Análisis: Baten Kaitos

Ante la insuficiencia actual de RPGs por turnos (y mi propia necesidad por ellos), decidí que mi próximo objetivo fuera Baten Kaitos. Un juego cuyas principales virtudes (antes de jugar) eran mi desconocimiento absoluto por el argumento y estilo de juego. Un gran misterio era para mí este título del que tantas veces había oído hablar pero solo bajo la excusa de ser un juego muy buscado y con alto precio en Ebay.

La desventaja principal que me encontraba a priori era su plataforma, ya que es un juego exclusivo de una consola que no tengo: GameCube. Pero bueno, nada que no pudiera remediar.

Terminé un juego tan entretenido como vacío de espíritu (Oblivion) para dar un giro radical dentro del mundo de los RPGs, y encontrarme de golpe con uno de los juegos con más personalidad que he podido ver dentro de este género.

Las Alas Eternas y el Océano Perdido
Bajo este subtítulo se nos presenta un RPG por turnos que podríamos definir como de corte clásico si no fuera porque en vez de luchar navegando entre menús, lo haremos con cartas. Pero ya hablaremos de eso más adelante.

Podríamos decir que el protagonista de este juego es Kalas, un joven que viaja de isla en isla buscando al asesino de su abuelo y su hermano, un general del Imperio, para vengarse de él.

Al llegar a la isla de Sadal Suud es atacado por unos monstruos y queda inconsciente, pero le rescatan y acaba en un pequeño pueblo, donde conoce a otra “aventurera”, llamada Xelha, cuyo objetivo es evitar que el Imperio resucite a un antiguo Dios llamado Malpercio y blablabla nada interesante.

Kalas y Xelha unirán sus fuerzas para acabar con los planes del Imperio, que está formado por gente muy mala y que disfrutan humillando a los pueblerinos y más cosas en absoluto tópicas.

Sin embargo hay varias cosas que llaman la atención de todo este comienzo:
Las islas no están sobre el mar, sino flotando en el aire. El mar no existe, y lo único que se encuentra bajo las islas es un conjunto de nubes conocidas como “Nubes Ponzoñosas”, que matan a todo el que ose acercarse.
Los habitantes de las islas tienen alas, por lo que pueden volar, aunque a nosotros no nos dejan nunca volar y tenemos que ir siempre andando…
Y lo más importante: nosotros no “encarnamos” a Kalas. Sí, le manejamos, pero no es el papel de Kalas el que desarrollamos en la historia. El jugador es un espíritu guardián que conoció a Kalas tiempo atrás, pero que ha perdido la memoria (?) y no recuerda más allá del ataque sobre Kalas. De vez en cuando intervendremos en la historia, porque Kalas nos hará preguntas y pedirá consejos. El resto del juego manejaremos a Kalas y los demás como en cualquier otro RPG por turnos, pero en las conversaciones tendremos ese papel de espíritu invisible que os comentaba.

Magnus
Todo en Baten Kaitos gira en torno a esta palabra. Los Magnus son lo que anteriormente llamaba “cartas”, pero que obviamente no es lo mismo.

Una carta simplemente tiene un dibujo, y no sirve para nada más, pero un Magus tiene la capacidad de almacenar la esencia de un objeto, y utilizarlo como si fuera ese mismo objeto.

En las tiendas no compraremos espadas, sino Magnus de espadas. No nos curaremos con comida, sino con Magnus de comida…

Además de los Magnus de combate, también hay Magnus que solo podemos usar desde el inventario (principalmente para restaurar la vida o eliminar estados alterados tipo veneno, etc.). Estos se consiguen igual que los de combate, ya sea comprándolos en una tienda o encontrándolos por ahí (cofres, enemigos…). La diferencia es que estos Magnus desaparecen tras su uso, cosa que no ocurre en combate.

Por último tenemos otro tipo de Magnus, que en principio nos darán vacíos, y que podemos utilizar para capturar la esencia de los objetos que queramos. No se pueden usar en combate pero valen para “eventos” y cosas especiales.
Por ejemplo: si un tronco nos impide cruzar un camino y no podemos saltarlo porque esto es un JRPG la solución es tan fácil como encontrar una chimenea (por ejemplo), capturar la esencia del fuego en un Magnus, y utilizarlo sobre el tronco con el riesgo que ello conlleva de causar un incendio en el bosque.

Estos últimos Magnus tienen otra cosa curiosa, y es que pueden “evolucionar” con el tiempo. Si tenemos un Magnus de leche mucho tiempo, acabará siendo yogur, y posteriormente queso. Hay que tener esto en cuenta porque puede que en algún momento nos haga falta queso pero no podamos conseguirlo en ningún lado. La solución, como digo, sería conseguir leche y esperar un par de horas o lo que haga falta para que se transforme.

Combates
Lo que más me gusta de este sistema de combates es que es por turnos DE VERDAD. Nada de encontrar enemigos que atacan 3 veces en lo que nosotros podemos atacar solo 1. Salvo pequeñas excepciones, pero que se perdonan.

El sistema de combate es muy rápido, y requiere rapidez de reflejos para actuar con eficacia. Al principio solo podemos usar un par de cartas por turno, por lo que no hay mucho que pensar, pero más adelante, cuando tengamos más, tenemos que usarlas en el orden “correcto”.

Me explico: Las cartas tienen uno o varios números en sus esquinas. Con el stick derecho del mando podemos elegir qué esquina usar. Si los números utilizados siguen una progresión “2-3-4…” haremos mucho más daño que si usamos, por ejemplo, “3-6-1”. Pero MUCHO más, es decir que más adelante será algo casi obligatorio. La gracia de esto está en que tenemos 3 segundos para elegir una carta, por lo que de un vistazo rápido a nuestra mano tenemos que saber qué carta elegir para hacer la cadena.

Nuestra mano también irá aumentando con el tiempo. Empezaremos con 3 cartas en la mano e irá aumentando según progresemos en la aventura, por lo que la dificultad y la necesidad de rapidez visual también irán incrementando.

Desde el menú, fuera del combate, tendremos que ir formando para cada personaje un mazo lo mejor posible, combinando cartas de ataque, defensa, curación… Si durante un combate agotamos todas las cartas del mazo, no pasa nada, en el siguiente turno se nos barajará el mazo y podemos empezar de cero.

La verdad es que los combates se me han hecho entretenidos de principio a fin, ayudado principalmente por el estilo de mazmorras. Y es que, a diferencia de otros juegos, aquí no se usan las mazmorras para rellenar horas y horas de juego. Aquí nos encontramos con las mazmorras más cortas de todos los videojuegos que he probado. Y me atrevería a decir que también de los que no he probado…

Salvo dos excepciones, casi al final, con sendas mazmorras bastante lamentables a mi modo de ver… el resto son cortísimas, hasta el punto de llegar a encontrar una mazmorra de 2 “estancias”. Y generalmente de baja dificultad, por lo que los combates serán una pequeña y entretenida parte del juego, no un suplicio al que tendremos que enfrentarnos cada dos pasos (sin mirar a nadie, pero pensando en muchos).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VdBV8Edi9vw[/youtube]

Un juego peculiar
Además de las varias cosas originales de este juego que ya he comentado, tenemos muchos otros detalles que hacen de Baten Kaitos un juego fuera de lo habitual.

Una mazmorra “de otro videojuego”, dos búsquedas secundarias que durarán lo mismo que el propio juego, y las características ciudades de Mira (vaya tela…), son algunos de los detalles que, sin entrar en spoilers, más llaman la atención del juego.

La forma de ganar dinero también es muy peculiar. Solo se puede conseguir dinero vendiendo Magnus, ya que los monstruos no sueltan oro. Pero si vendemos Magnus normales el oro que conseguiremos será casi nulo. Lo único que tiene buen precio son las fotos, que podemos conseguir utilizando la cámara de fotos en el combate. Cuando nos toque el Magnus “cámara”, hacemos una foto del enemigo, y después del combate conseguiremos su foto. Esperamos a que se revele y la vendemos. Fácil, y con hacer una foto de vez en cuando será más que suficiente.

El doblaje cumple bien, aunque tampoco es un juego muy exigente en este aspecto. Doblaje en inglés, claro, pero tranquilos, que el juego está subtitulado al castellano.

La Banda Sonora no es especialmente destacable, aunque tiene algunos temas muy buenos.

De más a menos
Cuando nos dedicamos exclusivamente a ir de un lado para otro intentando descubrir qué es lo que pasa, el juego es muy entretenido. Pero a medida que se va destapando el misterio, y especialmente desde que sabes lo que pasa hasta el final, el juego baja muchísimo su calidad. Se hace largo y pesado. La segunda mitad estropea en parte el buen trabajo de la primera.

¿Por qué? Bueno, pues porque ya nos encontramos con mazmorras sin mucho sentido que parecen estar para alargar la duración (que pasa en muchos juegos, pero no aquí hasta el final), con giros de guión absurdos, con motivaciones de personajes sin ningún sentido, y con situaciones en general mal planteadas.

Tenemos esos casos en los que Kalas mirará a pantalla para pedirnos nuestra opinión. No puedo olvidar el momento en el que Kalas me preguntó “si ir a A o ir a B”. Yo le dije “ir a B”, a lo que Kalas me respondió “no, mejor ir a A”. Entonces para qué me preguntas. La falsa libertad queda fatal.

Si habéis jugado, no sé que opinaréis de esto (SÚPER SPOILER, SI NO HABÉIS JUGADO, PASAD DIRECTAMENTE AL FINAL): El momento en que Kalas se pasa al bando enemigo para conseguir mucha fuerza y así vengarse de un personaje que lleva horas muerto… no pude más que echarme las manos a la cabeza ante tal gilipollez.

Y no nos engañemos: Desde el momento en que conocemos a Gibari y Savyna no podemos evitar que nos recuerde a ALGO.

(FIN SPOILER)

Son “detalles” (algo más que simples detalles, pero bueno) que estropean completamente la experiencia de juego. Si este juego hubiera durado la mitad, estaría hablando de un juego enormemente entretenido de principio a fin. Pero es que el segundo disco se supone que es más importante por el tema argumental, y lo que me he encontrado son pegas cada dos por tres…

Pero bueno, la cosa es que quitando estas contrariedades nos encontramos con un RPG muy adictivo, bien trabajado y, sobre todo, original.

6 comments to Análisis: Baten Kaitos

  • Me has quitado las ganas…

  • Ínfila

    No me he leído el análisis entero porque no lo pude terminar en su época (mi afición por dejar de jugar a un videojuego justo cuando estoy al final me pasará factura; ya verás), pero tengo que decir que me encantó el tiempo que estuve con él; he visto pocos RPG con cartas, pero es que todo es espectacular: escenarios, diseño, música (sobretodo música), increíble…

    Lástima que se especule con él, a mí ya me costó caro en su época.

  • 1ke

    A mi me pareció un grandisimo JRPG, mucho mejor que el otro que salió en GC, Tales of Symphonia, y de los mejores de la pasada generación, con detalles muy interesantes que hicieron que lo terminase de principio a fin sin aburrirme en ningún momento. Salvando la historia principal, absurda como la de todos los JRPGs (o casi todos, depende a quien le preguntes), los combates me parecieron muy entretenidos e interesantes, los escenarios eran cuadros en movimientos que lucían espectacular, el desarrollo era variado y siempre estábamos descubriendo nuevas localizaciones y personajes, con sus dosis equilibradas de exploración, combates y diálogos.

    También tenia algo que valoro bastante en juegos como estos, los personajes tenían sus propias historias y tarde o temprano descubríamos el pasado de estos, sus motivaciones para continuar y la relación entre ellos, algo que en FFIX esta muy potenciado y roza un nivel casi inalcanzable para el resto de JRPGs.

  • @Ínfila: Si vas por el final no he escrito nada que no conozcas xD

    @1ke: No puedo opinar porque no he jugado al Symphonia, pero confiaba en que fuera mejor juego que este. De hecho Kefka le dio un punto más, pero bueno, es Kefka.

  • 1ke

    @Shock hombre, quien sabe, quizás te guste más que a mi, en cuanto a contenido Tales of Symphonia también está muy bien y es un gran juego es solo que yo prefiero mucho antes el Baten Kaitos. En donde ya me cuesta decidirme seria BK frente Tales of the Abyss, ahí quizás me quede con el titulo de PS2.

  • Xelux

    Yo no entiendo la mania de la gente de comparar el tales of symphonia con este, se parecen lo mismo que un platano a una pera, las 2 son frutas.

    Yo jugue poco, me pareció un juego muy lento, me aburría, y además el tema de las cartas o lo odias o te encanta, y a mi me pasaba lo primero.

    Un saludo

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: