ambos también es importante: acampando conseguimos más PH, e Ignis puede preparar una comida que mejora algunos parámetros en las siguientes horas. Por otro lado, pagar por una habitación de hotel multiplica la experiencia asimilada. El hotel con multiplicador “x3” es una bendición para los niveles más altos.

Los PH de los que hablaba son “puntos de habilidad” con los que podemos mejorar muchísimas cosas, tanto a nivel grupal como personal, tanto de exploración como de combate, etcétera.

Por cierto: al principio está activado por defecto el sistema de combate “Dinámico”. Recomiendo cambiarlo a “Táctico”, aunque eso ya depende del gusto de cada uno…

Ambientación

Quiero detenerme a hablar de tres cosas importantes de la ambientación, no sólo del país, sino del juego en general.

Aunque ya he hablado antes del mundo de Eos, quiero profundizar en esos detalles que le dan un toque especial, y que a veces pasan desapercibidos (no el hecho en sí, sino su importancia).

Nunca me cansaré de destacar la importancia de que los personajes estén hablando todo el rato (no literalmente), y no sólo cuando “les toca” (cinemáticas, etcétera). Que charlen al ir en coche, al recorrer los escenarios, dentro de los propios combates… Con detalles tan aparentemente simples se consigue MUCHO.
De todas formas, también es verdad que podían haber metido mucha más variedad de frases. Ya que nos van a obligar a hacer tantísimas misiones secundarias, deberían haber previsto que se repetirían hasta la saciedad. Que son más de 100 horas de juego…

El cambio día-noche y de clima no es algo anecdótico, especialmente lo primero. Al llegar la noche, llega “el terror”. Es cuando los cadentes despiertan. Y de nuevo, con eso, gana más importancia el encontrar áreas de descanso (donde, además, tenemos que repostar la gasolina del Regalia si no queremos quedarnos tirados). La tensión de alejarnos de zonas seguras durante la noche está muy bien lograda, sabiendo que puede aparecernos un monstruo mucho más poderoso que los que encontraríamos durante el día.
No es que se convierta en un juego de miedo ni mucho menos, pero sí hay cierta tensión jugable, al igual que lo hay en algunas mazmorras por culpa de los duendes, o en misiones de capítulos más avanzados…

Lo único que echo en falta es encontrar más ciudades de verdad, en vez de tantas zonas de descanso.

También quería hablar de la banda sonora, que, quitando un tema de mazmorra algo machacón, me ha parecido de un nivel altísimo. Desde la melodía que suena en algunas zonas de calma, y que me recordaba a El señor de los anillos (sólo con eso ya…), hasta los temas de batalla, a cada cuál más épico.

Lo que más me ha gustado es la transición de algunos temas dependiendo de la velocidad a la que nos movemos, o cómo podemos distinguir lo jodidos que estamos en función de la música de combate. Es decir: vamos explorando el mundo y nos encontramos un enemigo. Si la música es normal, es probable que ganemos sin dificultades. Si la música se va volviendo más épica, puede que suponga un reto. Pero es que la música que suena cuando encontramos un “bicho del copón”… es de lo más épico que he escuchado en toda mi vida (en el campo de los temas de batalla, claro). Es como si el combate estuviera orquestado por Two Steps From Hell. Todo el mundo debería escuchar esa música en el momento antes de su muerte.
Aunque luego subes a nivel 90 y ya se suele perder esa epicidad…

Omnis Lacrima

La traducción me ha dejado la misma impresión exacta que Type-0, juego al que se parece en muchos aspectos. Buena impresión general, a destacar la personalidad que le otorga al juego adaptar el lenguaje al contexto en que se desarrolla. Si lo comparamos con el doblaje en su versión inglesa (con el que he jugado), la traducción a castellano sale ganando con mucha diferencia. Del mismo modo que en Final Fantasy X encontrábamos una traducción muy correcta pero que perdía parte de la emotividad hablada (precisamente por ser DEMASIADO correcta, olvidando que hablan personas y no máquinas), aquí sucede lo contrario. La traducción tiene una chispa que le falta al doblaje, que incluso cae en errores argumentales, como hablar de caballos, cosa que aparentemente no existe en Eos; traducido por “chocobos” en castellano. Es uno de muchos ejemplos.
Por contra, en ocasiones me parece que se pasan de licencias, y deberían ceñirse un poco más a lo que dicen, pues a los que entiendan un poco de ambos idiomas se les hará raro escuchar una cosa y leer otra distinta.

Conclusiones

He procurado, en la medida de lo posible, no compararlo con otros juegos de la saga. Lo único que tiene de “Final Fantasy” es el título, los chocobos y demás nomenclatura.
Partiendo de que es un juego de la “nueva saga” (iniciada en FFXII), puedo afirmar que el cambio que ha sufrido no le sienta nada mal. Tampoco es que revolucione nada, pues es la jugabilidad de Kingdom Hearts, la historia de Type-0, en un mundo de MMORPG, pero, oye, se hace tan divertido de jugar como cualquier otro.

La gran sacrificada es la historia, mediocre de por sí, pero, además, muy mal llevada. No quería tener que decir esto, pero es que la historia parece una excusa para hacernos viajar y realizar quests. De nuevo un concepto muy de MMORPG. Se ve que Final Fantasy XIV ha tenido éxito, ¿eh?

Viajar por Eos es una gozada: recorrer todas las zonas, tan bien diseñadas, buscando mazmorras o enemigos secretos, realizando las muchísimas misiones secundarias… Vale que hay muchas que se repiten, y las últimas mazmorras no podían ser más cansinas, pero tiene variedad suficiente, incluyendo fases de sigilo (o “intento de” rolleyes ), y algún minijuego que no he comentado, como las apuestas de lucha de monstruos.
El viaje mejora yendo en chocobo o en Regalia. El concepto del coche, una de las dos principales señas de identidad de FFXV, le da un aire distinto, hasta tal punto que, creo, FFXV sería un “juego normalito” sin él.

La otra “seña de identidad” que distingue a FFXV de otros RPG son los Ardides y el don Lux. Lo primero me ha parecido el mejor método para vencer a enemigos difíciles, especialmente al desbloquear la expansión de daño. Por su parte, las habilidades especiales de la casa Lucis logran que manejar a Noctis sea mucho más interesante. Si bien es verdad que hay tantas explosiones de luz que a veces luchamos sin ver nada (otras veces es por culpa de la cámara), es tan espectacular y dinámico que preferí activar el modo “Táctico” para poder respirar en mitad de los combates.

Ayudan a esa espectacularidad algunos de los majestuosos temas de la banda sonora. Desde el conmovedor “Somnus” del menú principal (ahí ya sabía que la banda sonora iba a ser muy buena), hasta los epiquísimos temas de combate.

Hunt of Be Hunted

Para ser un juego tan largo no tiene muchos bugs, y se le pueden pasar los pequeños, como los problemas casi constantes con el apuntado a enemigos… pero tiene otros algo menos perdonables, que, si bien son puntuales, creo que han tenido años de sobra, y parches más de sobra aún, para solucionarlos. Personajes que desaparecen durante casi toda una mazmorra, una cámara que se tiñe de verde e impide ver en mitad de un combate contra boss
Y termino con un bug de nivel crítico, con el que me topé dos veces (afortunadamente pude esquivarlo la segunda), encontrado también dentro de una mazmorra, y que me hizo perder una hora de juego. Podéis verlo pulsando AQUÍ.

Por culpa de estos bugs, y de lo penosísimamente mal que está llevada la historia, se va a quedar sin un tercer Cactilio que podían haber logrado cuidando mejor el producto final. No me queda claro si es que no quisieron hacerlo mejor, o si es que no tenían ni idea de cómo lograrlo. Prefiero no saberlo, y quedarme con lo que hay, que no es nada malo de por sí… pero sin dejar de lamentarme ante lo que pudo haber sido.

Lo mejor:
– Recorrer el mundo, especialmente con Regalia o chocobos.
– El nuevo estilo de combate le sienta genial, y encima permite evitar enfrentamientos no deseados.
– Banda sonora.
– Muchísimas misiones.

Lo peor:
– La historia queda coja sin Kingsglaive y Brotherhood, e incluso con ellos sigue sin ser gran cosa.
– Que se necesite DLC y guía para conocer el 100%.
– Tiempos de carga.
– La cámara puede ser una gran enemiga en combate.
– Bugs.

(Versión analizada: PlayStation 4)

8 comments to Análisis: Final Fantasy XV

  • Vayven

    Ahora que tiene la aprobación de Mako Sedai le tengo aún más ganas, aunque lo de la historia me decepciona un poco, desde mi posición de no tener ni idea del juego tenía buena pinta, y yo sigo sin PS4… Shinra Enix, saca Final Fantasy XV para PC, primer aviso.

  • Gold-St

    Bueno, por lo menos le queda el consuelo de ser el mejor Final Fantasy que ha salido desde FF13, ¿no?

    Ah, no calla, que está Type 0 :5:

    En fin, síndrome de Phantom Pain, juego larguísimo, muy entretenido, pero que queda como el hazmereír de la saga. Diría que es un insulto a los fans, pero viendo que la mayoría de los fans son los que ponen a personajes como Lightning entre los más populares, mejor que se insulten ellos solitos.

    Pero no pasa nada, que aunque la historia esté rota, todavía quedan los 3 DLC para ver si se arregla. Y si no, KH3 está al salir, después de KH2.8+0.9+25%-X³/Σ½. Que es lo que le gusta a los fans.

    Qué ganas de que salga ese rumoreado FF 1-9 collection para despedirme de Square y de la franquicia para siempre. :26:

  • Iskander

    Pues en lineas generales estoy muy de acuerdo contigo. Yo lo he disfrutado mucho. Yo era una de esas personas que llevaba esperándolo muchos, muchos años, y por suerte, no fui una victima del Hype del juego.

    Sobre la historia a mi me pareció interesante todo lo que te intentaban contar, el villano principal del juego me ha gustado bastante. Pero como bien ha comentado Chris la historia esta muy mal contada, la narrativa es lo peor que he visto desde hace mucho tiempo, por poner un ejemplo, hay cosas muy importantes que han pasado que solo te enteras si te paras a leer unos papeles tirados en el suelo.

    La película obligatoria 100% el anime no estuvo mal pero quizá no es tan obligatorio. Eso si jugablemente lo he disfrutado y se me ha hecho llevadero a pesar de sus fallos.

  • Shillenzel

    no he llegado a jugarlo pero por lo que he visto coincido en casi todo, el combate no me convence del todo siendo tan KH, la musica muy guay y la historia parece hecha a machetazos con muchos saltos en la trama hasta el punto que los personajes comienzan a hablar de cosas que han pasado y no te han contado

  • Alex

    Hola a todos, que tal? Pertenezco a ese pequeño porcentaje de bastar… de mala gente que lee, pero no comenta, y este parece un buen momento para cambiar eso. Chris, ahora que tienes fresco el juego, hay una cosa que me atormenta y que no he conseguido descubrir si es verdad. Leí, no se donde, que para poder seguir bien la historia tenias que mantenerte escuchando la radio constantemente, y que asi se iba desgranando todo el contexto y le daba sentido a la situación (algo de sentido al menos), es esto verdad? Como noctis, nunca sentí la necesidad de escuchar la radio o ver las noticias, era algo que asociaba como ajeno y que le habría dejado a ignis o a gladio, yo era más de echar partidas a la recreativa con prompto. Si es verdad, vale la pena darle una segunda vuelta al juego?

    • Aunque es cierto que tienen información adicional, es más bien prescindible. A veces interesante de escuchar para entender lo que piensa la gente… y otras ni eso.
      Lo que sí es mucho más importante, y que probablemente habrás hecho, es recoger los documentos desperdigados por todo el capítulo 13, ya que $hinra €nix no se conformó con explicar mal la historia, sino que también consideraron buena idea repartirla en papelitos y pantallas de carga.

      ¿Algo de esto justifica una segunda partida? NOP. Y mucho menos teniendo en cuenta que en unos meses, cuando saquen el DLC con la historia de Ignis, y con ello se dé por finalizada (¿O NO?) la historia, publicaré una guía argumental explicando toda la historia, aclarando dudas, y, dado que hay partes demasiado ambiguas, poniendo varias teorías, tanto propias como recogidas de Internet. Así que ahórrate la segunda partida, y de paso ahorra unos eurillos. :3:

  • Xelux

    Y que se puede esperar de un juego que ha pasado por diferentes plataformas y años?

    Pues que esté inacabado, con una historia inconexa, momentos de “aqui te enchufo esto y ahi te las peles” y un sin fin de problemas.

    Según te he leido a ti y a otras web/foros, todo pinta a un autentico pifostio en el desarrollo del juego y eso donde se plasma es en la historia, mal contada, a medias y un sin fin de sin sentidos que de seguro existen.

    Todo esto, leyendo opiniones, solo he jugado un par de horas porque tengo otro juego a punto de terminar, por lo que cuando me lo pase comentaré.

    Eso si, buen análisis!

    Saludos

  • Khameo

    Yo he podido por fin completarlo y jugarlo sin prisas, con calma, analizando todo, más de 150horas de juego llevo y estoy en el endgame… Estoy de acuerdo y respeto todo lo que dice este análisis, para mi y como para muchos fans de de la saga, es un buen Final Fantasy, porque venimos de unos episodios “raros” desde el XII.Compararlo con los títulos épicos de antaño y decir lo que no tiene no va a solucionar la papeleta, esta claro que FFVII-VIII-IX-X… Ofrecían una experiencia más lineal pero entretenida, con miles de cosas que hacer y lugares que visitar, que daban sensación de libertad, ni que decir tiene que algo tan banal como el regalia typeF no podemos compararlo con la experiencia del Highwind de FFVII o el Balamb Garden del VIII… Eso es así, un ejemplo cualquiera, SQUARE-Enix lo sabe pero ha llovido mucho desde entonces, todos queremos esa libertad de aterrizar donde queramos, islas secretas aunque sólo sirvan para matar 3 bichos, enemigos épicos a lo Arma Última, y un guión trabajado con buenas cinemáticas que nos hagan llorar, reír, temblar… Para mi después de FFXIII y sus secuelas, es una brisa de aire fresco, me dedico a explorar, a experimentar con las magias, a subir de nivel… Y me encanta. Pero es una pechuguita de pollo al lado de un solomillo (entregas anteriores). Eso sí, mejor que el arroz tres delicias de FFXIII.
    Espero que próximas entregas vayan en esta línea pero mejorando lo que hemos visto, los fans de FF ya hemos demostrado que sabemos esperar, y espero que SQUARE tome nota de las críticas y los halagos a FFXV de cara al futuro de la saga.
    Yo a este le doy un 8/10… Y soy generoso.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: