Análisis: DuckTales

DuckTales1

Por casualidades de la vida, una semana después de analizar Kingdom Hearts llega el análisis de DuckTales. Un juego protagonizado por el tío de uno de los tres protagonistas de KH. Eso sí, aquí terminan las comparaciones, porque nada tienen que ver uno y otro.

Antes de empezar, quiero aclarar que el juego que me he pasado es el nuevo, llamado DuckTales: Remastered. Ahora os explico en profundidad, por si no sabéis de lo que hablo.

Patoaventuras

Hace casi 25 años, salía para Nintendo Enternainment System un videojuego plataformero protagonizado por el Tío Gilito (originalmente Scrooge McDuck, o Rico McPato en latinoamérica).

Casi cualquier persona con un mínimo de edad sabe quién es el Tío Gilito. El juego, en cambio, no es tan popular. Hacer un remake puede servir para dar a conocer a los jóvenes la historia del personaje (posiblemente) más rico del mundillo de la animación. ¿Y para los que ya lo jugaron en su día? Ahora os cuento, pero antes…

¿En qué consiste DuckTales? Todo empieza cuando un grupo de ladrones, los Golfos Apandadores, tratan de robar la inmensa fortuna de Gilito McDuck. Una cosa lleva a la otra, y en poco tiempo Gilito se encuentra recorriendo todo el mundo en busca de tesoros. Pero bueno, la historia no es lo importante aquí, sino la jugabilidad, así que hablemos de ello.

DuckTales2

En busca de los tesoros

DuckTales es un plataformas. Gilito puede saltar y golpear con su bastón. La sencillez en su máximo esplendor.

Si habéis jugado a la versión original, tengo que deciros que no tiene nada que ver. El remake es MUY distinto. Nada de esas versiones remasterizadas que mejoran levemente los gráficos y nos cuelan como si fuera una gran novedad. Esto es un remake de verdad. Mantiene la esencia, pero mejora en todos sus apartados.

Lo más evidente es el apartado gráfico. Pero en un análisis tenemos que hablar de cosas que van más allá de la vista. Es decir, cosas como el rediseño de algunos niveles y jefes, o, lo mejor de todo, la inclusión de nuevas conversaciones. No es sólo que las conversaciones aporten mucho humor a la aventura, sino que le dan más sentido a algunas situaciones. El doblaje también ayuda. Siendo un plataformas tan simple, estos detalles le dan más personalidad.

La verdad es que Gilito es un protagonista muy poco común. Aunque se preocupa por sus sobrinos, lo que más le interesa es el dinero, y es un pato bastante tacaño y cascarrabias. Insisto en que las nuevas cinemáticas con doblaje le dan mucha vida al juego.

Jugablemente sólo le pongo tres pequeñas pegas, al margen de la simpleza, que no es una pega necesariamente, pero ni mucho menos una virtud.
Primero: los pinchos y los murciélagos te hacen daño con mirarlos.
Segundo: en las situaciones en que vas montado en un vagón y éste cae, teniendo que saltar hacia la plataforma que tienes delante para no caer al foso y perder una vida, los saltos no aprovechan el impulso del movimiento (como debería ser), y suelen quedarse muy cortos.
Tercero: al final hay una parte en la que tienes que llegar a cierto sitio en X tiempo. El problema es que no te lo dicen, y puede ocurrir lo que a mí: que iba con toda la calma hasta que me dijeron que fin del tiempo y que repitiera el nivel entero.

DuckTales3

Conclusiones

DuckTales es uno de esos juegos que tenemos que disfrutar sin comparar con los demás. Vale que es muy corto, vale que no aporta nada nuevo, pero divierte todo lo que dura. Eso siempre es motivo de ganar un Cactilio.

El remake mejora muchísimo la versión original, así que sirve para acercar un juego clásico a las nuevas generaciones, así como para dar otro gran motivo para rejugarlo a los que lo conocieran en su día.

Si os gustan las plataformas, dadle una oportunidad. Pero id pensando a cuál jugaréis dos o tres horas después, una vez lo hayáis terminado…

Lo mejor:
– El remake mejora mucho.

Lo peor:
– Muy corto y simple.

(Versión analizada: PlayStation 3)

3 comments to Análisis: DuckTales

  • Gold-St

    En su día, cuando Capcom molaba, tenía en NES dos “franquicias” estrella, los megaman y los que hacía en colaboración con Disney, que usualmente venían en una característica caja morada.

    Títulos como éste, la Sirenita, Chip&Dale, Darkwing Duck, eran AAA entonces, derrochaban originalidad y graficazos.

    Ducktales es uno de mis juegos favoritos de la infancia, a pesar de que no me llevo muy bien con Disney.

  • Nicolas Flamel

    ¿Quien diablos es Gilito? Oooooohhhh, tío Rico McPato, ¡hace cuanto que no te veo! :D

    Pues si el juego es tan simple, corto y suficientemente entretenido, pues habrá que aprovechar el beneficio del Plus y jugarlo; aunque no recuerdo haber jugado el original en su día, tampoco pensaba jugar este, pero con esas características que describes ni como negarle una oportunidad :P

  • Pepkatran

    Juegazo (Nostalgia al mando). El único que tenía mi primo en su NES. Entre este y el Heroes of Might and Magic III me tiré montones de tardes en su casa.
    El juego era simple a más no poder, pero muy muy divertido. Recuerdo incluso conseguirlo para la game boy siendo ya adolescente, en un cartucho pirata de los de 100 juegos, y resultarme igual de entretenido que cuando era un enano.
    Si dices que la remasterización mejora el juego terminaré comprándolo. Eso sí, cuando baje el precio. Se me antoja caro para algo que no durará más que media tarde.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: