Análisis: Disgaea D2: A Brighter Darkness

DisgaeaD201

La saga Disgaea lleva dando vueltas al mismo concepto desde que su primera entrega triunfara en Japón. No lo hizo fuera, por desgracia, pese a ser un auténtico juegazo.

Ni Disgaea 2, ni Disgaea 3, ni Disgaea 4 consiguieron alcanzar el nivel del primero. Tenían mejoras jugables, y conservaban el espíritu humorístico, lo que los mantiene, sobre todo al cuarto, en menor medida al tercero (y del segundo no hablo), como buenos juegos.

Pero no; no son lo mismo. Es por eso que han decidido volver a las raíces. Nada de juegos distintos copiados. Esto es una secuela en toda regla.

El príncipe que quería ser rey… para sembrar el caos

Laharl, Príncipe del Inframundo, heredero del gran Overlord Krichevskoy, quiere ocupar su lugar tras la muerte de éste. Con esa premisa se iniciaba Disgaea 1.

Tras mucho esfuerzo, como ya vimos en el primer juego, Laharl consiguió su objetivo. Reclamó el trono por la fuerza.

El problema es que no todos están de acuerdo. No importa lo fuerte que sea: su aspecto infantil hace que nadie le tome en serio. Ni otros aspirantes a Overlord, ni sus súbditos. Es por eso que, del mismo modo que tuvo que luchar para conseguir el título de Overlord, ahora tendrá que defenderlo con uñas y dientes.

Por si eso fuera poco, Laharl va a tener que enfrentarse también a una situación que no habría imaginado ni en sus peores pesadillas: una niña ángel ha llegado a su castillo afirmando ser su hermana…

DisgaeaD202

Lo importante de la historia de Disgaea, tanto del 1 como de su continuación, DD2, es la forma humorística en que está contada. Laharl es el único que no bromea con el asunto… y ni siquiera eso resulta serio, ya que su aspecto no es lo que normalmente asociaríamos con un Overlord, líder de los demonios.
Pero es que lo de los demás es de traca. Está Etna, su mano derecha, quien no deja de meterse con él y ningunearle… y quien, después de juego y medio, sigue dejando dudas sobre si le ayuda porque es su trabajo… o porque quiere ocupar su puesto. El trío protagonista lo completa Flonne, un ángel caído, bondadosa y de carácter muy inocente, empeñada en que Laharl aprenda lo que es el amor. Es decir, lo último que esperamos encontrarnos en el Inframundo.

Disgaea (incluyo los dos juegos) tiene uno de los mejores tríos protagonistas que hay en los videojuegos. Ninguno de ellos funcionaría sin los demás, pero juntos son un no parar de reír. Lo que hace que sean tan buenos es cómo contrastan sus personalidades, y esas conversaciones tan absurdas que tienen entre ellos o con los demás personajes. También ayuda mucho el doblaje. Esta vez lo he jugado en japonés, y ha sido uno de los doblajes en este idioma que más me han gustado.

Lo que estoy diciendo no sorprende a los fans de Disgaea, pero es que no lo digo para contaros cómo es el primero, que ya lo sabéis, sino para deciros que han conseguido cumplir con la difícil tarea de poner a DD2 en ese nivel. Han sabido captar la onda de Laharl y compañía, y hacer una secuela que no va a decepcionar a nadie. Me apuesto un brazo de Flonne.

DisgaeaD203

La parte mala, como llevo lamentándome en todos los análisis de la saga, es en lo poquito que les gusta innovar. Son juegos larguísimos, y, siendo muy fans, podemos aguantarlos sin aburrirnos. Pero volver a empezar otro juego, y descubrir que es prácticamente igual, puede echar para atrás a más de uno.

Así que ocurre lo de siempre: si os encanta Disgaea, y queréis más de lo mismo, me apuesto el otro brazo de Flonne a que éste os va a encantar. Tanto la jugabilidad como la historia y la música.
Además, en este caso es mejor que en los anteriores, al menos para mi gusto, porque se juntan las mejoras jugables posteriores con los personajes más divertidos de la saga. Una combinación que, lejos de estar hecha para sacar pasta a fans por nostalgia, viendo el resultado, me parece una gran idea con un magnífico resultado.

Las novedades que tiene se cuentan con una mano. Por ejemplo, los personajes se pueden montar sobre monstruos, podemos entrenar parámetros en el dojo, y tenemos una “Cheat Shop” donde cambiar la dificultad de los enemigos (siempre hacia arriba xD), entre otras opciones. Por contra, no hay nada tan bueno como las aulas de Disgaea 3 (que no pegan en el 1, pero es que era algo muy original).

No puedo confirmarlo, porque en ningún Disgaea he llegado a completar el 100% (por eso sigo mentalmente estable), pero creo que éste es el que menos horas extra de juego tiene. Pero bueno, a mí la historia me parece más que suficiente (20-25 horas). Deja con muy buen sabor de boca y no cansa.

Después de eso, si queréis más juego, pues tenéis unas cuantas historias opcionales para reclutar nuevos personajes, que os van a hacer gastar bastantes horas en entrenar. No es mi concepto de diversión, la verdad.

DisgaeaD204

Conclusiones

No quiero detallar todas las opciones de juego, porque sería repetir lo que habéis visto en Disgaea 1. El “Item World”, la “Dark Assembly”, las torres, etcétera. Basta con decir que tiene todo lo bueno (a nivel jugable), y con mejoras de los posteriores. Creo que no hace falta decir una palabra más para vendéroslo.

La historia es igual de poco llamativa, pero su humor sí mantiene el nivel (aunque en menos cantidad, al ser más corto). Otro elemento que por sí solo ya hace que merezca la pena jugar. A destacar los segmentos de Etna entre un capítulo y otro. Era lo que más gracia me hizo en Disgaea 1, y no se queda atrás en Disgaea D2.
También tiene su parte seria y emotiva, pero me parece lo menos interesante de toda la saga.

Quiero mencionar también algo a lo que no había dado mucha importancia hasta ahora, pero que es cierto que se puede considerar como un mal diseño. A diferencia del resto de Tactic RPG, a un Disgaea no se puede jugar sin pararnos a subir niveles como locos. Porque si intentas pasarte la historia “de forma normal”, te vas a encontrar con que un personaje hace daño, y los demás quitan 0. Si un personaje quita 0, no mata. Si no mata, no sube nivel. Laharl sigue subiendo niveles mientras los demás se estancan, por lo que hay que parar a subir a todos (un proceso MUY rápido, todo sea dicho). Pero, ¿qué ocurre después de esto? Que si nos hemos pasado de subir niveles, el resto de la historia se pasa prácticamente con dos o tres personajes. Es decir, que pasamos de “imposible” a “paseo” dedicando dos horas para entrenar, por lo que no se puede hablar de “dificultad” o “estrategia” en un juego así. Simplemente, invertir horas en entrenamiento y dinero en armas.
Ya sé que en casi todos los juegos puede pasar que vayas con nivel demasiado bajo o demasiado alto, pero suelen estar bien compensados. Aquí es todo tan exagerado, que lo más fácil es subir 50 niveles en 5 minutos para aplastar a los enemigos que acaban de matarnos en un nivel.

Lo mejor:
Disgaea 1 en estado puro.
– Sentido del humor, especialmente con Etna y Flonne.

Lo peor:
– Nada nuevo.

1 comment to Análisis: Disgaea D2: A Brighter Darkness

  • Xelux

    Es un mal diseño (el último parrafo), la subida de niveles es jodidamente absurda y rompe totalmente cualquier tipo de estrategia en los niveles.

    En final fantasy tactics (por ejemplo) se sube nivel realizando acciones, no matando, por lo que los personajes que no matan también suben nivel, y así no te obligan “a hacer cosas ilegales” con el nivel de los personajes.

    Como bien dices, el juego es muy dificil o muy facil, pero lo peor es que no dejan opción, porque o haces la “ñapa” de subir a muerte un personaje, o directamente juegas solo con el prota.

    Es lo que menos me gustó del 1 y por lo que veo, aquí sigue igual.

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: