Análisis: Fallout 4

Fallout 4 ha sido creado con el objetivo de satisfacer a los fans de Fallout 3, hasta el punto de que, en la mayoría de sus apartados, es un calco exacto, sin intención de meter cosas nuevas. Que las hay… aunque no son precisamente para tirar cohetes.
Mi primera intención era escribir un análisis sin especificar si estaba hablando de F3 o F4, omitiendo algunos detalles, para que vierais que casi todo lo que diga se puede aplicar a ambos.

Lo que pasa es que Fallout 4 no es una réplica al uso, pues no olvidemos que estamos hablando de un juego que, si nos engancha, puede superar sobradamente las 100 horas. ¡Y vaya si engancha el cabrón!

Historia

Podríamos decir que hay dos protagonistas, marido y mujer, aunque tenemos que seleccionar a uno de ellos al principio y no podemos cambiarlo después. Como yo elegí al hombre, hablaré de “el prota” en masculino.

La historia se inicia en el año 2077, en Massachusetts, durante una guerra nuclear que amenaza la vida de todo el planeta (o al menos la de Estados Unidos). El prota vive con su mujer, su pequeño bebé Shaun y un robot doméstico, sin imaginar que, muy pronto, aquel “bonito y tranquilo barrio” dejará de serlo.

Una mañana, la familia recibe la noticia de que han sido admitidos en el Refugio nuclear 111, y, lo que tiene la casualidad, justo después se activa la alarma que advierte a la población de que están siendo atacados por bombas nucleares. El prota y su familia corren hasta el Refugio 111, poniéndose a salvo en el último segundo, sin poder hacer nada por todos sus vecinos y amigos del exterior.

Los pocos supervivientes aceptan ser criogenizados durante la guerra nuclear, pues las bombas no son lo único que podría matarlos si saliesen; la radiación es igual de peligrosa.

Tiempo después, el prota despierta dentro de su cápsula, y observa horrorizado lo que está ocurriendo en el exterior: un hombre acaba de secuestrar a Shaun delante de sus narices, y logra huir antes de que el prota consiga salir de la cápsula.

Bienvenidos a la Commonwealth

El objetivo del prota queda claro desde el principio: encontrar a su hijo. Toda la historia se basa en ello, y es simple a más no poder. Digamos que el argumento de Fallout 4 no es su punto fuerte.

La Massachusetts actual (ahora conocida como “la Commonwealth”) nada tiene que ver con la que él dejó antes de entrar al Refugio 111… y es que han pasado nada más y nada menos que 210 años.

Lo más impresionante de Fallout 4 es la libertad que tenemos para recorrer su mundo abierto, y la enorme cantidad de localizaciones distintas, como edificios en los que podemos entrar, campamentos en los que vive gente, túneles de metro, etcétera. Es cierto que hay muchos tiempos de carga, pero es un precio que estoy dispuesto a pagar a cambio de todo lo demás.

El mundo en 2287 es horrible, ruinoso y extremadamente peligroso. Pero en esa fealdad es donde se nota el buen trabajo de Bethesda. Han vuelto a conseguir crear un mundo realista (dentro de esa distopía), en el que nadie querría vivir, pero en el que resulta muy fácil sentirse inmerso al jugar.

Aunque sea la misma idea exacta (e implementación) que en Fallout 3, el mapa es diferente, por lo que no se vuelve repetitivo pese a haber dedicado cien o más horas a Fallout 3, y otras tantas a New Vegas. Lo que sí me parece fundamental es dejar mucho tiempo entre unos y otros, para evitar la saturación.

Recadero posnuclear

La historia queda en segundo plano, ya que, como dije antes, es totalmente insípida. Lo bueno de Fallout 4 es poder explorar el mundo, cumplir misiones opcionales y crear campamentos.

En realidad son tres cosas que van de la mano, pues explorando el mundo es cuando encontramos misiones secundarias, y, al mismo tiempo, muchas misiones nos llevan a descubrir sitios que no conocíamos. Básicamente todas las misiones consisten en lo mismo: ir a un sitio y limpiarlo de enemigos, con el añadido de tener que rescatar a alguien o encontrar un objeto; pero matar al fin y al cabo.

En mi caso, es el tipo de juego en el que me intento mentalizar de cumplir sólo las misiones principales, para no gastar demasiado tiempo en un solo juego, pero termino haciendo hasta las misiones más estúpidas y repetitivas. Y mentiría si dijera que me he aburrido lo más mínimo en alguna de ellas, pese a su simpleza, y pese a luchar una y otra vez contra los mismos enemigos (casi todos iguales que en Fallout 3).

Lo otro que ocupa nuestro tiempo es la construcción de campamentos, la novedad más importante de Fallout 4. Tras despejar una zona de enemigos (no cualquier zona, sino algunas concretas, pero hay un montón), podemos construir una baliza de reclutamiento para atraer a colonos sin hogar. Estos colonos se quedarán a vivir en el campamento, y será tarea nuestra cuidar de ellos, porque son todos bastante inútiles. Tenemos que construir casas, defenderlas con torretas, plantar comida, crear fuentes para que puedan extraer agua…
Poco a poco vamos construyendo ese terreno casi vacío en un lugar habitable, aunque no estaría de más si los colonos pusieran un poquito de su parte. No pido cosas muy difíciles: me basta con que quiten los cadáveres.
La idea es muy buena, pero la herramienta de construcción es malísima. Especialmente a la hora de poner paredes; ¡vaya suplicio! Le vendría bien una vista isométrica tipo Los Sims. La sensación que da es que lo han dejado a medias, sin muchas ganas de perfeccionarlo.

Jugabilidad

Fallout 4 es un Action RPG, en el que tenemos libertad para actuar como si de un shooter convencional se tratase, o mezclarlo con su función de apuntado automático (Vault-Tec Assisted Targeting System, “VATS”), donde el tiempo se ralentiza, y nos permite elegir a qué extremidad disparar, cada una de ellas con un porcentaje de acierto. Dependiendo de la zona podemos conseguir diferentes efectos, como mayor daño por acertar en la cabeza a un humanoide, o incapacitar sus extremidades.

La personalización del personaje es muy grande, y no sólo por el equipo, pero empecemos por eso: hay una ingente cantidad de armas y armaduras, que podemos conseguir comprando, investigando o robándoselas a los cadáveres enemigos. Tenemos la posibilidad de modificar las armas en un taller de múltiples formas, por lo que es raro tener dos armas iguales. En cuanto a ropa la cantidad es mayor aún, pues no son trajes de cuerpo completo (aunque los hay), sino que tenemos que equipar torso, cabeza, brazo izquierdo, brazo derecho, pierna izquierda y pierna derecha por separado. Y eso no es todo, pues podemos llevar armadura encima de la ropa, o poner hasta tres complementos diferentes en la cabeza (casco, gafas y pañuelo cubriendo la boca, por ejemplo).
La “defensa” no es lo único importante de la ropa elegida, ya que, dependiendo de la situación, tenemos que priorizar otros parámetros como “resistencia a ataques de energía” o “resistencia a radiación”. Atención a esto último: en zonas con radiación vamos perdiendo vida máxima, que no podremos recuperar hasta que nos hayamos curado la radiación.

La otra cara de la personalización son las habilidades y parámetros: Fuerza, Percepción, Resistencia, Carisma, Inteligencia, Agilidad y Suerte. Con cada nivel podemos subir uno de esos siete parámetros, o conseguir una habilidad asociada a ellos. Hay muchísimas (creo que 70), pero os pongo unos pocos ejemplos: abrir cerraduras, hackear ordenadores, mayor daño con distintos tipos de armas, resistencia a radiación, conocimientos científicos, posibilidad de disparar a través de paredes o de que nos reboten las balas, y un largo etcétera.

Ya que los he mencionado, tengo que decir que los minijuegos de las cerraduras y el hackeo son bastante cansinos. Ya estaban en Fallout 3, y aquí se limitan a copiarlos sin añadir nada nuevo. Han tirado por lo fácil; una pena.

El viaje se hace mucho más ameno con la compañía de un perro o de otras personas. Tenemos que elegir; no podemos llevar más de uno a la vez salvo en misiones puntuales. Son de mucha ayuda, especialmente porque son inmortales.

Limpiando el barrio con Jessica Jones

Fallout… Fallout never changes

Comprendo que el simple hecho de crear todo el mapeado del juego ya es algo loable, que requiere muchísimo tiempo. Pero, no me jodas, habéis tenido mucho tiempo como para que eso sea lo único nuevo interesante, más allá de la mejora gráfica y un par de añadidos de poca trascendencia.

Ni siquiera voy a entrar a hablar de los bugs graves que hacen cargar partida, porque son casos aislados (que no deberían existir, pero ya he dicho que no iba a entrar). Es que, en realidad, el movimiento general del mundo deja muchísimo que desear. No me extraña que odien tanto a los Synth, porque es raro el personaje que no parece un robot. Puede funcionar mejor o peor, pero está todo tan al límite que parece que el juego va a reventar en cualquier momento.

Entrando en errores más concretos, encontramos continuamente conversaciones donde unos pisan las frases de otros, primeros planos a personajes en largos silencios injustificados, o frases cortadas.

La inteligencia artificial oscila entre mala y peor, por fortuna para el jugador, todo sea dicho. Si te enfrentas a 10 enemigos y matas a 9, el otro puede olvidarse de todo lo sucedido en cuanto te pierde de vista. Pero “olvidarse de todo” al nivel de seguir con su vida como si nada pasara, rodeado de cadáveres.

Más graves son los errores argumentales insuperables con que me he topado en alguna misión concreta. Son tan exagerados que casi resultan cómicos. Atención, que os voy a contar uno que no se me olvidará jamás:

Spoiler Inside Mostrar

Conclusiones

Fallout 4 no hace nada espectacular, pero ofrece muchísimas horas de jugabilidad divertida y exploración a través un mundo posapocalíptico muy bien recreado. El mimo con que ha sido construido se nota desde el primer segundo hasta el último, y poder recorrerlo libremente es una gozada.

Ayuda mucho a meterse en ambiente la música que podemos escuchar a través de la radio, especialmente la emisora de Diamond City. La mitad de las canciones ya estaban en Fallout 3, pero no se lo voy a tener en cuenta como algo negativo, pues siguen funcionando.

Lo que sí pediría es una historia más interesante (o “interesante” a secas), algo más de ganas en renovarse (me lo he pasado genial con él, pero tenía la impresión de estar jugando a Fallout 3.2), menos tiempos de carga, mejor IA y funcionamiento general, y un Pip-Boy mejorado, ya que no me gustan nada sus menús.

Hay un extra muy curioso, aunque no sé si considerarlo parte del juego, que es el apartado de mods. Desde el propio menú principal del juego (al menos en la versión de PS4) puedes descargar e instalar modificaciones que otros usuarios han creado, como nuevas armas, supuestas mejoras gráficas, e incluso trucos. Yo confieso que he utilizado dos: munición infinita para los aliados y eliminar el límite de peso.

Fallout 4 es lo que es. Si has jugado a Fallout 3 sabes lo que hay; tu opinión va a ser exactamente la misma. Yo personalmente no me considero un gran fan de la saga, pero me he divertido tanto como con la tercera entrega.
Si, por contra, no jugaste a Fallout 3 ni a New Vegas, te estás perdiendo un juego de estilo muy marcado y con ambientación única, con el que puedes pasar semanas sin más preocupación que perderte y explorar… Aunque, si no te convence mucho su propuesta, es fácil llegar a odiar su monotonía y echar en falta un argumento de más nivel que motive a seguir avanzando.

Lo mejor:
– Ambientación.
– Hay tantas misiones que parece que no terminan nunca.
– Personalización.

Lo peor:
– Historia de nivel muy bajo.
– Se puede hacer monótono.
– Han sido muy conformistas en la mayoría de apartados, usando lo que ya tenían hecho sin mejorarlo.

(Versión analizada: PlayStation 4)

2 comments to Análisis: Fallout 4

  • Alex

    Fallout, el talón de Aquiles de mi recorrido como jugador de videojuegos, mi saga maldita por excelencia. No se la de veces que he tenido uno de estos juegos en la mano y he decidido no comprarlo por los motivos que fueran.

    Me encantaría jugar a alguno de sus juegos, pero solo de pensar en emplear 50 o 100 horas de mi tiempo en él hace que me de picazón en la cabeza. Y cuando pienso que antes que él tengo por delante Persona 5, los tres Danganronpa y todas las novedades de este año, el picazón baja al estómago y se convierte en ardor. Esto de hacerse mayor y no tener tiempo es un asco.

    • Va a sonar raro que diga esto de un juego que me gusta tanto, pero quizá te tranquilice saber que, teniendo que elegir, Fallout me parece una saga que… no importa tanto omitir.
      Todo lo buena que sea su ambientación, y el hecho de que se me hayan pasado las horas volando, no quita que sea un juego sin mayor trascendencia.
      Es decir: si tienes mucho tiempo, juégalo sin pensártelo. Si no lo tienes, descártalo sin pudor.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
(Las imágenes se enlazan igual que el texto)
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: :33: :34: :35: :36:
:37: :38: :39: :40: :41: :42: :43: :44: :45:

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.