Análisis: Assassin’s Creed Rogue

Rogue tiene un estigma que, por mucho que se esforzara, no iba a poder quitarse: parecía, parece y, de hecho, ES una versión reducida de Black Flag.

Desde los inevitables prejuicios, entiendo (porque me ha pasado) que pueda resultar poco llamativo volver a jugar a un título tan parecido a su predecesor. Y si voy a defenderlo (en parte) no es porque me haya divertido jugando a “cosas nuevas”… sino porque me he divertido jugando a “lo mismo”. Eso también tendrá su mérito, digo yo…

Historia

Aunque siga la historia de Black Flag, tenemos un nuevo protagonista: Shay Cormac.

(Vais a permitirme los spoilers del principio, porque son fundamentales para contar de qué trata, y tampoco es que importe mucho, porque la historia es muy mala.)

Shay es aprendiz de asesino, pero, debido a unos sucesos del juego, cambia de bando. Básicamente ése es el resumen, y resulta interesante, porque toda la historia consiste en enfrentarnos a nuestros amigos del principio.

Sin embargo, como ya digo, tiene la profundidad de un charco, así que no os perdéis nada ni aunque saltéis las conversaciones.

Como siempre, alternamos entre el presente y el pasado. Pero el presente es un simple adorno para justificar el pasado, así que podéis no sólo saltar las conversaciones, sino aprovechar para ir al baño mientras otra persona (o mascota) pasa esas aburridas fases por vosotros.

Y hasta aquí mi crítica superprofesional del argumento.

Blacky Flagy

El espíritu de Black Flag era la exploración naval, con combates entre barcos, abordajes, etcétera.
Y me encantó, así que acojo con los brazos abiertos a su secuela, que sigue el mismo camino… aunque en menor medida.

Rogue ha quitado bastantes cosas del original, pero, a cambio, ha metido novedades más o menos interesantes, que, en mi opinión, compensan totalmente.

Por poner algunos ejemplos importantes:
– No sólo nosotros podemos abordar barcos, sino que a veces nos tocará defender el nuestro de intentos de abordaje enemigos.
– Hay nuevas cosas que hacer en las ciudades, como las misiones de defender a un objetivo, o las reformas de casas que nos pueden dar cierta cantidad de dinero cada X tiempo, que podemos recoger del banco.
– Rifle con munición somnífera y narcóticos nada más empezar, que convierten la aventura en un paseo, e incluso lanzagranadas.
– Las ciudades están llenas de asesinos, escondidos en tejados, esquinas, etcétera, que intentan pillarnos por sorpresa para dejarnos moñecos.

El cambio más evidente es el paso de “jungla” a “hielo”. Aunque en algunos lugares, como Nueva York, haya una temperatura normal, tenemos zonas heladas, icebergs que debemos esquivar, agua en la que podemos morir de frío si pasamos mucho tiempo nadando…
Está bien que haya cambio, pero me ha parecido un cambio muy a peor, visualmente hablando.

El juego en general no parece igual de pulido. Me ha dado la impresión de funcionar peor, de tener más problemas de movimiento… Es decir, de ir más justito en general.

Ya sabéis que todos los Assassin’s Creed tienen muchos bugs, pero éste ha sido, de lejos, el peor de todos los que he jugado. Hasta me ha tocado reiniciar la videoconsola tres veces.

Hay otra cosa que me molesta al mismo nivel que los bugs: la IA (Idiotez Artificial) de los enemigos hace que todo el sistema jugable esté cogido con pinzas. Puedes tener tres enemigos delante, juntitos ellos, matar dos y que el tercero no haga nada. Por si no fuera suficientemente fácil ya sólo con el rifle…

También deberían tener más cuidado con la mierda de “Ubitrofeos”, que, además de no servir para nada, tapan los subtítulos. De verdad, ¿no tenían peor sitio para ponerlos?

Conclusiones

No se puede negar que Rogue vive (que no “bebe”) de Black Flag, pero, en mi opinión, me parece que hace méritos suficientes para merecer ser jugado.
Además, no engaña a nadie: al que le guste ACIV disfrutará de éste. Al que no, que no se acerque.

Además de traer nuevos escenarios, hay novedades jugables que compensan otras tantas que desaparecen. Pero, de una forma u otra, resulta muy repetitivo. Lo que pasa es que Assassin’s Creed, además de repetitivo, es adictivo. En mi caso, reconozco que he tenido que hacer un esfuerzo para no ponerme a hacer todas las búsquedas secundarias.

Tampoco tiene multijugador… ni se echa en falta.

Lo que sí que no le perdono es la retahíla de bugs, la malísima IA, y los errores jugables no puntuales, sino constantes. Me he llegado a plantear si eran suficientes para darle un Bom… y he determinado que se queda en tarjeta amarilla.

Lo mejor:
– Copia muchas buenas ideas de la saga.
– En vez de conformarse, mete un par de novedades.

Lo peor:
– No hacen ni media historia buena.
– Errores jugables y de IA.
– Muchos bugs.

(Versión analizada: PlayStation 3)

1 comment to Análisis: Assassin’s Creed Rogue

¡Sé buena persona y comenta!

Cómo poner etiquetas HTML, spoilers y emoticonos

(Cambiar solamente el texto en mayúsculas)
<b>NEGRITA</b> <i>CURSIVA</i> <s>TACHADA</s>
<a href="ENLACE" target="_blank">TEXTO ENLAZADO</a>
<img src="ENLACE IMAGEN">
[spoiler]SPOILER SIMPLE[/spoiler]
[spoiler intro="TITULO"]SPOILER PERSONALIZADO[/spoiler]
Para mostrar un icono, pon el código que le sigue (":1:", ":2:", etc.)

:1: :2: :3: :4: :5: :6: :7: :8: :9:
:10: :11: :12: :13: :14: :15: :16: :17: :18:
:19: :20: :21: :22: :23: :24: :25: :26: :27:
:28: :29: :30: :31: :32: